Estos son los tres factores principales que han motivado los desplazamientos forzados durante este 2021 según destaca un nuevo informe publicado por la Agencia de la ONU para los Refugiados. Los países con menos recursos soportan una mayor carga de desplazados forzosos.
Cambio climático, inseguridad y violencia, los principales motivos para migrar

La Agencia de la ONU para los Refugiados publicó ayer, 11 de noviembre un nuevo informe sobre el estado de situación de los desplazamientos a nivel mundial. Para la agencia de Naciones Unidas el término “desplazado forzoso” engloba a los refugiados, los solicitantes de asilo, los desplazados internos y externos. Incluye a los refugiados y a otras personas desplazadas no cubiertas por el mandato del ACNUR, y excluye otras categorías como los retornados y los apátridas no desplazados.

El estudio publicado por el organismo de las Naciones Unidas advierte que el aumento de los desplazamientos forzados continúa su tendencia ascendente durante la primera mitad de este año y ya supera la cifra de 84 millones de personas a nivel global. Las cifras son llamativas: a finales de junio, se registraron 92.100 nuevos desplazados venezolanos en América Latina y el Caribe. Uno de los principales motivos que el informe identifica como causante del incremento de los desplazados es el incremento de los conflictos bélicos en todo el mundo, especialmente en África. Asimismo, destaca que las restricciones fronterizas aplicadas por la pandemia de COVID-19 continúan limitando el acceso al asilo en muchos lugares.

Un dato importante que muestra la investigación es que los países con menos recursos soportan una mayor carga de desplazados forzosos. La combinación letal de elementos como los conflictos bélicos y geopolíticos, el COVID-19, la pobreza, la inseguridad alimentaria y la emergencia climática ha agravado la situación humanitaria de los desplazados, la mayoría de los cuales están acogidos en regiones en desarrollo.

Tras el recrudecimiento de los conflictos y la violencia en todo el mundo durante el primer semestre de 2021, el desplazamiento interno afecta actualmente a cerca de 51 millones de personas. Sin embargo, cabe destacar que África se encuentra a la cabeza de los desplazamientos internos. Gran parte de los nuevos desplazamientos internos se produjeron en dicho continente con más de 1,3 millones de desplazados registrados en la República Democrática del Congo y 1,2 millones en Etiopía. La violencia también obligó a centenares de miles de personas a abandonar sus hogares en Afganistán, Myanmar y la República Centroafricana, entre otras naciones.

La agencia de la ONU califica de “escasas” las soluciones para las personas desplazadas por la fuerza, ya que menos de un millón de desplazados internos y solo 126.700 refugiados pudieron regresar a sus hogares durante los seis primeros meses de 2021. En este sentido, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados destacó que continúa el fracaso de la comunidad internacional “en la prevención de la violencia, la persecución y las violaciones de los derechos humanos, que siguen expulsando a la gente de sus hogares".

"La comunidad internacional debe redoblar sus esfuerzos para lograr la paz y, al mismo tiempo, debe garantizar la disponibilidad de recursos para las comunidades desplazadas y sus anfitriones. Son las comunidades y los países con menos recursos los que siguen soportando la mayor carga a la hora de proteger y atender a los desplazados forzosos, y deben recibir un mejor apoyo por el resto de la comunidad internacional", concluyó Grandi.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top