Publicado el
Un grupo de activistas ha escrito una carta abierta a los gobiernos expresando su profundo rechazo frente al matrimonio infantil. En ella piden un movimiento social contra este flagelo en el que las comunidades, los gobiernos y las ONG trabajen en conjunto para acabar son esta practica.

El matrimonio infantil es una forma devastadora de abuso infantil y violencia contra los niños, y está aumentando: en 2020 se produjo el mayor aumento de las tasas de matrimonio infantil en 25 años. Asimismo, se prevé que para 2030 habrá 110 millones más de niñas casadas, es decir, millones de niñas que están atrapadas y se enfrentan a un futuro sombrío de violaciones recurrentes, abusos y violencia doméstica. No podemos esperar a actuar. Frente a esta situación, un grupo de jóvenes activistas ha presentado una carta abierta expresando su preocupación ante esta problemática y la inacción de los gobiernos.

Dola de Bangladés, Exildah de Zambia, Lamia de Bolivia, Mary de Ghana, Tejan de Sierra Leona y Whytiny de Kenia tienen entre 16 y 18 años. Son jóvenes activistas, miembros de Parlamentos Infantiles y tienen un objetivo muy claro: acabar con el matrimonio infantil.

“Para proteger nuestra infancia, debemos acabar con el matrimonio infantil. Porque nadie tiene derecho a arruinar nuestra vida. Puesto que los niños y niñas son el presente y el futuro, ¿cómo se puede asegurar el futuro entre cuatro paredes cuando una niña se casa? Debemos luchar para salvar el futuro no solo de las niñas, sino de los países  y del mundo!”, afirman en su Carta abierta sobre el matrimonio infantil.  

La carta está dirigida a los gobiernos de todo el mundo y en ella, los jóvenes firmantes explican porque el matrimonio infantil es “un problema tan horrible”, porque están preocupados y qué hay que hacer para terminar con esta práctica. Además, piden:

  • Prohibir cualquier matrimonio infantil por debajo de los 18 años en todos los países del mundo.
  • Prohibir la opción de casar a las niñas con el consentimiento de sus padres.
  • Capacitar a las niñas y a los niños para que puedan denunciar los matrimonios infantiles a las autoridades locales.
  • Dejar de ver a las niñas como una carga y al matrimonio infantil como una solución para acabar con la pobreza.
  • Proporcionar más y mejor educación a las niñas y mantenerlas en la escuela.

“Queremos que nuestros gobiernos controlen y hagan cumplir las leyes que protegen los derechos de los menores. Necesitamos un movimiento social contra el matrimonio infantil en el que la comunidad, el gobierno y las ONG trabajen juntos para que la sociedad esté libre de violencia para todas las niñas”, explican. “Acabar con el matrimonio infantil es nuestro compromiso más audaz, y debemos centrarnos en conseguirlo lo antes posible”.

Dola, 17 años, Bangladés

biografía aquí

Exildah, 16 años, Zambia

biografía aquí

Lamia, 18 años, Bangladés

biografía aquí

Mary, 17 años, Ghana

biografía aquí

Tejan, 17 años, Sierra Leona

biografía aquí

Whytiny, 16 años, Kenia

biografía aquí

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable
 
CURSO: Experto en Responsabilidad Social Corporativa y Gestión Sostenible
 
Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies