Publicado el
Existe consenso respecto a la percepción de que el ritmo actual para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) no ha sido lo suficientemente rápido hasta la fecha. En este momento, cuando aún faltan 8 años para que acabe el plazo marcado por Naciones Unidas para lograr los ODS, el mundo no está en camino de alcanzarlos. El sector de la construcción e ingeniería civil impacta sobre todas las esferas del desarrollo, incidiendo directamente sobre el bienestar social, el crecimiento y el fortalecimiento de la economía, la competitividad y el cuidado del entorno. Es por esto, que alinear su accionar con la Agenda 2030 resulta fundamental. Para conocer el las oportunidades y retos de los ODS en este sector, el Pacto Mundial de las Naciones Unidas ha publicado una completa investigación.
La Agenda 2030, una brújula para el sector de la construcción

Todos somos parte del problema, y todos somos parte de la solución. Los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible llaman a diversos actores del planeta a contribuir al cambio para alcanzar un horizonte sostenible en 2030; administraciones públicas, sociedad civil, mundo académico y empresas. Y dentro del ámbito empresarial el marco de Naciones Unidas plantea retos específicos para cada uno de los principales sectores económicos. Las medidas a impulsar por las organizaciones para lograr los ODS dependerán en gran parte de su sector. Todos los sectores han de afrontar su propia transición hacía modelos de negocio más sostenibles y por el camino todos ellos encontrarán dificultades, pero también importantes oportunidades.

Concretamente, el ámbito de la construcción e ingeniería civil impacta sobre todas las esferas del desarrollo, incidiendo directamente sobre el bienestar social, el crecimiento y el fortalecimiento de la economía, la competitividad y el cuidado del entorno. Además, mantiene una relación directa con otros sectores como el comercio y distribución, las telecomunicaciones y nuevas tecnologías o el sector agroindustrial. El Pacto Mundial de las Naciones Unidas ha publicado su informe: “El sector construcción e ingeniería civil: contribuyendo a la Agenda 2030. La creación de ciudades sostenibles y resilientes” en el cual analiza en profundidad la incidencia de la Agenda 2030 en el ámbito de la construcción.

Este sector es vital para nuestro país. Cabe destacar que el mismo representa actualmente el 5,8% del PIB español, con un total de 126.842 empresas inscritas en la Seguridad Social al cierre de 2020. Además, emplea actualmente a 1.244.077 trabajadores y trabajadoras, representando un 6,5% de la cuota de personas empleadas en el conjunto de la economía española. Así, la publicación afirma que las empresas de construcción e ingeniería civil tienen una incidencia significativa sobre la Agenda 2030, especialmente sobre el ODS 7: Energía asequible y no contaminante, ODS 9: Industria, innovación e infraestructuras y el ODS 11: Ciudades y comunidades sostenibles. Sus actividades impactan principalmente en las metas 7.b enfocada en la mejora y ampliación de las infraestructuras y tecnologías vinculadas a la prestación de servicios energéticos, la meta 9.1 relativa al desarrollo de infraestructuras sostenibles fiables y resilientes y la meta 11.3 referente al incremento de los procesos de urbanización con un enfoque sostenible e inclusivo.

En general, la investigación advierte que las empresas vinculadas a la construcción se muestran comprometidas con la Agenda 2030, con un 85,86% de las entidades consultadas que trabajan los ODS. Asimismo, su conocimiento se encuentra en la media del resto de sectores, con un 49,5% de empresas que afirman conocerlo en profundidad y un 34,3% que lo hace superficialmente. El sector Construcción e Ingeniería Civil ha aportado soluciones creativas e innovadoras que contribuyen al desarrollo sostenible y a cada uno de los 17 ODS. Desde microempresas a grandes empresas del sector han contribuido con ejemplos y casos prácticos que permitirán conocer como desde su ámbito de actuación pueden impactar en la sostenibilidad y en la consecución de las Agenda 2030.

Evidentemente, las empresas de la construcción e ingeniería civil encuentran en la Agenda 2030 las bases para desarrollar una modernización del sector basada en la sostenibilidad de sus actividades. La construcción de infraestructuras sostenibles, tanto urbanas como industriales, es un aspecto clave para alcanzar un desarrollo y crecimiento inclusivo y respetuoso con el medioambiente.  Además, en el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno de España, se prevé asignar 6.802 millones de euros a rehabilitación de vivienda y regeneración urbana y 6.667 millones de euros en movilidad sostenible, segura y conectada. Sin embargo, según el estudio del Pacto Mundial, entre los ODS más trabajados  tan sólo se encuentra el 9 de los Objetivos mencionados, que ostenta el tercer puesto con un 59,60%. Por delante de éste e igualados en el porcentaje de empresas que lo reportan, se encuentran el ODS 3 y el ODS 13. En 4º lugar el ODS 5 sobre igualdad de género, un Objetivo que ya se ha instalado como prioritario para las empresas de nuestro país.

Si bien es cierto que, dentro del análisis realizado se subrayan varias áreas de mejora como la integración de los ODS en las diferentes áreas de la empresa llevada a cabo por el 21,2% de las entidades consultadas y la formación específica a los empleados en la materia (14,1%). También el establecimiento de objetivos públicos y medibles en relación con los ODS, que, aún estando 6 puntos por encima de la media con un 26,3%, se aspira a que alcance el mismo número .

Retos y desafíos de cara a la transición

En cuanto a los retos que afronta el sector relativos al marco propuesto por Naciones Unidas, la reducción de impactos sobre el medioambiente representa uno de los principales desafíos para la construcción y la ingeniería civil en este proceso de transición. El estudio afirma que, actualmente, entre el 10% y 15% de los residuos de materiales de construcción se generan durante las diferentes fases del proceso de construcción como tal.

Por otra parte, la salud y seguridad laboral de las y los trabajadores del sector es un ámbito de mejora y a su vez un importante reto a abordar. La publicación revela que entre 2020 y 2021, la construcción figuró como la actividad con mayor incidencia de accidentes laborales, alcanzando un total de 5.610 accidentes entre los trabajadores del sector afiliados a la seguridad social. Con esto, una de las prioridades reside en fortalecer y mejorar las condiciones laborales a través de medidas como la implementación de políticas referentes a la prevención de riesgos laborales (PRL), aprovisionamiento de los trabajadores/ as con el equipo de protección personal adecuado, formación al sobre seguridad y salud laboral para todo el personal, evaluación continua de las condiciones de trabajo, adecuación de la señalética en las obras, entre otras. Por último, otro gran reto reside en los esfuerzos por lograr la igualdad de género en un sector altamente masculinizado. En 2020 la representación de mujeres en el sector se situó en el 8,2%. La creación de políticas de igualdad y el trabajo por la reducción de la brecha salarial y de género son áreas de mejora especialmente urgentes.

Si bien los retos son grandes, también hay importantes oportunidades para el sector. Una de las conclusiones que se desprende del estudio es que el futuro del sector pasa por la eficiencia energética y la aplicación de medidas de economía circular. En este sentido, los expertos sostienen que este nuevo enfoque ligado al desarrollo sostenible impulsa también la creación de ciudades inteligentes, basadas en la innovación, la economía circular y en la integración de nuevas tecnologías. Su funcionamiento permite mejorar la calidad de vida de las personas, reducir los impactos ambientales y generar un mayor beneficio económico para el sector. Al respecto, se observa que la inversión en ciudades inteligentes en 2020 a nivel global supuso 114.000 millones de euros, con un incremento del 18,9% respecto a 20195 . Por último, la eficiencia energética se ha convertido en un pilar para la descarbonización del sector, existe un amplio abanico de oportunidades respecto a las edificaciones sostenibles entre las cuales destacan las energías renovables, la iluminación inteligente y los sistemas de ventilación natural. Además, la rehabilitación y readecuación de las edificaciones existentes (principalmente de viviendas) para convertirlas en espacios más sostenibles y eficientes se ha convertido en una oportunidad de mejora importante.

Se necesitan cambios sistémicos y transformaciones estructurales en todas las áreas de la economía para alcanzar la Agenda 2030 y precisamente el contexto actual ofrece la oportunidad de activar y acelerar estos cambios a nivel país y al mismo tiempo contar con una salida sostenible a la crisis de la COVID-19. La publicación concluye que nos encontramos ante un momento único que permitirá construir un país, una región y un planeta más inclusivo, justo y sostenible. Es el momento de iniciar las transformaciones necesarias para acelerar así el cumplimiento de los ODS en los 8 años que restan para el vencimiento del marco.

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable
 
CURSO: Experto en Responsabilidad Social Corporativa y Gestión Sostenible
 
Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies