Publicado el
El programa de venta con propósito de Unilever trae, por primera vez a España, una iniciativa a través de embarcaciones de la mano del operador local Barba Brava. El proyecto, que forma parte del programa social y medioambiental de la célebre marca de helados, se inicia en dos poblaciones turísticas de la Costa Brava. Concretamente, durante los meses de verano, dos embarcaciones salen de los puertos de Palamós y Roses todos los días de buen tiempo con el objetivo compartido de vender helados a los visitantes y de concienciarlos sobre la necesidad de ejercer un ocio sostenible.
Soy Frigo pone en marcha un nuevo modelo de venta sostenible en embarcaciones

Para Unilever el cuidado del planeta no es un objetivo menor, más bien todo lo contrario. En este sentido, el programa de venta con propósito Soy Frigo trae por primera vez a España un nuevo modelo de venta con propósito a través de embarcaciones de la mano del operador local Barba Brava. El programa social y medio ambiental de la marca de helados de Unilever ha lanzado la iniciativa este verano en los municipios de Palamós y Roses siguiendo el modelo de embarcaciones de helados ya presente en Italia y Turquía. Esta fórmula ha tenido mucho éxito en las costas de Ponza, Palmarola y Procida en Italia, y ahora se puede disfrutar en  la Costa Brava.

Las dos embarcaciones, la Barba y la Brava, lideradas por dos patronas y dos marineros, empiezan su ruta cada día a las 12:00h de la mañana hasta las 19:00h de la tarde desde cada uno de estos dos puertos durante los meses de verano. Las barcas ya están en marcha y se pueden encontrar alrededor del Puerto de Roses y el de Palamós, ofreciendo sus servicios a otras embarcaciones privadas de la costa, llevando los productos de parte de Soy Frigo directamente a las barcas particulares.

El proyecto se lleva cabo a través de Barba Brava, compañía fundada por los gerundenses Elies Castro, Joan Peraferrer y Nil Linares, y propietaria de las dos embarcaciones, que se encarga de ofrecer este innovador servicio al turismo local e internacional que visita estas poblaciones: "Estamos muy contentos de poder activar una propuesta que conecta con las personas desde el agua, que los acerca a sus productos preferidos y que busca concienciar a todos de la importancia de llevar a cabo un ocio respetuoso con el entorno", asegura Elías Castro. Por su parte, La patrona de una de las embarcaciones, Blau, ha comentado la gran oportunidad que la iniciativa proporciona, añadiendo que "es una suerte poder formar parte de un proyecto tan diferente, que no solo eleva el turismo de la zona, sino que lo hace de una manera sostenible y socialmente consciente."

Este modelo de venta tiene un fuerte trasfondo medioambiental. Las dos embarcaciones, de pequeñas dimensiones, están equipadas con placas solares, que se encargan de la refrigeración de los helados para asegurar una manera sostenible de proporcionar este servicio a los clientes. También están equipadas con motores de baja potencia para garantizar un impacto mínimo sobre el medio ambiente. Pero la Barba y la Brava no sólo son embarcaciones sostenibles, también ofrecen miles de conos desde la embarcación para que ningún turista tenga excusa a la hora de lanzar las colillas del cigarrillo u otros elementos nocivos para el medio ambiente.

La iniciativa de impacto social y medio ambiental de la marca, en línea con los objetivos de Soy Frigo de generar un impacto positivo en el entorno y en la sociedad, fondeará por la costa ampurdanesa hasta septiembre. El alcalde de Roses, Joan Plana, asegura que "iniciativas como esta nos permiten seguir apostando por un modelo de turismo que sea a la vez lúdico y consciente, posicionando una vez más a nuestro municipio como un referente a la hora de acoger a los visitantes con propuestas innovadoras".

En esta misma línea, la coordinadora del programa Soy Frigo, Cristina Nadal, explica que "es indispensable que las marcas sean capaces de generar un impacto positivo en su entorno, sobre todo cuando se trata de marcas tan estimadas, reconocidas y vinculadas con los momentos de vacaciones y diversión como es Frigo". También cabe destacar la colaboración del Miquel Clemente y el Anna Alabau, impulse specialist y responsables comerciales de Unilever en la provincia de Girona, que fueron el primer contacto con Barba Brava, ayudando en la ejecución del proyecto desde el minuto cero: "Nos cautivó la idea desde la primera conversación con los socios; se trata de un nuevo modelo de negocio que nos permitirá dar respuesta a nuevos momentos de consumo." afirma Anna.

Contar con Soy Frigo representa para un cliente medio un aumento aproximado de un 34% de su facturación. Abrir nuevas oportunidades de generar negocio y empleabilidad permite un impacto social positivo a la hora que genera beneficios para el empresario o restaurador. Álvaro López, líder del negocio, concluye que "es un placer contar con este programa que permite adaptarse a cualquier entorno, localización y situación y que gracias a él cumplo mi propósito de dejar una huella positiva en las personas y la organización, disfrutar de los desafíos comerciales de transformación, ayudar a las personas y mejorar las habilidades del entorno donde operamos".

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable

Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies