El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) ha seleccionado 79 proyectos que emplean energía limpia en sectores productivos para que reciban ayudas por más de 76 millones de euros. Estas iniciativas acelerarán la transición energética en la producción de cerveza, leche, queso, carne, fertilizantes, combustibles o la climatización de invernaderos.
El gobierno apoya proyectos de energías renovables innovadoras

España continúa avanzando en su lucha por detener la emergencia climática. Como parte del compromiso del país con las energías renovables, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITECO) ha seleccionado 79 proyectos de energías limpias e innovadoras en sectores productivos para que reciban ayudas por más de 76 millones de euros. La puesta en marcha de estos proyectos –cuyo plazo de ejecución finaliza el 30 de junio de 2023- se enmarca en el objetivo del MITECO de promover instalaciones de energías renovables que contribuyan a la diversificación de las fuentes de energía primaria, a la reducción de la dependencia energética y de emisiones de CO2.

Esta importante iniciativa supondrá una inversión conjunta de cerca de 162 millones de euros y que redundarán no solo en una mayor eficiencia de los procesos industriales y en la reducción de los costes energéticos, sino también en la competitividad de estos sectores al reducir la dependencia de combustibles importados. Además, estas inversiones, que impulsarán el paso de los combustibles fósiles a las energías renovables, consolidarán la actividad y el empleo en los sectores que integran estas tecnologías, lo que estimula a su vez el desarrollo de nuevas tecnologías y modelos de negocio en el ámbito de las renovables.

Así se recoge en ocho resoluciones provisionales del Instituto para la Diversificación y el Ahorro de la Energía (IDAE), relativas a las ‘Líneas de ayudas a la inversión en renovables. Térmicas y eléctricas cofinanciadas con Fondos de la Unión Europea’, gestionadas por la entidad y enmarcadas en el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), que está destinado a fortalecer la cohesión económica y social en la Unión Europea y a corregir sus desequilibrios.

Estas ocho resoluciones son las primeras de las 27 convocatorias gestionadas por el IDAE con cargo a este programa de ayudas, dotado con 316 millones de euros y dirigido a las distintas comunidades autónomas, que han participado en su diseño y en la evaluación de los proyectos. La Dirección General del IDAE, como órgano instructor, ha publicado las resoluciones provisionales y ha comunicado los resultados a los beneficiarios como paso previo a las resoluciones definitivas, que tendrán lugar en las próximas semanas, tras el periodo de alegaciones.

Los proyectos financiados se ubicarán en fábricas e instalaciones de Andalucía, Asturias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Extremadura y La Rioja, y abarcarán desde la obtención de combustible sintético con hidrógeno verde hasta la climatización de invernaderos con geotermia. En conjunto, sumarán una potencia de 418 MW. En línea con el compromiso del IDAE por la innovación en la transición energética, en estas convocatorias se ha priorizado el uso de tecnologías y aplicaciones innovadoras que contribuyan a la descarbonización de distintos sectores productivos. Además del carácter innovador, las convocatorias incluían entre los criterios de valoración otras externalidades positivas asociadas a los proyectos, como la cohesión social y económica del territorio mediante la generación de empleo, desarrollo rural o lucha contra la despoblación. 

Entre los proyectos innovadores seleccionados se incluye la producción de hidrógeno verde a partir de generación renovable, que se utilizará para transformar una antigua planta de biodiesel en Valdetorres (Badajoz) en una de producción de combustibles sintéticos (e-fuel). Se trata de un proyecto singular e innovador a nivel europeo que cuenta con una potencia fotovoltaica de 4,5 MW y de electrólisis de 1,25 MW, y cuyo principal atractivo radica en que el hidrógeno necesario para la generación de estos combustibles será producido por electrólisis a partir de una instalación fotovoltaica. Además, la energía que no sea consumida en el proceso se empleará para cubrir los consumos eléctricos de la planta.

Paralelamente, en Andalucía se pondrán en marcha instalaciones solares de concentración para procesos industriales como la producción de cerveza en Sevilla, de aceitunas en Córdoba o el funcionamiento de lavanderías en Almería, Cádiz o Huelva. En estos casos se utilizaban calderas de gas natural que ahora serán sustituidas por instalaciones solares térmicas que generarán de forma limpia el vapor necesario para los procesos de producción. También destaca el desarrollo de una planta geotérmica para la climatización de invernaderos en Níjar (Almería).

Por su parte, en Castilla-La Mancha los proyectos escogidos contribuirán a la transformación de industrias con gran peso en la economía local como la cárnica o la láctea mediante la puesta en marcha de instalaciones de energía solar térmica de concentración en fábricas de quesos artesanos de Villamayor de Santiago (Cuenca) y Tembleque (Toledo).

Finalmente, destaca la construcción o ampliación de instalaciones para redes de calor de biomasa 100% renovable, tanto para suministrar energía térmica para calefacción y agua caliente a edificios en Guadalajara y Cuenca, como para su uso en el proceso de secado de lodos en una planta de tratamiento de residuos de Albarreal de Tajo (Toledo). El objetivo, en esta última, es producir un fertilizante más concentrado y ecológico.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top