La capital se encuentra a la cabeza del ranking de ciudades, publicado el día de ayer 20 de enero, por El Instituto de Salud Global que cuantifica la mortalidad vinculada al dióxido de nitrógeno. Barcelona ocupa la sexta posición del listado de la investigación realizada a partir de los datos de 858 ciudades.
Madrid encabeza la lista de las urbes con mayor carga de mortalidad atribuida al NO₂

La emergencia medioambiental ya es un hecho indiscutible hace años. Los niveles de contaminación de Madrid son preocupantes y vasta con alejarse de la ciudad y ver el centro a lo lejos para apreciar con nuestros propios ojos la polución a la que estamos expuestos diariamente. Esto se ha hecho palpable en los datos publicados por El Instituto de Salud Global el día de ayer, 21 de enero, los cuales advierten que Madrid encabeza la lista de ciudades con mayor cantidad de muertes por contaminación.    

La capital de nuestro país se encuentra seguida muy de cerca por Barcelona, que ocupa la sexta posición, sobre una investigación realizada en un millar de urbes europeas. El trabajo de investigación, publicado en The Lancet Planetary Health, fue realizado por el Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), en colaboración con investigadores del Instituto Suizo de Salud Tropical y Pública (Suiza) y de la Universidad de Utrecht (Países Bajos).

La ubicación de cada ciudad en el listado varía en función de una serie de factores como la población, las muertes atribuibles a la polución y la esperanza de vida en cada lugar. Estos datos publicados por el Instituto de Salud Global que cuantifican la mortalidad vinculada al dióxido de nitrógeno son realmente preocupantes. Se trata de un gas tóxico producido por la quema de combustibles fósiles y que, en las grandes zonas urbanas, procede principalmente del tráfico rodado. Cuando la atmósfera impide que la contaminación se disipe, se crea una boina característica que se deposita por encima de la ciudad

Adrián Fernández Carrasco, Responsable de la campaña de Movilidad en Greenpeace España, explica que esa boina de partículas en suspensión esconde otros gases invisibles, como el NO2, que afecta a los seres vivos y que se traduce en miles de muertes prematuras. En las ciudades del top 10 de este ranking, se estima que un 6-7% de las muertes naturales tienen su origen en la exposición al dióxido de nitrógeno. Además del NO2, otra clasificación del mismo estudio compara las muertes causadas por las micropartículas PM2.5, donde predominan las ciudades de Polonia o la República Checa por el intenso uso del carbón, otro asesino silencioso. Ya sea en forma de gasolina, carbón o gas, la quema de combustibles es una amenaza a nuestra salud, a nuestra economía y a nuestro clima.

Lo alarmante es que este no es el primer llamado de atención que recibe Madrid. Numerosas investigaciones alertan sobre los niveles de contaminación preocupantes de la ciudad capital, sin embargo, a pesar de las multas y los reiterados avisos de la comunidad médica y científica, las personas siguen priorizando el uso del automóvil frente a la salud de las personas. 

El estudio de ISGlobal concluye que “muchas ciudades no están haciendo lo suficiente para afrontar la contaminación del aire y los niveles que exceden las directrices de la OMS conducen a muertes innecesarias”. Lo cierto es que aún queda mucho camino por recorrer pero la buena noticia es que no estamos comenzando de cero. Las medidas anticontaminación, aunque insuficientes, se han ido abriendo paso. Actualmente, hay más calles peatonales, la bici ha crecido en muchas urbes y las Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) van proliferando por toda Europa. Los niveles de contaminación disminuyen año tras año, y lo seguirán haciendo mientras avancemos en la descarbonización y abandonemos los combustibles fósiles.

Los datos son preocupantes y el momento de tomar medidas contundentes es ahora. La pandemia nos ha enseñado que no deberíamos vacilar a la hora de tomar medidas reales cuando la salud de las personas está en riesgo. Respirar aire puro debería ser una prioridad de salud pública.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top