Publicado el
Este es uno de los principales datos que emerge de la encuesta más grande realizada sobre el tema, que ha sido publicada por la ONU y que busca llevar la voz de la gente a la vanguardia del debate climático. En América Latina más del 60% de las y los encuestados coincide en la importancia de la lucha contra el calentamiento global, asimismo el estudio muestra que las personas con mayor nivel de estudios son las más conscientes de la gravedad de la situación.

El cambio climático es una preocupación de la mayor parte de la población mundial, de eso no hay dudas. Sin embargo, siempre es bueno poder cuantificar los datos para luego poder presionar con mayores recursos argumentativos a los gobiernos para que tomen medidas al respecto.La encuesta climática más grande realizada hasta ahora, ya que abarcó 50 países con más de la mitad de la población mundial y 17 lenguajes, es la denominada "People's Climate Vote" (el voto de las personas sobre el clima) del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) . De esta se desprende que casi dos tercios de más de 1,2 millones de personas encuestadas en todo el mundo consideran al cambio climático como una emergencia mundial, lo que insta a tomar más medidas para abordar la crisis.

La encuesta preguntó a los participantes si el cambio climático era una emergencia global y si apoyaban 18 políticas climáticas clave en seis áreas de acción: economía, energía, transporte, alimentos y granjas, naturaleza y protección de las personas. El estudio incluyó a más de medio millón de personas menores de 18 años, un grupo clave sobre el cambio climático que normalmente no puede votar todavía en las elecciones regulares. Para garantizar llegar a la audiencia más joven, se invitó a las personas a participar a través de juegos móviles. Los resultados fueron procesados por los analistas de encuestas de la Universidad de Oxford y reflejan más de la mitad de la población mundial. Con un tamaño de muestra tan grande y una rica información sociodemográfica, el margen de error de los resultados es en promedio +/- 2%.

En términos generales los resultados mostraron que la gente apoyaba políticas climáticas amplias, más allá de la situación actual, asegura el PNUD:

  • Hubo un claro llamamiento a favor de más energías renovables en los países con mayores emisiones
  • En países con altas emisiones por deforestación y cambio de uso de la tierra, hubo un fuerte respaldo para la conservación de bosques y tierras
  • Nueve de cada diez de los países con las poblaciones más urbanizadas respaldaron un mayor uso de automóviles y autobuses eléctricos o bicicletas
  • En siete países de altos ingresos hubo un gran apoyo para que las empresas tuvieran que pagar por la contaminación

Hubo un reconocimiento muy alto de la emergencia climática entre quienes habían asistido a la universidad en todos los países, desde naciones de bajos ingresos como Bután (82%) y República Democrática del Congo (82%), hasta países ricos como Francia (87%) y Japón (82%). En América Latina y el Caribe fueron encuestadas personas de Argentina, Belice, Brasil, Chile, Ecuador, Panamá y Trinidad y Tobago. Un 63% de todas las personas coincidieron en que el cambio climático es una emergencia. El resultado es mayor entre los niños. Una mayoría sustancial (> 70%) de los menores de 18 años en Trinidad y Tobago dijo que el cambio climático es una emergencia, mientras que una sólida mayoría (entre 63 y 77%) de niños en los otros países de encuestados estuvieron de acuerdo.

Las cuatro políticas climáticas más populares en general fueron: conservación de bosques y tierras (54% de apoyo público), más energía solar, eólica y renovable (53%), adopción de técnicas agrícolas respetuosas con el clima (52%) y más inversión en negocios ecológicos y puestos de trabajo (50%). Asimismo, la encuesta también encontró un vínculo directo entre el nivel de educación de una persona y su deseo de acción climática.

Otros datos relevantes de la encuesta fueron:

  • A medida que los gobiernos planean inversiones para reconstruir las economías que emergen de la crisis de COVID-19, hay un apoyo mayoritario en casi todos los países del G20 encuestados para una mayor inversión en negocios y empleos verdes
  • La medida con menos apoyo fueron las dietas a base de plantas (30%)
  • Si bien hubo altos niveles de apoyo en muchos países para la mayoría de las políticas climáticas, es posible que se requiera más educación para generar apoyo público para la escala de la transformación requerida para abordar el cambio climático
  • Las actitudes hacia el cambio climático varían según el género y el país: Había una creencia mucho más fuerte en la emergencia climática entre las mujeres y las niñas que entre los hombres y los niños (por una brecha de más de 10 puntos porcentuales) en Australia, Canadá y Estados Unidos. Pero fue al revés en otros países como Vietnam y Nigeria donde los hombres y los niños apoyaron más la idea de la emergencia climática

El estudio también muestra que la gente apoya políticas climáticas más integrales para responder a los desafíos. Estos importantes resultados se compartirán con las y los legisladores y los gobiernos que buscan promulgar políticas para reconstruir las economías posteriores al COVID y abordar el cambio climático. El 2021 es un año crucial para los compromisos de acción climática de los países, con una ronda clave de negociaciones que tendrá lugar en noviembre en Glasgow, Reino Unido durante la 26ª sesión de la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).

¡Comparte este contenido en redes!

300x300 diario responsable
 
CURSO: Experto en Responsabilidad Social Corporativa y Gestión Sostenible
 
Advertisement
Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies