En una resolución adoptada el pasado lunes 7 de febrero, las y los eurodiputados piden a los países de la Unión Europea que tomen medidas para abordar las raíces estructurales del racismo y la discriminación en la UE. Para ello proponen revisar los programas educativos para erradicar los estereotipos discriminatorios e incluir a los autores de las minorías, entre otras cosas.
Eurodiputados instan a los Estados a luchar contra el racismo

El racismo estructural tan arraigado en nuestras sociedades contemporáneas continúa siendo un problema grave en el mundo entero. La Unión Europea no es la excepción y urge luchar contra esta problemática que atenta contra los Derechos Humanos de gran parte de la población. Según la Agencia de Derechos Fundamentales de la UE, el 45% de los descendientes de norteafricanos, el 41% de los gitanos y el 39% de los descendientes de africanos subsaharianos sufren discriminación por su origen étnico o de inmigración. Además, el Eurobarómetro de 2019, revela que más de la mitad de los europeos cree que la discriminación racial está muy extendida en su país, siendo "Ser gitano" (61% de los encuestados), "El origen étnico" (59%) y "El color de la piel" (59%) los tres principales motivos de discriminación identificados por los ciudadanos. Ante esto, la Comisión de Cultura y Educación propone medidas para luchar contra el racismo y la discriminación en los sectores de la cultura, la educación, los medios de comunicación y el deporte.

En una resolución adoptada el pasado lunes 7 de febrero por 21 votos a favor, 3 en contra y 4 abstenciones, las y los eurodiputados instaron a los países de la UE que tomen medidas para abordar las raíces estructurales del racismo y la discriminación. También pidieron a los Estados miembros que se pongan de acuerdo sobre la directiva "contra la discriminación", bloqueada en el Consejo desde 2008.

En primer lugar, la cultura es una herramienta fundamental para combatir el racismo. En esta línea, el Parlamento Europeo propuso que la financiación de la UE se destine a iniciativas que fomenten un sector cultural más diverso, y añadieron que los Estados miembros deben introducir programas de aprendizaje permanente para los funcionarios y las fuerzas de seguridad del Estado con el fin de eliminar los comportamientos racistas y xenófobos.

En segundo lugar, la educación es, sin duda, otro elemento fundamental para lograr una trasformación estructural. Al respecto, las y los eurodiputados consideran que los planes de estudio deben revisarse para ofrecer un enfoque contextualizado de la historia europea y contribuir a erradicar los estereotipos que conducen a la discriminación. Además, sostuvieron que la historia de las comunidades raciales y étnicas europeas debe incluirse en los estudios pertinentes. Los autores, historiadores, científicos, artistas y otras figuras de diversos orígenes raciales y étnicos deberían incluirse en los principales materiales educativos. Asimismo, durante la sesión, pidieron que se elimine la segregación racial y étnica que aún existe en las escuelas de algunos países de la UE y reclaman que el personal docente de grupos raciales y étnicos minoritarios tenga el mismo acceso a los puestos de trabajo en la enseñanza.

Los medios de comunicación pueden ser importantes aliados a la hora de combatir el racismo. Es por ello que el parlamento pidió a los medios que dejen de difundir narrativas estigmatizantes que deshumanizan a los miembros de determinados grupos étnicos o raciales, por ejemplo, cubriendo de forma desproporcionada los delitos cometidos por inmigrantes. También reclamaronn programas destinados a ampliar los conocimientos de los profesionales de los medios de comunicación sobre la diversidad y la inclusión. Por último, se propuso que los reguladores nacionales del sector audiovisual estén facultados para sancionar los programas que promuevan contenidos racistas. También quieren que se deje de financiar con fondos de la UE y del Estado a los medios de comunicación que promuevan la incitación al odio y la xenofobia.

Finalmente, la última propuesta mencionada fue en relación al deporte. Los eurodiputados quieren que la Comisión elabore recomendaciones para combatir el racismo en el deporte a nivel local, regional, nacional y europeo, y fomentar la inclusión y el respeto. También instan a la Comisión, a los Estados miembros y a las federaciones deportivas a adoptar medidas para apoyar a las víctimas de los delitos de odio en el deporte. Tras la votación, la eurodiputada Salima Yenbou afirmó:  "Hoy hemos adoptado una postura clara y hemos planteado fuertes exigencias a la Comisión y a los Estados miembros, pidiéndoles que aborden la naturaleza estructural y las raíces del racismo y que lo atajen de forma holística e interseccional. Nuestro comportamiento está determinado por la educación que recibimos, la cultura que disfrutamos, la información que consumimos, así como por los valores que nos transmiten los deportes. Tenemos que aprovechar su poder para perseguir los valores de la UE de tolerancia, equidad y solidaridad, y comprometernos con el antirracismo activo".

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top