Publicado el
Una nueva evaluación sobre el estado de situación en la UE elaborada por la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) advierte que, en un escenario como el actual de fuerte crisis climática, es necesario acelerar el ritmo de avance en materia de economía circular, lo que exige, por un lado, más reciclado de materiales y, por el otro menos uso global de plásticos. Por su parte, un segundo informe en profundidad publicado a propósito del Día Internacional del Reciclaje, celebrado ayer 17 de mayo, afirma que es necesario avanzar en la prevención de residuos y pone de relieve las oportunidades de un planteamiento más sólido y sistémico para supervisar los avances a escala regional.
Europa debe redoblar sus esfuerzos en materia de economía circular

La economía circular se basa en el principio de reducir, reutilizar, reciclar y recuperar materiales y recursos en lugar de seguir un modelo lineal de producción y consumo. Esto implica diseñar productos duraderos, fomentar la reparación y el reacondicionamiento, así como garantizar la correcta gestión de los residuos. Este modelo económico sostenible reviste una gran importancia para la Unión Europea (UE) debido a los múltiples beneficios que ofrece en términos económicos, ambientales y sociales.

Recientemente la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA) ha publicado un informe titulado: "¿Cuánto le falta a Europa para alcanzar su ambición de duplicar el uso circular de los materiales?", el cual muestra que, en 2021, alrededor del 11,7% de todos los materiales utilizados en la UE procederán de residuos reciclados, frente al 8,3% en 2004.

Al promover la economía circular, la UE busca minimizar la dependencia de los recursos naturales, reducir la generación de residuos y disminuir la huella ambiental. Esto conlleva ventajas económicas, como la creación de empleo en sectores relacionados con la gestión de residuos y la innovación en tecnologías y procesos sostenibles. Además, cabe destacar lo que es evidente: la economía circular contribuye a la mitigación del cambio climático al reducir las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas con la extracción de recursos y la producción de nuevos productos. También promueve la seguridad del suministro al disminuir la dependencia de materias primas importadas.

La publicación explica que el aumento del reciclado acelerará este progreso, pero advierte que esto no será suficiente. Es necesario complementarse con la reducción de los insumos totales de materiales para cumplir el objetivo de duplicar la proporción de residuos reciclados en el uso de materiales para 2030. Acercarse al objetivo podría lograrse, por ejemplo, aumentando la tasa de reciclado de todos los residuos tratados del 40% actual al 70%, disminuyendo los insumos materiales globales en un 15% y reduciendo la cantidad de combustibles fósiles utilizados en un 34%.

Asimismo, los expertos de la AEMA sostienen que habría que prestar especial atención a los minerales no metálicos, como los materiales de construcción, ya que representan aproximadamente la mitad de todos los materiales utilizados en la UE. Desde una perspectiva medioambiental, también sería beneficioso centrar los esfuerzos en los materiales con mayor impacto negativo en su producción, especialmente los combustibles fósiles y la biomasa.

Seguimiento de la prevención de residuos

La prevención de residuos desempeña un papel crucial en la lucha contra la emergencia climática. Al reducir la cantidad de residuos generados, se pueden evitar emisiones significativas de gases de efecto invernadero y se puede mitigar el cambio climático. A continuación, se presentan algunas formas en las que la prevención de residuos puede contribuir a detener la emergencia climática:

  1. Reducción de emisiones asociadas a la producción: La producción de bienes y productos requiere recursos naturales y energía, lo que genera emisiones de gases de efecto invernadero. Al reducir la cantidad de productos que se fabrican y consumen, se disminuye la demanda de recursos y se evitan emisiones adicionales.
  2. Ahorro de energía: La producción, el transporte y la eliminación de residuos requieren una gran cantidad de energía. Al prevenir los residuos, se reduce la necesidad de extraer, procesar y transportar materias primas, lo que a su vez reduce el consumo energético y las emisiones asociadas.
  3. Evitar la liberación de gases de efecto invernadero en vertederos: Cuando los residuos se depositan en vertederos, se descomponen y liberan metano, un gas de efecto invernadero mucho más potente que el dióxido de carbono. Al reducir la cantidad de residuos enviados a los vertederos, se reduce la emisión de metano y se limita el impacto climático.
  4. Promoción de modelos de consumo sostenibles: La prevención de residuos implica fomentar la reutilización, el reciclaje y la reparación de productos, así como reducir el uso de materiales desechables. Estos enfoques promueven un consumo más consciente y sostenible, lo que a su vez reduce la demanda de recursos y la generación de residuos.
  5. Sensibilización y educación: La prevención de residuos también implica crear conciencia y educar a la población sobre la importancia de reducir, reutilizar y reciclar. Al promover prácticas y comportamientos sostenibles, se puede impulsar un cambio cultural hacia la prevención de residuos y una mayor conciencia climática.

Sobre este tema el análisis de la AEMA "Seguimiento de los avances en la prevención de residuos" sostiene que la prevención de residuos es una de las estrategias clave para lograr una economía circular, ya que puede reducir el uso de recursos, maximizar la vida útil de productos y materiales y fomentar la demanda de productos más sostenibles. Sin embargo, sigue siendo difícil establecer un vínculo entre las políticas de prevención de residuos y la generación de residuos en la UE.

Este documento propone un nuevo conjunto de indicadores dedicados al seguimiento de las tendencias a largo plazo en materia de prevención de residuos. Los indicadores se centran en los factores que impulsan la generación de residuos, los factores que facilitan las políticas de prevención de residuos y los resultados obtenidos en cuanto a reducción de residuos y emisiones. Sin embargo, los especialistas concluyen que para poder utilizar plenamente este marco de seguimiento es necesario recopilar datos e información más específicos en toda la UE de forma sistemática y armonizada. En la actualidad, casi todos los Estados miembros de la UE tienen algunos objetivos e indicadores cuantitativos sobre prevención de residuos, pero estos objetivos e indicadores varían mucho, señala el informe de la AEMA. Por tanto, establecer objetivos de prevención de residuos a escala de la UE, como el objetivo de reducción de residuos alimentarios que se está elaborando actualmente, también puede ayudar a fijar la dirección y un objetivo de medición y a reforzar las obligaciones en materia de prevención de residuos.

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable
 
CURSO: Experto en Responsabilidad Social Corporativa y Gestión Sostenible
 
Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies