Publicado el
En el marco de la Cumbre del G20 en Bali, que ha comenzado hoy 15 de noviembre, la Comisión está intensificando su apoyo para ayudar a los más afectados por los efectos devastadores de la creciente inseguridad alimentaria en todo el mundo.

La cumbre de líderes del G20, que tendrá lugar en Bali y ha comenzado hoy 15 de noviembre, se celebrará en un contexto con reminiscencias de la guerra fría por las divisiones ante el conflicto ucraniano y la disputa de poder entre China y EEUU, cuyos dirigentes se reunirán en la isla por primera vez. La reunión de los líderes del grupo (formado por Alemania, Arabia Saudí, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, EEUU, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Rusia, Reino Unido, Sudáfrica, Turquía y la Unión Europea) terminará mañana 16 de noviembre, y se espera que haya importantes definiciones.

En este marco, y conscientes de la fuerte crisis humanitaria global, la Unión Europea ha anunciado que proporcionará un nuevo paquete de ayuda humanitaria de 210 millones de euros a 15 países para satisfacer sus crecientes necesidades. Cabe destacar que, a través de su ayuda alimentaria humanitaria, la UE pretende garantizar el acceso a alimentos seguros y nutritivos a las personas más hambrientas y vulnerables en las crisis.  La inseguridad alimentaria ha seguido una tendencia alarmante en los últimos 5 años, debido principalmente a los conflictos, las crisis económicas (muchas de ellas asociadas a los efectos de la COVID-19) y el cambio climático. La invasión rusa de Ucrania agravó dramáticamente la situación por su impacto en los precios de los alimentos, la energía y los fertilizantes, así como por las interrupciones en la cadena de suministro.

En 2022, la inseguridad alimentaria alcanzó niveles sin precedentes, tanto en escala como en gravedad, con al menos 205 millones de personas que sufren actualmente inseguridad alimentaria aguda y necesitan ayuda urgente en los siguientes países: Afganistán, Etiopía, Nigeria, Sudán del Sur, Somalia y Yemen siguen en riesgo de hambruna. La financiación anunciada se proporcionará de la siguiente manera:

África Occidental y Central: recibirá 2 millones de euros en Burkina Faso, 1 millón de euros en Malí, 2 millones de euros en Níger, 1 millón de euros en Chad y 4 millones de euros en la República Centroafricana proporcionarán ayuda a la seguridad alimentaria, así como protección, nutrición y apoyo a los medios de subsistencia. Por su parte, África oriental y meridional serán destinatarios de 9 millones de euros, los cuales en Sudán ayudarán a las poblaciones afectadas con la prestación de servicios básicos de emergencia que salvan vidas y la asistencia de protección; 6 millones de euros en Sudán del Sur ayudarán a ampliar la respuesta humanitaria de emergencia; 10 millones de euros en Etiopía se centrarán en la seguridad alimentaria de emergencia, la asistencia a los medios de subsistencia, la nutrición y el agua y el saneamiento; 10 millones de euros en Somalia darán prioridad a los grupos de población más vulnerables.

Además, se enviarán a Oriente Medio 35 millones de euros. En Yemen servirán para prestar asistencia alimentaria a los más vulnerables del norte y el sur del país; 15 millones de euros en Siria servirán para ayudar a los más vulnerables con asistencia alimentaria; y 5 millones de euros en Líbano servirán para ayudar a los refugiados vulnerables y a los libaneses a cubrir sus necesidades básicas. Asimismo, otros 75 millones de euros destinados a la crisis regional afgana servirán para hacer frente a la dramática situación de seguridad alimentaria, con unos 24 millones de personas necesitadas, así como a las necesidades relacionadas con el invierno y las catástrofes naturales que han afectado recientemente al país.

Finalmente, América Latina obtendrá 30 millones de euros para la crisis regional de Venezuela, con el objetivo de atender las necesidades más urgentes de la población, tanto dentro como fuera del país (en particular, en Colombia, Ecuador y Perú); 5 millones de euros en el Corredor Seco de América Central servirán para la asistencia alimentaria y la nutrición, la salud, el agua y el saneamiento, y la protección.

Además de la financiación anunciada en el marco de la Cumbre del G20, la Comisión Europea ya ha asignado 175 millones de euros adicionales en ayuda humanitaria para apoyar a los más necesitados en Ucrania y Moldavia. El Comisario Lenarčič anunció esta financiación durante su visita a Kiev el 19 de octubre. Además, se asignaron 10 millones de euros a Pakistán para responder a las inundaciones repentinas que tuvieron un gran impacto en la alimentación, la nutrición y los medios de vida de las comunidades afectadas.

En palabras de la Presidenta Ursula von der Leyen: "La guerra de Rusia en Ucrania está teniendo un efecto importante en el suministro mundial de alimentos. Países que ya eran vulnerables a las crisis alimentarias se han visto en una situación dramática. Debemos actuar para evitar la hambruna en algunas de las zonas más pobres del mundo. La UE está al lado de los países más vulnerables y hoy amplía su apoyo a los que lo necesitan."

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable

Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies