La energía fotovoltaica ha ido ganando popularidad en los últimos años en España. Sin embargo, aún circula información que no es real sobre su implementación. Para fomentar la utilización de este tipo de energía limpia, Otovo, compañía líder en autoconsumo solar residencial, desmiente 7 de los mitos sobre el autoconsumo más extendidos entre los consumidores españoles que nada tienen que ver con la realidad.
Autoconsumo solar: mitos y verdades

La energía solar, es clave para la sostenibilidad del planeta y, afortunadamente, es cada vez más popular en nuestro país. Esta nace de la fusión nuclear de helio e hidrógeno. Por suerte para la Tierra, la energía solar llega en forma de radiación electromagnética mediante luz, calor y rayos ultravioleta. El sol es la central infinita de tres energías renovables (solar fotovoltaica, solar termoeléctrica y solar térmica) que mitigan los efectos del cambio climático. Dependiendo de su procedencia y cómo es procesada, existen diferentes tipos:

  1. Energía solar térmica: Este sistema aprovecha el aporta calorífico que brinda el Sol. La radiación solar se convierte en energía térmica para calentar un fluido que se puede utilizar para diversos usos como puede ser la calefacción o el agua caliente sanitaria. En cuanto a las centrales solares hay que destacar dos tipos: las termoeléctricas, que calientan un fluido para obtener vapor de agua y mover la turbina que genera electricidad; y los parques fotovoltaicos, que dominan la reacción del silicio que convierte la luz en electrones.
  2. Energía solar fotovoltaica: Este tipo de energía permite la obtención directa de electricidad a partir de la radiación solar. Se trata de un tipo de energía renovable, inagotable y no contaminante que puede producirse en instalaciones con paneles solares fotovoltaicos. Una de las grandes ventajas de esta tecnología es que es modular: los paneles pueden usarse para el autoconsumo (brindar electricidad en hogares o edificios) o también para abastecer a la red eléctrica a través de grandes centrales.
  3. Energía solar pasiva: La energía solar pasiva aprovecha directamente la energía directa procedente del sol sin realizar ninguna transformación. Por tanto, no es necesario utilizar ningún dispositivo eléctrico para transformar una corriente a otra y para acumular la energía, como sí sucede con la energía activa de los otros dos tipos anteriormente explicados.

En un momento marcado por la inflación, la constante subida de los precios de la luz y la incertidumbre respecto a los suministros de gas, Otovo, compañía líder en autoconsumo solar residencial, pretende aclarar las dudas más habituales para aquellos usuarios que buscan una alternativa económica y sostenible de cara al próximo invierno:

  1. Las placas solares no son rentables: Existe la creencia de que las instalaciones de autoconsumo deben ser masivas y muy caras para poder sustentar las necesidades energéticas de una vivienda, sin embargo, la tecnología ha dotado a las placas solares de una gran eficiencia energética y a un precio más asequible. Este tipo de sistemas puede ofrecer un ahorro a los usuarios de hasta el 30% de la inversión al año, siendo lo más habitual una rentabilidad del 15-20% anual".
  2. Instalar autoconsumo solar requiere una gran inversión inicial: Desde los inicios del autoconsumo uno de los principales obstáculos para acceder a esta energía ha sido la inversión inicial para la instalación del sistema. No obstante, compañías como Otovo, permiten a los usuarios adquirir sus placas solares en régimen de alquiler. De esta forma, se consiguen ahorros desde el primer día que van pagando el sistema sin necesidad de realizar un desembolso inicial.
  3. El autoconsumo queda inoperativo durante la noche: Uno de los mitos más extendidos sobre la energía solar es que los sistemas de autoconsumo quedan inoperativos durante el periodo nocturno, ante la ausencia de luz solar. Sin embargo, los avances en el campo de las baterías de litio y su tamaño cada vez más compacto ofrecen la posibilidad de almacenar la energía suficiente más allá del periodo en el que se dispone de luz solar para utilizarla durante la noche, de manera sencilla y ofreciendo hasta 6.000 ciclos de carga lo que supone más de 10 años de vida útil para estas baterías.
  4. Las placas solares requieren mucho mantenimiento y son muy delicadas: Lo cierto es que las placas solares apenas requieren de un mantenimiento riguroso y están diseñadas para resistir a la intemperie haga calor o frío, ya que están fabricadas con materiales muy resistentes. Basta con llevar a cabo una limpieza básica con un cepillo y agua 3 o 4 veces al año con el objetivo de eliminar la capa de polvo y restos que se puede acumular en la superficie y mantener su eficiencia al máximo durante todo el año.
  5. Se necesitan superficies muy extensas para la instalación de paneles solares: Existe una gran variedad de tamaños y disposiciones en la instalación de paneles de autoconsumo. Cualquier superficie puede ser evaluada para la instalación de placas solares que se ajusten al espacio disponible y el consumo de cada familia. Además, las placas son tremendamente eficientes, ofreciendo una capacidad para generar energía de hasta 450Wp en usos residenciales.
  6. En España la presión fiscal sobre el autoconsumo lo hace una opción inviable: Durante los últimos años el entorno del autoconsumo se ha transformado drásticamente, no solo se ha eliminado la presión fiscal que existía sobre el autoconsumo y las energías renovables en el entorno privado, sino que se ha dado la vuelta a la situación con ayudas, tanto en el IBI como en el ICIO, de hasta el 95% de la rebaja fiscal y con una posible cobertura de la instalación fotovoltaica de hasta el 40% del coste total. El único impuesto que abona a día de hoy el cliente en cualquier lugar de España es el IVA sobre la instalación. 
  7. La tecnología todavía está en desarrollo y no está en su fase de madurez: Pese a que las placas solares tienen un recorrido histórico mucho más corto que el de otras muchas tecnologías, también es uno de los sistemas que más rápidamente ha evolucionado, precisamente por la presión del entorno socioeconómico en el que nos encontramos y la apuesta de los consumidores por fuentes de energía más sostenibles. Los avances en este sentido han proporcionado una eficiencia y amortización muy notables convirtiendo la energía solar en una de las más desarrolladas y fiables del mercado, siendo los propios fabricantes los que ofrecen garantías de producción de los paneles de 25 a 40 años.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top