Publicado el
Pacto Verde Europeo: La UE y Noruega han formado recientemente una Alianza Verde para reforzar su acción conjunta por el clima, sus esfuerzos de protección del medio ambiente y su cooperación en materia de transición hacia una energía e industria limpias.
Nueva alianza europea para intensificar la cooperación en materia de energía

El Pacto Verde Europeo (también conocido como Green Deal Europeo) es una iniciativa política de la Comisión Europea que busca convertir a Europa en un continente climáticamente neutral para 2050. El objetivo del pacto es establecer un plan para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en la UE y para mejorar la salud y el bienestar de las personas, así como para proteger y restaurar la biodiversidad y los recursos naturales.

En este marco, la Unión Europea y Noruega han formado recientemente una Alianza Verde. Con este nuevo acuerdo, ambas partes reiteran su compromiso con sus respectivos objetivos para 2030 de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero de un 55 % como mínimo en comparación con 1990, y de alcanzar la neutralidad climática a más tardar en 2050. Su objetivo es mantener la subida de las temperaturas mundiales dentro del límite de 1,5 °C establecido en el Acuerdo de París, sin renunciar a la seguridad energética, la protección del medio ambiente y los derechos humanos. La UE y Noruega colaborarán estrechamente para velar por la correcta aplicación del Acuerdo de París y del histórico acuerdo sobre biodiversidad alcanzado en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Biodiversidad COP15.

Esta Alianza Verde UE-Noruega, preparada y negociada bajo los auspicios del vicepresidente ejecutivo para el Pacto Verde Europeo, Frans Timmermans, se centrará en los temas prioritarios siguientes:

  • intensificar los esfuerzos de lucha contra el cambio climático, incluida la cooperación en materia de adaptación al mismo, tarificación del carbono y eliminación y captura, transporte, utilización y almacenamiento de carbono;
  • intensificar la cooperación en temas de medio ambiente, haciendo hincapié en atajar y revertir la pérdida de biodiversidad, la degradación forestal y la deforestación, promover la economía circular y abordar todo el ciclo de vida de los plásticos, la formulación de estándares mundiales en materia de gestión de los productos químicos y residuos y de gestión sostenible de los océanos;
  • apoyar la transición industrial ecológica y seguir mejorando la cooperación política e industrial mediante asociaciones estratégicas, por ejemplo, una futura asociación estratégica sobre materias primas sostenibles y cadenas de valor de las baterías;
  • acelerar la transición hacia una energía limpia, haciendo hincapié en el hidrógeno y la energía oceánica;
  • descarbonizar el sector del transporte en todos los modos de transporte, prestando especial atención al transporte marítimo con cero emisiones de gases de efecto invernadero y cero contaminación;
  • intensificar la cooperación en materia reglamentaria y empresarial a fin de establecer estándares mundiales en relación con las soluciones medioambientales innovadoras necesarias para acelerar la transición hacia economías circulares y con cero emisiones netas;
  • consolidar la colaboración existente en materia de investigación, educación e innovación en los ámbitos de la descarbonización, las energías renovables y la bioeconomía;
  • colaborar para promover las finanzas e inversiones sostenibles para situar a Europa en una senda hacia una economía sostenible desde el punto de vista medioambiental, climáticamente neutra y resiliente frente al cambio climático.

Los expertos explican que una Alianza Verde de este tipo es la forma más completa de relación bilateral en el marco del Pacto Verde Europeo y, en virtud de ella, ambas partes se comprometen a conseguir la neutralidad climática y a armonizar sus políticas nacionales e internacionales en materia de clima a fin de alcanzar ese objetivo. Este es solo el segundo acuerdo de este tipo, tras la firma de la Alianza Verde UE-Japón en 2021. La UE y Noruega también han acordado promover conjuntamente una mayor acción por el clima a escala mundial. A tal fin, ambas partes, como grandes donantes de financiación con destino a la lucha contra el cambio climático, cooperarán para asistir a los países en desarrollo y a las economías emergentes en la ejecución de sus políticas en materia de clima y medio ambiente. Para contribuir a mantener la subida de las temperaturas mundiales dentro del límite de 1,5 °C, el acuerdo reafirma que el pleno respeto del principio de precaución es primordial en la región ártica.

Al respecto, la presidenta Von der Leyen ha declarado: “Noruega es un socio fiable y tradicional de la UE y compartimos el objetivo de conseguir un continente climáticamente neutro. Queremos que nuestras sociedades y economías prosperen juntas, mientras reducimos las emisiones, protegemos la naturaleza, descarbonizamos nuestros sistemas energéticos y ecologizamos nuestras industrias. Esta Alianza Verde refuerza aún más nuestros vínculos y nos facilita configurar juntos un futuro mejor”.

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable
 
CURSO: Experto en Responsabilidad Social Corporativa y Gestión Sostenible
 
Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies