El día de hoy, 21 de junio, se conmemora el día internacional del sol. Una fecha que nos invita a reflexionar acerca de la importancia que tiene la energía solar como recurso renovable, especialmente en nuestro país, a donde es un tipo de energía no tan explotada como podría ser.
Energía solar, un recurso desaprovechado en España

Coincidente con el solsticio de verano en el hemisferio norte, el día en que oficialmente comienzo del verano; y el primer día del invierno en el hemisferio sur, el 21 de junio se conmemora el día mundial del sol. Una fecha en la que el sol es el protagonista de las agendas de todo el mundo, ya que se celebran eventos destinados a concienciar sobre su importancia para nuestro planeta.

Este día es una buena ocasión para apoyar las fuentes de energía renovable, sobre todo en países como España donde el nivel de explotación de la energía solar es bastante bajo en comparación con otros países con niveles inferiores de exposición solar de la Unión Europea. El Sol es la fuente de energía más grande para la Tierra y los seres vivos. Sin él, las plantas no podrían hacer la fotosíntesis, proceso fundamental para la existencia de la vida. Asimismo, es el responsable de la variación de la temperatura, de las estaciones del año, los fenómenos meteorológicos y de muchos otros factores vitales para la vida en el planeta. En definitiva, el Sol es vida y sin él, la Tierra no sería habitable.

Además, la actividad solar, como las tormentas solares, afectan directamente a las comunicaciones en la Tierra, influyendo en los satélites que se encuentran orbitando alrededor del planeta. Por todo ello, se ha convertido en un reto para los científicos conocer mejor el Sol, conocer su comportamiento y su evolución.

La utilización de energías renovables es una gran alternativa para detener la emergencia climática y el expolio de los recursos naturales. Sin embargo, en nuestro país el nivel de aprovechamiento solar es sumamente bajo, más aún en comparación con otros países europeos con mucho menor nivel de irradiación solar, como Alemania.

La energía solar es la que obtenemos gracias a que los rayos del Sol llegan a todo nuestro planeta, es decir la radiación electromagéntica que irradia el Sol llega a nuestra atmósfera de forma que nos beneficia. De esta energía podemos obtener tanto luz como calor y, a partir de ahí, podemos tener electricidad, calefacción, agua caliente, movimiento de vehículos, etcétera. Además, al ser una energía renovable es mucho mejor usar esta fuente energética que otras que no lo son y que son más contaminantes, como la energía nuclear o los combustibles fósiles. Por tanto, puede ayudar en gran medida a reducir la contaminación ambiental.

Dependiendo de la forma en la que se obtiene y se usa la energía que proviene del Sol, o más concretamente según la tecnología que se usa para obtenerla, almacenarla, distribuirla y usarla, podemos diferenciar estos tipos de energía solar: Energía ecólico-solar; Energía solar activa; Energía solar pasiva; Energía solar híbrida; Energía solar fotovoltaica; Energía solar térmica o Energía solar termoeléctrica.

Por todo esto y más, la energía solar es vital, al ser prácticamente la única que posibilita su instalación en cualquier punto, sin conllevar emisiones en las ciudades, suficiente contaminadas ya por el modelo de transporte. Esta energía es generadora no solo de electricidad, sino también de riqueza local, disminuyendo la dependencia energética de otros países y generando empleo y desarrollos sostenible allí donde se implanta.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top