Un comunicado recientemente publicado por UNICEF advierte que, en los últimos meses, han aumentado considerablemente las violaciones de los derechos de las y los niños en regiones a donde existen conflictos bélicos. Afganistán, Yemen, Siria y Etiopía son algunos de los países donde miles de niños sufrieron atropellos durante el último año debido a conflictos armados. La agencia para la niñez documentó más de 260.000 abusos en 16 años, pero calcula que el número real es mayor.
Infancias en la línea de fuego
OCHA/Giles Clarke Edit

Infancias y guerra son dos palabras que nunca debieran ir juntas. Año tras año, los conflictos bélicos se cobran miles de vidas inocentes. Desde Afganistán hasta Yemen, pasando por Siria y el norte de Etiopía, miles de niños y niñas pagaron durante los últimos doce meses un precio devastador a causa de los conflictos armados, la violencia intercomunitaria y la inseguridad. Sin ir más lejos, la semana pasada, cuatro niños fallecieron en el estado de Kayah, en el este de Myanmar.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) ha publicado un comunicado en el cual denuncia  que las graves transgresiones de las garantías de los menores en áreas de conflicto siguen creciendo. Con 266.000 vulneraciones contra menores cometidas y reportadas durante los últimos 16 años en esas áreas, la ONU estima que las cifras reales serían mucho más altas.

En 2020 la ONU verificó 26.425 violaciones graves de los derechos de los niños en zonas de conflicto. Aunque durante los tres primeros meses de 2021 se produjo un ligero descenso en el número total verificado de estos abusos, los casos específicos de secuestro y de violencia sexual siguieron aumentando a un ritmo alarmante -en más de un 50% y un 10%, respectivamente- al compararlos con el primer trimestre del año anterior.

Henrietta Fore, directora ejecutiva de UNICEF, expresó que: "Año tras año, las partes en conflicto vuelven a demostrar un terrible desprecio por los derechos y el bienestar de los niños. Los niños sufren y mueren a causa de esta insensibilidad. Hay que hacer todo lo posible para mantenerlos a salvo de cualquier daño".

Los datos son inaceptables. Detrás de los números hay miles de niños y niñas que sufren, infancias arrebatadas por la guerra. Concretamente, las Naciones Unidas han verificado en los últimos 16 años 266.000 casos de graves violaciones contra los derechos de los niños en más de 30 situaciones de conflicto en África, Asia, Oriente Medio y América Latina. Estas cifras sólo contemplan los casos corroborados a través del Mecanismo de Supervisión y Presentación de Informes sobre los Niños y los Conflictos Armados dirigido por las Naciones Unidas, un procedimiento establecido en 2005 para documentar sistemáticamente las violaciones más atroces contra los menores en zonas de conflicto. Las cifras reales serían mucho más altas. En 2020, las armas y los restos explosivos de guerra fueron responsables de casi el 50% de todas las víctimas infantiles, lo que provocó más de 3900 niños muertos y mutilados.

Ante esta preocupante situación, UNICEF llama a todas las partes de los conflictos, incluidas las 61 enumeradas en los anexos del informe anual del Secretario General de 2021 sobre los niños y los conflictos armados, a comprometerse con planes de acción formales y a tomar medidas concretas para proteger a los menores.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top