Luego de días de grandes debates y arduas negociaciones hasta la madrugada de ayer, domingo 20 de noviembre, ha finalizado la vigésimo séptima Conferencia de las Partes (COP27), que reunió a 198 estados, celebrada en Sharm-El-Sheikh. Finalmente, se logró alcanzar un acuerdo que, como viene siendo habitual, ha postergado algunas cuestiones claves para la próxima cumbre del clima. A pesar de que la sensación de que el acuerdo no ha sido lo suficientemente ambicioso, cabe destacar que lo más importante ha sido el anuncio de creación de un fondo para reparar a los países que más están sufriendo las consecuencias del calentamiento global y que menos han contribuido a él, es decir, los países del sur global.
Acuerdo de la COP27: un avance con sabor a poco

La COP2 ha llegado a su fin y con ella también la esperanza de un acuerdo más ambicioso y comprometido. Tras varios días de intensas negociaciones, los países participantes en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático llegaron a un acuerdo que establece un mecanismo de financiación para compensar a las naciones más vulnerables por las pérdidas y los daños causados por los desastres climáticos. Sin dudas, esto no será suficiente, aunque es importante rescatar que se trata de un avance. Desde ECODES remarcaran que para valorar el resultado de las cumbres del clima hay que entender que el consenso unánime es el método único con el que se construyen los acuerdos. Con ese método, que da a un solo gobierno de un país el derecho de veto, es extremadamente difícil que más de 190 países, con intereses económicos y políticos tan distintos, se pongan de acuerdo.

En este contexto, la inclusión de un fondo financiero para las pérdidas y daños, salva un acuerdo que no concreta las medidas claves de implementación. Si se observan los reclamos y acuerdos de las últimas cumbres se observa que la cuestión de las pérdidas y daños responde a un reclamo histórico del Sur Global. La medida anunciada contempla la creación de un comité de transición que tendrá que definir antes de la COP28 el proceso para la financiación, los donantes, los beneficiarios y los criterios para la selección de proyectos que podrán acogerse al mismo.  Sobre este punto es un poco confuso y no está del todo claro quiénes serán exactamente los beneficiarios del fondo, así como tampoco se incluyen por el momento ni responsabilidades ni compensaciones. Sin embargo, aunque el acuerdo sobre la financiación de las pérdidas y los daños supuso un paso importante para los países que más sufren los efectos del cambio climático y menos responsabilidad tienen, la COP27 apenas avanzó en otras cuestiones clave relacionadas con las causas del calentamiento global, especialmente en lo que respecta a la eliminación progresiva de los combustibles fósiles, y a un lenguaje más estricto sobre la necesidad de limitar el calentamiento global a 1,5 grados centígrados.

En este sentido, desde AmbiciónCOP advirtieron que la referencia a los combustibles  fósiles también ha generado controversia. Concretamente, el acuerdo, en la línea de su predecesor en Glasgow, no avanza en los compromisos y vuelve a utilizar la fórmula ambigua del “abandono progresivo del uso del carbón y la supresión de las ayudas públicas ineficientes a los combustibles fósiles”. Además, el texto sitúa a “las energías con bajas emisiones” al mismo nivel que las energías renovables, lo que puede suponer de hecho un retraso a su desarrollo.

Por su parte, la financiación para la adaptación ha tenido un papel protagónico en la cumbre que acaba de terminar. Si bien el documento final no incluye grandes avances, se abre la posibilidad de añadir fondos privados para generar vías adicionales de financiación, lo cual es un importante avence. Cabe destacar también que ha continuado el progreso de movilización de contribuciones para el Fondo Verde para el Clima, aunque todavía no se ha llegado a la movilización prometida de 100.000 millones de dólares. Además, otro importante avance ha sido que se han generado nuevos acuerdos en las “cuestiones técnicas de implementación”, es decir, en los aspectos técnicos y de procedimiento que permiten la implementación del Acuerdo de París.

Finalmente, más allá del acuerdo final, desde AmbiciónCOP han evaluado más de 30 iniciativas, compromisos, acuerdos y herramientas que se han realizado en el transcurso de la COP27 y que hacen referencia a los acuerdos políticos paralelos que acompañan el proceso de negociación:

  • Desde el Green Shipping Challenge, organizado por Estados Unidos y Noruega, con el apoyo del Panel de Alto Nivel para una Economía Oceánica Sostenible, se han realizado más de 40 anuncios sobre temas como innovaciones para barcos, expansión de combustibles de baja o cero emisiones y políticas para ayudar a promover la adopción de embarcaciones de próxima generación con el objetivo de limitar el aumento de la temperatura global a 1,5 °C.

  • Líderes de 26 países y de la Unión Europea han lanzado la Alianza de Líderes por los Bosques y el Clima (FCLP, por sus siglas en inglés) para cumplir el compromiso histórico hecho en la COP26 de Glasgow de detener e invertir la pérdida de bosques y la degradación de la tierra para 2030.

  • Los líderes de más de 25 países y 20 organizaciones, con España y Senegal al frente, han presentado la Alianza Internacional para la Resiliencia ante la Sequía, con el fin de acelerar la acción y ayudar a los países a mejorar su preparación frente a futuras sequías.

  • Tres socios financieros de AFR100 han anunciado compromisos para establecer un mecanismo de financiación combinado de 2.000 millones de dólares para crear capacidades locales, subvenciones y préstamos para actuar en las comunidades locales, con el objetivo de restaurar tierras degradadas en África.

  • El Instituto de Recursos Mundiales (WRI), la Alianza Solar Internacional (ISA) y Bloomberg Philanthropies han fomentado Nuestro Futuro Solar. Consiste en una hoja de ruta para movilizar 1 billón de dólares para 2030 con el fin de aumentar de manera masiva y más equitativa la inversión en energía solar. 
  • Se ha presentado la Hoja de Ruta para el Control al Greenwashing, con la fórmula para establecer un control y actuar contra el greenwashing y el uso de mercados paralelos de crédito de carbono de los actores no gubernamentales. El trabajo se ha llevado a cabo por un grupo de expertos que ha abordado el exceso de confusión y déficit de credibilidad sobre los objetivos de cero emisiones netas de entidades no estatales. 
  • Los presidentes de Colombia, Gustavo Petro; Venezuela, Nicolás Maduro, y Surinam, Chan Santokhi, han lanzado un llamamiento a los países de la cuenca amazónica para establecer una Alianza por la Protección de la Amazonía.

  • La Presidencia de la COP27 y la Comisión Económica de las Naciones Unidas para África han promovido una iniciativa para “Reducir el costo del préstamo verde y sostenible” y asegurar la resiliencia y el cumplimiento de los ODS en los países africanos.

  • Se ha dado a conocer el documento Sharm-El-Sheikh Guidebook for Just Finance para avanzar en la financiación de los compromisos nacionales con 12 principios que sirven para adoptar modalidades e instrumentos de financiación climática.

  • La Coalición First Movers del Foro Económico Mundial ha presentado su informe de progreso. Esta iniciativa ha pasado de 25 a 65 miembros en un año, entre los que se encuentran empresas y gobiernos. Se ha anunciado que el sector del hormigón y del cemento se ha unido a ella y ha acordado iniciativas drásticas de reducción del carbono para la industria.

  • La Alianza Mundial de los Manglares (GMA) ha lanzado el  "Avance de los Manglares", que establece un objetivo basado en la ciencia, medible y alcanzable para que los actores no estatales y los gobiernos restauren y protejan colectivamente los manglares a la escala necesaria para asegurar el futuro de estos bosques costeros vitales. 

  • Se ha anunciado la ampliación de la Declaración de Glasgow sobre la Acción Climática del Turismo. La OMT, PNUMA, PNUD y UNFCCC han trabajado sobre ideas prácticas para alcanzar las emisiones netas cero del sector en 2050.

  • Se ha lanzado la Nueva Estrategia a Medio Plazo del Fondo de Adaptación. Las promesas de financiación y las nuevas contribuciones van a ayudar a que muchas más comunidades vulnerables se adapten al cambio climático a través de soluciones de adaptación concretas. Además, el fondo ha aumentado su cartera activa de proyectos sin financiamiento en cerca de los 380 millones US$.
  • Se ha desarrollado la Breakthrough Agenda con acciones que se dirigen a sectores que representan más del 50% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero. Se anunció un paquete de 25 nuevas acciones prioritarias y específicas que buscan descarbonizar la energía, el transporte y el acero, aumentar la producción de hidrógeno de bajas emisiones y acelerar el cambio hacia una agricultura sostenible para la COP28. 

  • Se ha lanzado el nuevo Programa de Transición Industrial de los Fondos de Inversión en el Clima (FIC), el primer programa de financiación a gran escala para la transición industrial de los países en desarrollo, con una inversión de 410 millones de dólares en hidrógeno verde en Egipto dirigida por el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo (BERD) y un proyecto del Banco Mundial para desarrollar un programa global de hidrógeno verde de 1.600 millones de dólares.

  • Se ha publicado el nuevo Net Zero Playbook, ofreciendo a las empresas un conjunto de soluciones prácticas para abordar sus retos más complejos en materia de emisiones. Describe qué es posible y cómo empezar, y proporciona estudios de casos que demuestran cómo los líderes de la industria ya están tomando medidas en las principales palancas de descarbonización.

  • Se ha dado continuidad al Programa Energize, que trabaja para descarbonizar la cadena de valor de la industria farmacéutica ayudándoles a acelerar sus adquisiciones de energía renovable. La iniciativa ha crecido hasta incluir 15 empresas, y otras 364 compañías proveedoras se han registrado. Este crecimiento supone 22,1 TWh de demanda de electricidad. Este progreso está en línea con el enfoque de la aplicación en la COP27.
  • Se ha promovido la Hoja de Ruta de Reducción de Metano de Sharm-El-Sheikh con los avances más significativos llevados a cabo desde Glasgow, cumbre en la que se lanzó el Global Methane Pledge. En este momento, más de 50 países firmantes tienen planes de reducción del metano.

  • Se ha renovado la Alianza para la Acción Transformadora sobre el Clima y la Salud (ATACH), que trabaja para hacer realidad la ambición establecida el año pasado. El objetivo que propone es el de construir sistemas de salud sostenibles y resilientes al clima, y promover la integración del cambio climático y el nexo de la salud en las políticas nacionales, regionales y globales.

  • Se ha presentado el Programa Alimentos y Agricultura para una Transformación Sostenible (FAST), con el fin de mejorar la cantidad y la calidad de las contribuciones a la financiación del clima para transformar los sistemas agrícolas y alimentarios de aquí a 2030, apoyando la adaptación y manteniendo una trayectoria de los 1,5 °C, al tiempo que se apoya la seguridad alimentaria y económica.

  • Se ha lanzado Climate Responses for Sustaining Peace (CRSP), con el objetivo de garantizar que las respuestas climáticas integradas contribuyan a la paz y el desarrollo sostenible, contribuyendo a la materialización de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y la Agenda 2063: el África que queremos, así como a la implementación de la iniciativa Silenciar las Armas de África y la Estrategia y Plan de Acción sobre el Cambio Climático y el Desarrollo Resiliente de África (2022-2032).

  • Se ha presentado la Decent Life for a Climate Resilient Africa, que busca mejorar la calidad de vida en el 30% de las aldeas y áreas rurales más vulnerables y pobres del continente africano para 2030, teniendo en cuenta las cuestiones climáticas de manera preferente. Se apoyará la implementación de proyectos de resiliencia.

  • Se ha aprobado la Initiative on Climate Action and Nutrition (I-CAN) para abordar con urgencia la transformación de los sistemas agroalimentarios, la integración de las respuestas climáticas a la paz y la seguridad, la mejora de la calidad de vida de los más vulnerables en África para 2030, y el suministro de dietas saludables respectivamente. 

  • La Misión de Innovación Agrícola para el Clima (AIM for Climate) ha anunciado un aumento de la inversión de más de 8.000 millones de dólares, frente a los 4.000 millones de la COP26, con el apoyo de más de 275 socios gubernamentales y no gubernamentales. 

  • Se ha puesto en marcha Roof Over Our Heads Launch: Race to Resilience Campaign, con acciones prácticas para que los actores no estatales aceleren la acción para hacer frente a las pérdidas y los daños y movilizar la financiación. Su objetivo es proporcionar a 2.000 millones de personas viviendas resistentes, bajas en carbono y asequibles para 2050, empezando por los laboratorios de proyectos comunitarios de la India.
     
  • El lanzamiento de la Acción para la Adaptación y la Resiliencia del Agua (AWARe) ha situado al agua en el centro de las acciones de adaptación y resiliencia, ofreciendo soluciones de adaptación transitoria para el planeta y las personas, empezando por las comunidades y los ecosistemas más vulnerables del mundo en África. 

  • La Iniciativa AWCAP (African Women's Climate Adaptative Priorities) se ha presentado para reforzar la participación de las mujeres en la gobernanza climática y desarrollar oportunidades vinculadas al rol de la mujer en la gestión de la resiliencia en África.

  • La Iniciativa para una Transición Energética Justa y Asequible en África (AJAETI) se ha desarrollado con tres objetivos principales: ofrecer apoyo técnico y político para facilitar energía asequible al menos a 300 millones de personas en África, proporcionar acceso a combustibles y tecnologías limpias para cocinar, y aumentar la cuota de generación de electricidad renovable en un 25%.

  • Se ha dado a conocer la Alianza Mundial de las Energías Renovables, integrada por industrias de la energía eólica, solar, hidroeléctrica, del hidrógeno verde, del almacenamiento de energía de larga duración y de la energía geotérmica. Reúne por primera vez a todas las tecnologías necesarias para la transición energética con el fin de garantizar una transición energética acelerada.

  • Se ha presentado la iniciativa Enhancing Nature-based Solutions for Climate Transformation (ENACT), que propone impulsar la acción colectiva en relación con el clima, la biodiversidad y la desertificación para ayudar a cerrar la brecha financiera de las soluciones basadas en la naturaleza.

  • La Blue Planet Alliance se ha consolidado con nuevos miembros en la alianza, buscando lograr que las islas y los países de todo el mundo exijan por ley un compromiso con el 100 % de energía renovable para 2045.

  • Se ha lanzado la Iniciativa Transporte Bajo en Carbono para la Sostenibilidad Urbana (LOTUS), cuyo objetivo se centra en descarbonizar los sitemas mundiales de movilidad urbana. Tras un proceso de consulta estableció intervenciones para nuevos avances en materia de transporte en 2023.

  • Se impulsado la Iniciativa de la Presidencia Sustainable Urban Resilience for the Next Generation (SURGe), que tiene como objetivo basarse en los compromisos de las ciudades y proporcionar un marco holístico para lograr sistemas urbanos sostenibles y resilientes. También pretende desbloquear la financiación climática urbana y trabajar con los gobiernos nacionales, los bancos multilaterales de desarrollo y el sector privado para facilitar el acceso a la financiación y desarrollar una cartera de proyectos financiables. 

  • Se ha promovido la Coalición Accelerate to Zero (A2Z) para apoyar la transición hacia vehículos de emisiones cero a nivel mundial. Se trata de la mayor coalición de transporte del mundo, con más de 200 organizaciones que incluyen gobiernos, industria y sociedad civil. Trabaja para que todas las ventas de coches y furgonetas nuevas sean de cero emisiones a más tardar en 2035 en los principales mercados y en 2040 en todo el mundo.

  • Se ha desarrollado la Declaration of Sharm-El-Sheikh on Hospitality Industry by Hostelería #PorElClima, con el objetivo de que la hostelería se alinee con el objetivo 1,5 °C y se comprometa en alcanzar las emisiones netas cero antes de 2050.

  • Se ha fomentado la Iniciativa Mundial de Residuos 50 para 2050 con el fin de hacer frente a la crisis de la gestión de residuos en África y fomentar más inversiones en el desarrollo de sistemas ecológicos de gestión. Se pretende tratar y reciclar al menos el 50% de los residuos sólidos en África para 2050.

 

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top