Foto: Mesa redonda OITEn un contexto de manifestaciones, huelgas y confrontaciones en España, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) organizó este pasado martes un evento en el Consejo Económico y Social de Madrid para dar a conocer las experiencias de dos grandes textiles españolas incorporando el diálogo social al sistema de gestión de sus cadenas de producción en el mundo.  Ambas afirman conseguir resultados positivos. ¿Seguirán otras empresas españolas sus pasos?

Inditex complementa las habituales auditorías sociales y planes correctivos con un diálogo abierto y consolidado con los sindicatos. Ya han firmado dos Acuerdo Marco con la Federación Sindical Internacional IndustriALL Global Union comprometiéndose entre otras cosas a garantizar el respeto de los derechos laborales de los trabajadores de toda la cadena de producción y a informar al sindicato sobre todos los elementos de la gestión de la cadena de producción. Esta transparencia implica facilitar una lista de los proveedores y volumen de producción en cada uno de ellos, resultados de auditorías y acceso ilimitado a las fábricas.  

Isidor Boix, Coordinator de IndustriALL Global Union considera que los Acuerdo Marco suponen una forma nueva de abordar la mejora de las condiciones laborales y ofrecen una respuesta bilateral donde nadie cuestiona la voluntariedad u obligatoriedad. Por otro lado Inditex organiza ocho clusters (en India, Bangladesh,  China, Marruecos, Brasil, España Turquía y Portugal) donde mantienen un espacio de colaboración con otros stakeholders entre ellos proveedores, ONG, sindicatos locales y marcas. Además colabora con la Ethical Trade Initiative, Global Compact y con el Programa de Better Work  de la OIT y de la IFC. Por otro lado también cuentan con experiencias positivas de colaboración con inspecciones de trabajo locales, que describen como fáciles cuando el objetivo de la inspección se centra en la corrección de las deficiencias más que en el aspecto sancionador.

Con una cadena de producción de 5000 fábricas en 40 países que dan trabajo a 1 millón de trabajadores, Feliz Poza, Director del Departamento de RSC de Inditex, reconoce que hay proveedores que deben mejorar su comportamiento, que hay procesos internos que se deben perfeccionar y que hay mucho camino por recorrer. Considera que ahora los esfuerzos de Inditex se deben concentrar en buscar nuevas herramientas efectivas de cumplimiento e incrementar la formación tanto del personal de las empresas como de los propios trabajadores.

Xavier Carbonell, Director de RSC de Mango, asegura que sólo serán responsables cuando cumplan las expectativas de los grupos de interés y que eso pasa por crear sistemas de gestión eficientes y verificados. Su sistema de gestión de proveedores incluye una serie de auditorías  en las 487 fábricas en las que producen en  109 países del mundo. Según él, las certificaciones no son una garantía de cumplimiento y lo verdaderamente importante es el seguimiento que se hace. Así, aunque Mango certifica sus productos con  su “Made in Green”  garantizando que el producto está libre de sustancias nocivas y que se ha elaborado respetando el medio ambiente y los derechos laborales, Carbonell considera que la certificación no puede ser un objetivo en sí mismo sino un elemento más dentro de un sistema de gestión.

Aleix González, Responsable de RSC en la gestión de la cadena de producción de Inditex, comentaba que habitualmente los grandes aciertos ocurren fuera de la zona de confort. El diálogo social sin duda está fuera de la zona de confort de la mayoría de las empresas. ¿Cuánto nos queda para estar preparados y dar un paso más allá de auditorias y certificaciones? ¿Cuándo podremos pasar a un modelo “beyond monitoring” en el que el enfoque se centre en acciones proactivas y no punitivas, en el que haya una mayor colaboración entre marcas y proveedores, donde los proveedores asuman un papel activo y se responsabilicen del cumplimiento de los estándares laborales internacionales y las leyes locales y  donde se empodere a los trabajadores para que sientan que pueden ejercer sus derechos labores sin miedos a represalias?

Una empresa, entre el público asistente al evento, increpaba a los medios de comunicación por buscar y publicar los escándalos en vez de hacer hincapié en los esfuerzos que las empresas realizan para mejorar las condiciones de trabajo. Ahí va entonces un grano de arena que espero sirva para motivar a otras empresas a fomentar el diálogo social en sus cadenas de suministro y a comprometerse de una forma activa en mejorar las condiciones de trabajo de aquellos que fabrican sus productos.

 

Helena Pérez

@improvingwl


perezh@improvingworklife.es

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top