Así lo explica el “Índice de Innodiversidad 2021" realizado por la Fundación para la Diversidad, organización encargada de impulsar la gestión de la diversidad en nuestro país y la Fundación IE de IE University, en colaboración con HP y Pfizer. Según la investigación, el número de empresas que han avanzado en la gestión de la diversidad y la innovación ha ido en aumento en los últimos dos años, especialmente durante la pandemia.
La empresa española: experta en gestión de la diversidad

No todas son malas noticias relacionadas a la pandemia. A pesar de las trágicas consecuencias que ha generado el coronavirus en el mundo entero, hay algunos puntos positivos, como el hecho de que, durante este periodo, el número de empresas que han avanzado en la gestión de la diversidad y la innovación ha ido en aumento. Este es uno de los datos que desprende el segundo “Índice de Innodiversidad 2021”, realizado por la Fundación para la Diversidad, organización encargada de impulsar la gestión de la diversidad en España y la Fundación IE de IE University, en colaboración con HP y Pfizer. Concretamente, se observa que, el 60 % de las empresas reconoce haber dedicado mayores recursos tanto humanos, como económicos y organizativos a la gestión de la inclusión y el impulso de la innovación durante este periodo.

La innodiversidad, un concepto acuñado por los autores del estudio, Celia de Anca, Vicedecana de Ética, Diversidad e Inclusión en IE University, y Salvador Aragón, Director General de Innovacion en IE University, hace referencia al aumento de la competitividad de la organización, basándose en la capacidad de las empresas para gestionar de forma conjunta diversidad e innovación. Según el estudio, en España, el 38 % de las empresas ya cuenta con políticas para su gestión. Un porcentaje que varía en función del tamaño de la empresa: el 44 % de las grandes compañías españolas ya cuentan con políticas en este sentido; diez puntos por encima respecto al valor de 2019, seguidas por las pequeñas (36%) y las medianas empresas (26 %).

La innovación y la diversidad son dos pilares inseparables. Según estudio, la diversidad en los equipos impulsa la creatividad y la innovación, determinantes para mejorar la eficiencia y la competitividad de las empresas. Es porto, que cada vez son más los líderes empresariales que asumen que una de las mayores fortalezas de las organizaciones reside en el talento y diversidad de las personas que las componen, y prestan más atención a dichos aspectos. Además, la mayoría de las empresas están trabajando por intensificar sus políticas de innovación, con el objetivo de mejorar su competitividad.

En este nuevo escenario, la pandemia se ha presentado como oportunidad para avanzar en diversidad e innovación en el ámbito empresarial. Los datos obtenidos por la investigación muestran que en contra de lo que se podría pensar, la crisis sanitaria ha supuesto un empuje en cuanto a los esfuerzos de mejora en estos ámbitos. Como respuesta al nuevo entorno social y económico, el tejido empresarial español ha sabido ver en la innovación la herramienta clave para adaptarse al nuevo ecosistema empresarial, y ya el 74 % de las empresas la gestionan en alguna de sus formas, mediante el uso de nuevas tecnologías y la creación de equipos específicos.

La investigación explica que, como respuesta al nuevo entorno de crisis, con el objetivo de explorar nuevas propuestas de valor que les permitan competir en un mercado cada vez más exigente la innovación se ha vuelto crucial en la empresa. Así, de estar presente en un 57 % de las compañías, ha aumentado hasta el 66 %. Las empresas han descubierto que pueden ser disruptivas, y buscan provocar un cambio significativo en el mercado, haciendo uso de la innovación.

De igual manera, el tejido empresarial español ha reforzado su apuesta por la innovación de los procesos internos, que crecen hasta el 71 %, seguido de la generación de nuevos productos o servicios para adaptar su oferta a las necesidades actuales (70 %), y de la gestión de la relación con los clientes, proceso en el que ya innovan el 68 % de las empresas. Un dato que llama especialmente la atención es que el 87 % de las empresas se han enfocado en la gestión de la diversidad de género; la apuesta por la diversidad de personas con discapacidad (73%) y talento sénior (71%) son las siguientes en el ranking, que cierra el interés por el talento de personal perteneciente al colectivo LGTBI (45 %).

Así, en medio de un contexto adverso, la empresa española se constituye como experta en la gestión de la diversidad.  El estudio, en el que han participado 297 empresas de todos los tamaños y ámbitos, revela que todos los indicadores que componen el Índice de la Innodiversidad han aumentado: diversidad, innovación e innodiversidad. Mediante la utilización del Árbol de la Diversidad, un instrumento de investigación que permite a las empresas hacer un diagnóstico de su propia organización y tomar decisiones para corregir errores y mejorar su competitividad, el informe analiza el grado de madurez de las compañías en estos ámbitos, y las clasifica en cuatro categorías: no comprometida, comprometida, experta y referente.

A partir de la implementación de esta estrategia metodológica, los resultados muestran que las empresas asentadas en España han alcanzado la categoría de experta en la gestión de la diversidad, superando la calificación obtenida en el estudio de 2019; mientras que en la gestión de la innovación reafirma su condición de experta. En cuanto a la gestión de la innodiversidad, ha obtenido la calificación de comprometida, mostrando que es precisamente en este ámbito donde tiene mayor oportunidad de mejora.Con respecto a la innovación, las empresas de los sectores de Energía y Agua, Servicios Financieros, Servicios Profesionales y Tecnología han alcanzado la máxima categoría del análisis, y se colocan como empresas referentes en este ámbito, gracias a su esfuerzo por el desarrollo de políticas y acciones para el impulso de la innovación, que además les permiten colocarse como modelo a seguir para otras empresas.

Asimismo, la investigación publicada revela que las empresas asentadas en España apuestan por el talento sénior. Comparando las cifras del estudio con las obtenidas en 2019, se puede observar ver cómo todos los parámetros han cambiado, dado el mayor interés de las empresas españolas por la gestión de la diversidad en todos los colectivos: el interés en el talento sénior ha aumentado en algo más de seis puntos respecto a 2019, y pasa a situarse en el 71,4 %, especialmente en las grandes empresas, donde ha pasado del 56 % al 70 % en 2021.

Por su parte, el interés en la gestión del talento de personas con discapacidad también ha aumentado, aunque más levemente, pasando del 72,1 % al 73,4 %. En cuanto al interés por gestionar la diversidad de género, sigue siendo el que presenta cifras más altas, a pesar de que no ha cambiado significativamente con respecto al 2019, y se mantiene en el 87,2 %. Esto se traduce en que cada vez más empresas están implantando acciones concretas para la gestión de las políticas de inclusión, y herramientas que les permitan cuantificar el impacto de las mismas en el colectivo: más del 74 % de las grandes empresas cuenta con indicadores para medir el impacto de las políticas de género, mientras que el 51 % miden la gestión del colectivo de personas con discapacidad, y el 38 % lo hacen con el colectivo sénior. 

Si bien es claro que ha habido importantes avances en la materia, el informe concluye que otro de los ámbitos en los que las empresas deben poner especial atención es la gestión del talento LGTBIQ. Un año más, la apuesta por este colectivo en el entorno laboral se sitúa a la cola: solo el 45,5 % de las empresas prestan especial atención a su inclusión en entornos de trabajo; una cifra que se reduce ligeramente en las grandes empresas, a pesar de su aumento con respecto a 2019, pasando del 40,4 % al 44,9 %.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top