La entidad financiera ha alcanza la emisión de 6 millones de tarjetas 100% recicladas en España. En nuestro país, fue el primer banco en comercializar tarjetas con materiales biodegradables y reciclados. La innovación en la fabricación y en los métodos de impresión ha permitido reducir el impacto ambiental de los medios de pago en soporte físico y hace posible alargar el periodo de validez de la tarjeta de cinco a siete años.
El 96% de las tarjetas de nueva emisión de CaixaBank procede de materiales sostenibles

CaixaBank, como entidad referente en banca sostenible, integra en su estrategia y en el modelo de negocio los criterios y las mejores prácticas en materia ambiental, social y de gobierno corporativo (ASG). Fruto de ello, es su adhesión a compromisos que impulsan la ambición de tener un papel protagonista en facilitar soluciones de financiación y de inversión con impacto positivo, y proporcionar el asesoramiento para acompañar a los clientes y a las empresas en el camino de la transición a una economía baja en carbono.

En esta misma línea, siguiendo sus principios de protección medioambiental, la entidad financiera ha alcanzado en algo más de un año los 6 millones de tarjetas emitidas en plástico 100% reciclado en nuestro país. Con esta iniciativa, la banca fue la primera del sector financiero español en anunciar, en marzo de 2021, que iniciaba, a través de su filial de medios de pago CaixaBank Payments & Consumer, la emisión de sus tarjetas con materiales con menor impacto ambiental, como plástico de origen reciclado (PVC-R) o biogradable (PLA). De esta forma, la entidad, que durante este año incorporó también el parque de tarjetas de Bankia, ha conseguido que más del 95% de las tarjetas emitidas este año procedan de materiales sostenibles.

Cabe destacar que estas cifras sitúan a CaixaBank y a CaixaBank Payments & Consumer como líderes en la emisión de medios de pago con materiales sostenibles en el sector financiero español. El parque de tarjetas total del Grupo CaixaBank es de 30,6 millones de tarjetas en circulación. Al mismo tiempo, CaixaBank ha innovado también en otros elementos de las tarjetas para avanzar hacia un modelo de producción más sostenible. De esta forma, el nombre del cliente y los datos de la tarjeta han pasado a imprimirse con técnicas láser en lugar de con tinta, lo que no genera residuos y además aumenta la vida útil del material.

Asimsimo, la entidad financiera ha reforzado el circuito de reciclaje de tarjetas caducadas, una práctica que la entidad viene realizando desde 2016. En total, la entidad ha reciclado el material correspondiente a más de 7,3 millones de tarjetas fuera de circulación, lo que supone recuperar para otros usos más de 36 toneladas de plástico. Aproximadamente el 30% de todo este volumen (más de 2,3 millones de tarjetas) se han reciclado durante 2021. Junto con la mejora de la producción y el circuito de reciclaje de tarjetas, CaixaBank mantiene también su estrategia de compensar la huella de carbono, que genera la fabricación de los soportes físicos de los medios de pago, en proyectos de energía renovables.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top