Más de 200 millones de mujeres y niñas vivas hoy en día han sido sometidas a esta práctica aberrante. Sin mencionar las que han muerto. Se trata de una violación de Derechos Humanos completamente inaceptable. Mañana, 6 de febrero se conmemora el día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina y es una invitación a reflexionar acerca de la desigualdad de género y un llamado de atención para de una vez por todas poner fin a este flagelo.
No hay tiempo que esperar: La mutilación genital femenina debe acabar

Aunque ha habido avances en materia de igualdad de género, no podremos hablar de que efectivamente se ha logrado mientras sigan existiendo aberrantes prácticas como la mutilación genital femenina.  En un mundo en el que las oportunidades están determinadas por el género, las prácticas nocivas del matrimonio infantil, precoz y forzado y la mutilación genital femenina (MGF) despojan diariamente a millones de niñas de su infancia, su educación, su salud y sus aspiraciones. En un mundo a donde ocurren a diario estas situaciones, ser mujer es un factor de riesgo.

La mutilación genital femenina implica la alteración o lesión de los genitales femeninos por motivos no médicos y que internacionalmente es reconocida como una violación grave de los derechos humanos, la salud y la integridad de las mujeres y las niñas. Esta puede causar complicaciones de salud a corto y largo plazo, incluido dolor crónico, infecciones, sangrados, mayor riesgo de transmisión del VIH, ansiedad y depresión, complicaciones durante el parto, infecundidad y, en el peor de los casos, la muerte.

Cada día, miles de mujeres son sometidas a diversos tipos de violencia en todo el mundo. La MGF es uno de ellos y es momento de ponerle fin. Si los gobiernos y los organismos de Derechos Humanos no actúan rápido, este año más de cuatro millones de niñas y mujeres de todo el mundo corren el riesgo de sufrir mutilación genital. Lo que es más, debido a las perturbaciones provocadas por la COVID-19, podría haber hasta 2 millones de casos adicionales de MGF para 2030 que de otra manera pudieron haberse evitado.

Este parece ser el destino inevitable de muchas mujeres y niñas en todo el planeta. Generalmente la MGF se lleva a cabo entre la infancia y los 15 años. No tiene beneficio alguno para la salud, pero las consecuencias inmediatas y a largo plazo son numerosas: infecciones y cicatrices anormales, dolor debilitante, o incluso la muerte. Esto ocurre porque vivimos en sociedades a donde el sistema de opresión patriarcal ejerce un control desmedido sobre el cuerpo de las mujeres, habilitando a los varones a disponer de la vida de niñas, adolescentes y adultas.

Sin mencionar la cantidad de mujeres que ha muerto durante la mutilación o luego a causa de infecciones, más de 200 millones de mujeres y niñas vivas hoy en día en 31 países han sido sometidas a mutilación genital, aunque estudios en pequeña escala, informes de los medios de comunicación y pruebas anecdóticas sugieren que la MGF puede estar presente en más de 90 países.

Amal Ahmed, esposa y madre de una niña de 11 años y tres niños de 15, 18 y 19 años, vive en la Gobernación de El Cairo, Egipto. Cuando Amal tenía sólo 10 años, ella y su hermana fueron engañadas por su familia para que se sometieran a la MGF. A partir de esa experiencia, sus vidas nunca volvieron a ser las mismas. “Tenía sólo 10 años, pero todavía recuerdo cada momento. Sin anestesia, me obligaron a pasar por una experiencia traumática que no sólo dejó cicatrices físicas sino también psicológicas. No puedo explicar el insoportable dolor y el miedo que sentí. Gritaba muy fuerte, pero nadie parecía oírme. Mi vida quedó trastornada. Nunca pude vivir una vida normal".

Mañana, 6 de febrero es el Día Internacional de Tolerancia Cero con la Mutilación Genital Femenina y el grito es uno solo: esto debe terminar. Para promover su erradicación es necesario realizar esfuerzos coordinados y sistemáticos en los que participen las comunidades en torno a la concienciación sobre los derechos humanos, la igualdad de género, la educación sexual y la atención a las víctimas de la ablación.

Este año el Programa conjunto del Fondo de Población y UNICEF sobre la eliminación de la mutilación genital femenina y el Comité Interafricano sobre Prácticas Tradicionales (IAC) lanzan juntos el tema del 2021: "No hay tiempo para la inacción global: Unión, financiación y acción para eliminar la mutilación genital femenina". Muchos países están experimentando una "crisis dentro de una crisis" como consecuencia de la pandemia provocando un aumento de la mutilación genital femenina. Por ello, las Naciones Unidas hacen un llamamiento a la comunidad mundial para que realmente aúne sus esfuerzos por lograr un mundo que permita a las niñas y las mujeres tener voz, elección y control sobre sus propias vidas.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top