Más de 40 entidades filantrópicas de nuestro país, impulsadas por la Agencia Española de Fundaciones y la Fundación Daniel y Nina Carasso, han decidido unirse para afrontar los desafíos medioambientales actuales. El reto principal es integrar la emergencia climática y la justicia social en sus programas.
Fundaciones españolas se unen para actuar frente a la crisis climática

El día de ayer, 17 de noviembre, más de 40 fundaciones españolas han presentado su Pacto por el Clima, nacido del trabajo participativo de los últimos meses de fundaciones de toda índole y tamaño, que trabajan desde ámbitos muy diversos, no sólo en temas específicos de medio ambiente.

Con este Pacto, las fundaciones españolas reafirman en mayor grado su compromiso en el actual contexto de crisis provocada por la pandemia, en un momento en el que es necesario movilizar a la sociedad para responder a los desafíos relacionados con las desigualdades, el apoyo a las comunidades, las familias, las empresas, los gobiernos y el tercer sector en la reconstrucción de una economía y un tejido empresarial más equitativo y sostenible.

Isabelle le Galo, directora para España de la Fundación Daniel y Nina Carasso, impulsora de esta iniciativa junto a la Asociación Española de Fundaciones (AEF) manifestó que “ El sector fundacional en España se ha unido de forma pionera, creando un movimiento para hacer frente a la crisis climática. En una primavera marcada por la pandemia, Fundaciones por el Clima nace para impulsar un cambio sistémico urgente, que solo podrá conseguirse si unimos nuestros esfuerzos de manera práctica y basada en herramientas colectivas”.

Este pacto es fruto de meses de encuentros, debates y puestas en común sobre cómo abordar la emergencia climática en una situación de crisis sanitaria. El pacto, estructurado en siete pilares, se erige como el documento base para impulsar un movimiento de acción y concienciación para que las fundaciones españolas activen y promuevan una lucha activa para enfrentar la crisis climática y las desigualdades que genera. Abierto a que puedan adherirse todo tipo de fundaciones que quieran firmarlo, el pacto marca diversas líneas de acción que cada entidad podrá poner en marcha de forma progresiva, según sus realidades. 

Juan Andrés García, director de Comunidad de la Asociación Española de Fundaciones, afirmó que “No hay tiempo que perder y la crisis del COVID-19 nos da la oportunidad de unirnos para abordar el otro gran desafío: el cambio climático”.  Según una encuesta realizada al sector, casi ocho de cada diez fundaciones consideran que su entidad concede gran importancia al cambio climático, pero sólo cuatro de cada diez fundaciones incluyen en sus programas acciones relacionadas con la emergencia climática. “Esto nos dice dos cosas: es el momento de actuar, y la manera de hacerlo debe ser práctica, colectiva y basada en herramientas compartidas que faciliten el camino de cada fundación”, ha subrayado Le Galo.

Tal y como las fundaciones afirman en el Pacto,“la crisis climática es, sin duda, un desafío global que entraña dimensiones de mayor alcance que las de la propia pandemia: sanitarias, de desigualdad social, económicas, educacionales, culturales, científicas, de seguridad y medioambientales". Según el IPCC, las medidas a corto plazo para abordar la adaptación y la mitigación del cambio climático pueden generar cobeneficios sociales, ecológicos, económicos y de desarrollo, que contribuyan a la erradicación de la pobreza y a medios de subsistencia más resilientes para las poblaciones vulnerables. El Pacto de las Fundaciones por el Clima y los próximos pasos de esta iniciativa, como poner en marcha acciones a favor del clima, se presentará oficialmente el 1 de diciembre en #Demos2020.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top