El Mediterráneo es uno de los destinos turísticos más codiciados del mundo y es hogar de 512 millones de personas y 17.000 especies marinas, pero paradójicamente, es uno de los sitios menos protegidos. Más de 730 toneladas de desechos plásticos son vertidos en el mar a diario y el cambio climático se ha acelerado en la región. Un nuevo informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente alerta sobre los daños en la región y la necesidad urgente de actuar.
La cuenca del Mediterráneo está en alerta roja

Las costas del Mediterráneo son uno de los destinos favoritos del mundo entero. Sin embargo, no es una zona especialmente protegida, más bien todo lo contrario. Al ser uno de los puntos turísticos más codiciados del mundo (con 360 millones de llegadas en 2017) y una de las rutas marítimas más transitadas, la región es contaminada con 730 toneladas de desechos plásticos diariamente.

Un nuevo informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) advierte que la pérdida de biodiversidad, el impacto creciente del cambio climático y la presión incesante sobre los recursos naturales podrían provocar daños ambientales irreversibles en la cuenca del Mediterráneo. La investigación concluye que, a menos que se tomen medidas urgentes y decididas para detener las tendencias actuales, la degradación ambiental podría tener consecuencias graves y duraderas para la salud humana y los medios de vida en la región.

Según los datos del informe, un 15% de las muertes en la región del Mediterráneo son atribuibles a factores ambientales prevenibles. En 2016, por ejemplo, más de 228.000 personas murieron prematuramente por exposición a la contaminación del aire.Asimismo, la cuenca se está calentando un 20% más rápido que el promedio mundial. Actualmente llega a +1.54°C por encima de los niveles preindustriales y se prevé que aumentará a +2.2°C cuando el resto del mundo alcance los + 1.5°C, el límite establecido por el Panel Intergubernamental de Expertos del Cambio Climático, para evitar una catástrofe ambiental.

La presencia de más de mil especies no autóctonas también representa una amenaza para la biodiversidad reconocida de la región. El Mediterráneo alberga a más de 17.000 especies marinas (del 4% al 18% de las especies marinas conocidas del mundo), aunque solo representa alrededor del 1% del volumen oceánico global. Ante un panorama medioambiental ya complejo, el crecimiento del turismo, la población y los patrones de producción y consumo insostenibles han llevado a la degradación costera extrema. El cambio de uso de la tierra y el mar, en particular en la costa, es perjudicial para el medio ambiente.

Gaetano Leone, coordinador de la Secretaría del Convenio de Barcelona del PNUMA, expresó que “al arrojar luz sobre los errores del pasado, los hallazgos del informe pueden orientar a un renacimiento verde en el Mediterráneo. Emprender caminos de desarrollo más ecológicos ahora puede detener las tendencias de degradación ambiental y salvar los logros obtenidos con tanto esfuerzo”. A pesar de que la costa europea tiene un Producto Interno Bruto en promedio tres veces más alto que los países del sur y este del Mediterráneo, el informe indica que la región, que alberga a más de 512 millones de personas, no está en camino de alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible para 2030.

“El futuro del Mediterráneo está en juego. En los últimos meses, el mundo se ha estado preguntando cómo será el futuro. Este es el tercer número del informe desde 2005 y muy poco ha cambiado desde entonces. Si queremos proteger el Mediterráneo para las generaciones presentes y futuras, ya no podemos permitirnos pasos parciales. Debemos embarcarnos en cambios drásticos en nuestra relación con la naturaleza”, dijo François Guerquin, director de Plan Bleu, uno de los autores del informe.

Los resultados de la investigación son realmente alarmantes y es por esto que urge encontrar soluciones que resuelvan la problemática de manera estructural. El estudio subraya la urgente necesidad de que se propongan respuestas políticas adecuadas y eficaces para aliviar la presión sobre el medio ambiente y al mismo tiempo satisfacer las necesidades urgentes de desarrollo humano.Según los autores, para crear un cambio transformador que aborde los impulsores de la degradación ambiental, hay cinco áreas de acción:

  • Incentivos y creación de capacidad: Eliminar gradualmente los subsidios perjudiciales para el medio ambiente e incentivar las opciones sostenibles, incluida la eliminación de los subsidios a las energías no renovables y la extracción de aguas subterráneas.
  • Cooperación intersectorial: Hacer que todos los sectores, no solo las agencias encargadas de la gestión del medio ambiente, compartan las trayectorias cambiantes del desarrollo y priorizar la sostenibilidad en todas las políticas sectoriales.
  • Acción preventiva: implementar medidas que eviten la degradación, que generalmente son menos costosas y conducen a mejores resultados ambientales y sociales que la limpieza y la acción curativa.
  • Fomento de la resiliencia: dirigir la acción y la inversión hacia la adaptación a los cambios ambientales proyectados, aprovechando soluciones basadas en la naturaleza.
  • Cumplimiento de las obligaciones legales: promover la adopción de disposiciones en la legislación nacional que permitan la rendición de cuentas y la acción legal, y fortalecer los mecanismos legales y administrativos involucrados en el cumplimiento, incluidos los emprendidos por los países mediterráneos en virtud del Convenio de Barcelona y sus Protocolos.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top