El Proyecto LIBERA, una iniciativa liderada por SEO/BirdLife en colaboración con Ecoembes, ha acuñado el término "basuraleza" como alternativa al anglosajón "littering", que se traduce como "abandono de la basura en la naturaleza". Reconociendo que la capacidad de nombrar las problemáticas es esencial para abordarlas, LIBERA hace un llamado a la inclusión de la palabra "basuraleza" en los diccionarios como un paso fundamental hacia la concientización y la solución de este desafío ambiental.
Basuraleza, una palabra necesaria en el Diccionario de la Lengua Española

¿Te has topado alguna vez con el término "basuraleza"? En 2018, el Proyecto LIBERA, liderado por SEO/BirdLife en colaboración con Ecoembes, lo acuñó para remplazar la expresión anglosajona "littering", que se traduce como "abandono de la basura en la naturaleza". Desde su introducción, "basuraleza" ha experimentado un ascenso fenomenal en su uso, logrando 1,257 menciones espontáneas en sus primeros tres años de vida. Un año después, este número se disparó a más de 2,000 menciones en medios y 1,012 provenientes de diversas fuentes.

En el transcurso del presente año 2023, "basuraleza" ha alcanzado la sorprendente cifra de 8,519 menciones, principalmente en plataformas de redes sociales. Este término ha dejado de ser exclusivo de la jerga medioambiental y ha permeado diversos círculos, siendo adoptado por catedráticos, investigadores y científicos. El académico José María Merino ha alabado la utilidad de la palabra en diversas entrevistas, mientras que Antonio Muñoz Molina la considera "una palabra extraordinaria que hace falta".

"Basuraleza" se ha integrado de manera natural en diferentes tipos de publicaciones. Editoriales como la de Paco Lara y Cinta Jiménez Ruiz lo emplean educativamente en obras como "Emma contra la basuraleza" y "Stop Basuraleza". Santillana, por su parte, ha respaldado la difusión de "basuraleza" incluyendo la campaña en sus libros de texto con actividades y ejercicios.

La versatilidad de esta palabra no se limita al ámbito literario; marcas de renombre como Adolfo Domínguez la han adoptado en campañas de moda, mientras que ilustradores la utilizan como vehículo de reivindicación. Importantes grupos de comunicación, incluyendo RTVE y Mediaset, se han unido a la causa de "basuraleza" como parte de sus campañas de sensibilización.

Incluso en el inmenso mundo de Wikipedia, "basuraleza" ha encontrado su lugar, con una detallada explicación que destaca su relevancia. Además, la palabra y sus implicaciones se han incorporado en materiales didácticos distribuidos gratuitamente a 115 centros de interpretación en 10 Comunidades Autónomas colaboradoras del Proyecto LIBERA.

A pesar de estos logros, surge la pregunta: ¿Qué más necesita "basuraleza" para ser reconocida por la Real Academia Española (RAE) e incluida en el Diccionario de la Lengua Española (DLE)? En la última actualización del DLE, que incorporó 3,152 novedades, nos preguntamos cuándo será el momento de ver a "basuraleza" ocupar su merecido espacio. Con su uso constante y expansión, incluso alcanzando Latinoamérica, y tras cinco años de consolidación, "basuraleza" se erige como una palabra con un impacto perdurable en nuestra lengua.

¡Comparte este contenido en redes!

Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies
Top