Datos de la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) advierten que, llamativamente, luego del paso del temporal Filomena, el mes que acaba de pasar ha sido el segundo febrero más cálido de este siglo y el tercero desde que hay datos. Además, Ha sido el octavo mes de febrero más lluvioso del siglo XXI. Esto muestra los graves efectos que el calentamiento global está teniendo en nuestro país.
El calentamiento global ya está aquí: un febrero especialmente cálido

Mucho se habla del calentamiento global, aunque a veces no sabemos exactamente cuáles son sus efectos. Sin dudas, uno de los más notables es el aumento de las temperaturas extremas. Prueba de esto es que, tras el paso del temporal Filomena, el pasado mes fue el febrero que ha tenido las noches más cálidas desde que hay registros, con 24 observatorios batiendo récords de temperatura mínima media del mes más alta de toda la serie

La Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, ha publicado el balance climático mensual correspondiente al pasado febrero, en el cual indica que ha sido un mes en su conjunto muy cálido, con una temperatura media en la España peninsular de 9,5ºC, 2,5ºC por encima de la media de este mes (periodo de referencia: 1981-2010).  Los datos muestran que se ha tratado del tercer febrero más cálido desde el comienzo de la serie en 1961, por detrás de los de 2020 y de 1990, y por tanto del segundo más cálido del siglo XXI.

Las cifras son alarmantes ya que el aumento inusual de las temperaturas trae consecuencias para el ecosistema en todo su conjunto. Resultaron especialmente elevadas las temperaturas mínimas, que quedaron 3,1ºC por encima del valor normal, resultando las más altas de un mes de febrero desde el comienzo de la serie, convirtiendo a este mes en el febrero de temperaturas nocturnas más bonancibles de toda la serie. Puesto que las temperaturas máximas diarias se situaron en promedio 1,9ºC por encima de las normales, unidos al valor obtenido en las temperaturas mínimas resulta una oscilación térmica diaria 1,2ºC inferior a la normal del mes.

Estos datos se observaron en todo el territorio español, pero las anomalías térmicas más elevadas se observaron en el cuadrante noreste de la península, donde tomaron en general valores cercanos a +3ºC, llegando a situarse alrededor de +4ºC en puntos del Pirineo, del sistema Ibérico y del Golfo de Vizcaya.

La información recabada por la Agencia Estatal de Meteorología muestra que la temperatura más alta del mes, entre observatorios principales, se registró en el del aeropuerto de Tenerife Sur, con 27,4ºC el día 15 de febrero, aunque esta cifra no supuso un récord. De hecho, las efemérides registradas dan cuenta de lo cálido que ha resultado el mes. Así, en tres capitales de provincia, Santander, Pamplona y Toledo, la temperatura media del mes resultó la más alta para un febrero desde el comienzo de sus respectivas series. Además, en 24 observatorios la media mensual de temperaturas mínimas diarias resultó la más alta desde el comienzo de la serie.

No sólo ha sido un mes especialmente cálido, sino también húmedo. La investigación del organismo estatal advierte que en ha habido una precipitación media sobre la España peninsular de 71 mm, lo que lo sitúa un 35 % por encima del valor normal del mes (periodo de referencia: 1981-2010). Se ha tratado del vigésimo segundo mes de febrero más húmedo desde el comienzo de la serie en 1961 y del octavo más húmedo del siglo XXI.

La precipitación acumulada durante febrero superó el valor normal en más de un 50 % en la mayor parte de Galicia, Castilla y León, oeste de Extremadura, extremo occidental de Andalucía, noreste de Castilla-La Mancha y en zonas de Navarra y La Rioja, llegando a duplicarse e incluso triplicarse el valor medio en algunas zonas. En cambio, la precipitación acumulada quedó por debajo del 50 % del valor normal en el sureste peninsular y Baleares, no llegando a alcanzar el 25 % en gran parte de Almería, Murcia, Alicante y del archipiélago balear. En Canarias se acumularon precipitaciones por encima del valor normal en Lanzarote y en el norte del resto de las islas, llegando a duplicarse el valor normal en algunos puntos, mientras que las precipitaciones fueron inferiores al 50 % de la media en el sur de las islas.

Todos estos datos parecieran ser simples curiosidades del estado tiempo, pero claramente no lo son. Se trata de los devastadores efectos del cambio climático en nuestro país que no es más que el reflejo de lo que ocurre en el mundo entero. El cambio abrupto y marcado de las temperaturas trae consecuencias negativas para la flora y la fauna, afectando y destruyendo al ecosistema. Una prueba más de que ya no hay tiempo que perder, el calentamiento global está aquí y debemos detenerlo.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top