¿Qué sucede con las oportunidades de inversión sostenible “ocultas”?

El informe “Climate Investment Opportunities: Climate-Aligned Bonds & Issuers 2020” publicado por la Inciativa Internacional Climate Bonds a comienzos de junio de este año, ofrece un análisis exhaustivo del mercado mundial de bonos alineados con el clima, revelando oportunidades de inversión que van más allá del mercado de bonos temáticos a los que denomina “oportunidades de inversión ocultas”.

El estudio afirma que, las oportunidades de inversión alineadas con el clima van mucho más allá del mercado de bonos verdes, sociales y de sostenibilidad (GSS por sus siglas en inglés). Por el contrario, se trata de oportunidades para que los emisores alineados con el clima refinancien sus operaciones comerciales en el mercado de bonos GSS y se beneficien de una base de inversores más amplia, así como de la visibilidad adicional que ofrece la etiqueta verde. De este modo, el estudio identifica bonos no etiquetados para el clima ("bonos alineados con el clima"): son bonos que no están  explícitamente etiquetados como verdes o cualquier otra etiqueta temática por parte del emisor, pero que financian actividades o proyectos relacionados con el clima.

El problema es que los instrumentos sin etiqueta son difíciles de identificar. Así, se explica que, el etiquetado es una importante herramienta de señalización para los inversores. En este sentido, el informe identifica más de 913.000 millones de dólares de 420 emisores alineados con el clima con sede en 45 países, un volumen extraordinario; casi la mitad del tamaño del mercado de bonos verdes, sociales y de sostenibilidad etiquetados, que alcanzó un acumulado de 1,7 billones de dólares en 2020.

La investigación explica que el universo de los bonos alineados con el clima se divide a partes iguales entre los mercados desarrollados y los emergentes, con un 1% del volumen procedente de instituciones supranacionales. En el mundo, Asia-Pacífico es la región más importante, con 436.600 millones de dólares (48%) aportados al mercado por 183 emisores alineados con el clima. Los bonos de China representan la gran mayoría de las emisiones de Asia-Pacífico (74%), y el 36% del total mundial. Europa ocupa el segundo lugar entre las regiones, con 321.300 millones de dólares (35%), y 121 emisores. 

Por otra parte, en relación a los Mercados Desarrollados (MD), el informe muestra que estos representan 464.800 millones de dólares de 203 emisores alineados con el clima repartidos en 21 países.  Europa es la mayor fuente de volúmenes alineados con el clima, con 319.000 millones de dólares de 112 emisores domiciliados en 14 países.El sector del transporte lidera las oportunidades de alineación climática en los mercados desarrollados, seguido de la energía y el agua. Más de la mitad del volumen vencerá en un plazo de ocho años, lo que demuestra el enorme potencial de ampliación del mercado de bonos verdes etiquetados. 

Luego de profundizar en el panorama mundial de la inversión sostenible, el equipo de expertos de la Iniciativa Climate Bonds advierte que más del 40% del volumen alineado con el clima vencerá a corto plazo, lo que plantea oportunidades de refinanciación de las operaciones empresariales alineadas con el clima en el mercado de bonos del GSS. Dado que muchas empresas alineadas con el clima identificadas en el informe ya han emitido bonos etiquetados, las oportunidades de refinanciación pueden contribuir a la expansión del universo de bonos etiquetados. 

En esta transición, la investigación hace hincapié en la importancia de lograr la descarbonización del hidrógeno. Así, se explica que, si la producción de hidrógeno puede descarbonizarse de forma rentable, el hidrógeno puede desempeñar un papel importante en todo el sistema energético. Para lograr la adopción generalizada del hidrógeno verde/bajo en carbono, es necesario que el sector público invierta en la infraestructura necesaria para atraer la inversión privada y reducir los costes. Las empresas alineadas con el clima, especialmente las del sector energético, están bien posicionadas para conseguir financiación para el desarrollo de actividades de hidrógeno verde y adaptar las prácticas empresariales a la luz de la transición mundial hacia la neutralidad del carbono.

Por último, el informe analiza la financiación de vehículos con bajas emisiones de carbono. Al respecto, sostiene que las empresas alineadas con el clima pueden ayudar a dirigir una mayor financiación hacia los vehículos con bajas emisiones de carbono. A pesar del crecimiento de las inversiones en movilidad con bajas emisiones de carbono en los últimos años, todavía es necesario reducir sustancialmente las emisiones en el sector del transporte para cumplir el objetivo de 1,5 °C.

La investigación concluye que, aumentar los flujos de capital hacia inversiones que aborden los factores climáticos y contribuyan a alcanzar los objetivos nacionales en materia de emisiones debe figurar entre las prioridades tanto de los responsables políticos como de las partes interesadas del sector financiero en las economías emergentes. La identificación de emisores de bonos alineados con el clima, trasladando algunas ofertas de refinanciación al mercado etiquetado tiene un beneficio mayor que la propia emisión individual. Asimismo, la ampliación de los mercados de deuda verde y sostenible, aumentando la profundidad y la diversidad de los bonos verdes y los préstamos beneficia tanto a los emisores como a los inversores, al tiempo que apoya las vías de desarrollo económico con bajas emisiones de carbono. Los inversores tienen la oportunidad de tomar decisiones que respondan directamente a los criterios ASG y de este modo no perder oportunidades de inversión sostenible “ocultas”.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook

Empleo RSE

Top