diarioresponsable.com | Letra muerta” es una metáfora que expresa muy bien los acuerdos incumplidos; los esfuerzos y recursos que agonizan en papeles. La enorme expectativa que genera un pacto cuando se firma se transmuta en decepción, si este se incumple. Por eso entiendo la precaución de la comunidad internacional con el último acuerdo sobre el cambio climático firmado por China y EE.UU en la cumbre Asia-Pacífico, realizada la semana pasada en Pekín.

En la gestión del cambio climático –y del medioambiente en general- los ciudadanos hemos sido testigos de foros ampulosos; de maratónicas negociaciones entre gobiernos. Nos han informado de la actuación de los lobbies y los activistas; de sus enfrentamientos dialécticos, y a veces callejeros. Hemos visto decepciones y aplausos… pero sobre todo hemos asistido al incumplimiento reiterado de los objetivos mínimos fijados por los gobiernos y las corporaciones.

Las excusas para incumplir los pactos son casi siempre las mismas: coyuntura económica;  prioridades en las inversiones; plazos más condescendientes para la adecuación de la industria… etc. Seguramente estos argumentos son certeros, pero tanto como la falta de voluntad política. Aun se sigue enfocando el cuidado del medioambiente como un gasto y no como inversión; como un problema de las regiones más pobres… o como una tarea para las futuras generaciones.

No se puede actuar más como el avestruz ante semejante reto. El problema medioambiental ya no está confinada a la Patagonia argentina o los desiertos del Sáhara. Ya no afecta solo a las mariposas Monarca o los linces Ibéricos. Se ha instalado en todas las regiones del planeta, y afecta a millones de ciudadanos, en grandes ciudades como Pekín, Madrid o  Lima. No es más un problema para el 2050, ni siquiera para el 2030. Es un problema para resolver lo más pronto posible.

Este mes de noviembre un nuevo informe de la ONU, dado a conocer en Copenhague, destacó la clara y creciente influencia del ser humano sobre el cambio climático, y advirtió que de no tomarse medidas: “su impacto será cada vez más grave e irreversible”. También este año la OMS informó que más de la mitad de la población urbana mundial está expuesta a niveles de contaminantes 2,5 veces mayor que los recomendados por ese organismo. Advirtió: “Sus habitantes están expuestas al riesgo de contraer enfermedades respiratorias y otros problemas graves de salud a largo plazo”.

El Perú, el próximo mes de diciembre, será anfitrión de la vigésima Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 20), que constituye actualmente el evento más importante del mundo sobre cambio climático. Esperemos que esta vez los acuerdos que se alcancen, no solo se firmen, no solo se plasmen en sendos documentos y hermosos vídeos, sino que se cumplan y se controlen; que alguna vez los compromisos sean serios y vinculantes… por el bien de todos.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top