El avance del cambio climático, no sólo puede provocar sequías o tormentas, sino que también puede generar otro tipo de graves problemas para las personas, como son aquellas catástrofes vinculadas a las infraestructuras. Estas, suelen estar diseñadas para funcionar a largo plazo, pero no contemplan las posibles variaciones climáticas.
El cambio climático puede intensificar los riesgos de catástrofes en las ciudades

La mayoría de las ciudades cuenta con grandes obras de ingeniería con infraestructuras que permiten que se desarrollen diversas actividades indispensables. El problema está en que si bien estás han sido construidas a largo plazo, muchas veces no contemplan las modificaciones ambientales que puedan ocurrir producto del cambio climático. Por ejemplo, las centrales de carbón se diseñan para un período de 40 a 50 años, y las presas hidroeléctricas y las grandes estructuras geotécnicas para un período de hasta 100 años. Hasta la fecha, el diseño de esas instalaciones ha supuesto normalmente un clima futuro muy similar al actual. Sin embargo, un clima cambiante y los consiguientes fenómenos meteorológicos más extremos significan que esas bandas climáticas se están volviendo obsoletas, dejando la infraestructura que funciona fuera de sus niveles de tolerancia. Esto puede presentar amenazas directas a las personas y a los activos.

Un informe publicado por la agencia McKinsey realizado por un grupo de expertos en la materia, examina cuatro sistemas de infraestructura fundamentales -la red de energía eléctrica; el almacenamiento, el tratamiento y la depuración del agua; el transporte; y las telecomunicaciones- para determinar cuán vulnerable es la infraestructura mundial a un clima cambiante. En las cuatro clases principales de infraestructura, se indetifican un total de 17 tipos de bienes para evaluarlos frente a siete peligros climáticos: inundaciones de marea amplificadas por el aumento del nivel del mar; inundaciones fluviales y pluviales; huracanes/tifones y tormentas; tornados y otros fenómenos eólicos; sequías; calor (aumentos de temperatura tanto en el aire como en el agua); e incendios forestales. Cada tipo de sistema de infraestructura tiene elementos específicos vulnerables a determinados peligros climáticos; se cartografían las intersecciones de las infraestructuras de los peligros donde los riesgos se verán más exacerbados por el cambio climático.

El riesgo climático para la infraestructura es tan generalizado como diverso

En general, los expertos consideran que el cambio climático podría perturbar cada vez más los sistemas críticos, aumentar los costos de explotación, exacerbar el déficit de financiación de la infraestructura y crear efectos indirectos sustanciales en las sociedades y las economías. El informe afirma que hay una gama de vulnerabilidades únicas de los diferentes tipos de activos de infraestructura a las diferentes categorías de peligros climáticos. Pocos activos quedarán completamente intactos. En ciertos países, los cortes de energía relacionados con el calor podrían aumentar su gravedad y podrían empujar a la red a un fallo en cascada; los aviones también podrían ser puestos en tierra con mayor frecuencia, ya que tanto los aviones como los aeropuertos atraviesan umbrales relacionados con el calor. La comprensión de estas diferencias es fundamental para el éxito de la planificación.

La investigación revela dos conjuntos diferentes de riesgos relacionados con la infraestructura: directos (por ejemplo, una central eléctrica se desconecta porque se inunda) e indirectos (por ejemplo, una central eléctrica no puede transmitir energía porque las líneas de transmisión de energía se han caído). Pero las vulnerabilidades directas son sólo la mitad de la historia. El riesgo se agrava aún más por las vulnerabilidades de un activo de infraestructura específico a los fallos en los sistemas de infraestructura en los que está integrado ese activo. Estas dependencias pueden propagar el riesgo. Los expertos explican que cada sistema (por ejemplo, la energía, el agua) tiene al menos un elemento gravemente vulnerable. Debido a la interdependencia de esos sistemas de infraestructura, los activos de alto riesgo pueden representar puntos críticos de fallo para todo el sistema, causando pérdidas operacionales para todos los demás activos de la cadena y efectos de repercusión para un conjunto más amplio de instituciones y personas.

El caso de la red eléctrica es otro de los que analizan los expertos ya que esta es muy vulnerable al riesgo climático de los impactos agudos y crónicos, amplificado por componentes frágiles y una redundancia relativamente baja. Los efectos de los peligros relacionados con el clima en la red eléctrica ya son evidentes. Las temperaturas más altas reducen la eficiencia de la generación, aumentan las pérdidas en la transmisión y la distribución, disminuyen la vida útil de los equipos clave, incluidos los transformadores de energía, impulsan la demanda máxima y obligan a ciertas centrales termoeléctricas a desconectarse. Día a día, estas presiones causan un aumento de los costos de operación y una reducción de la vida útil de los activos. Es probable que los casos y los costos asociados a las interrupciones de la red eléctrica aumenten a medida que las temperaturas se incrementen. A medida que aumentan los niveles medios de calor, también lo hace la frecuencia de los episodios de calor extremo y la duración de los períodos menos graves de calor superior a la media que causan pérdidas de eficiencia. Los períodos de calor serán más calientes de lo que los sistemas están acostumbrados, lo que aumentará el grado de fallo y, por lo tanto, los tiempos de recuperación, los ingresos perdidos y los costos de reparación asociados.

El transporte es otro de los aspectos que aborda la investigación. La infraestructura de transporte está ampliamente distribuida, interconectada y puede verse afectada por peligros climáticos relativamente mínimos, lo que resulta en importantes impactos sociales. Por ejemplo, el calor extremo ya está interrumpiendo los viajes aéreos globales. En julio de 2017, aproximadamente 50 vuelos fueron puestos en tierra por razones físicas y reglamentarias cuando las temperaturas se elevan demasiado. Las aeronaves regionales son en gran medida similares a las actuales y manteniendo constante el número de vuelos regionales para aislar el impacto climático, si no se toman medidas de adaptación (por ejemplo, alargar las pistas de aterrizaje, mejorar la tecnología de las aeronaves), esto se traduce en alrededor de 200 a 900 vuelos por año en tierra para el 2030 y alrededor de 500 a 2.200 vuelos para el 2050. Más o menos pasajeros pueden verse afectados dependiendo de si las olas de calor golpean en los días de viaje más pesados (cuando los vuelos están más llenos) y de cuánto tiempo persistan las condiciones de calor.

Por otro lado, los sistemas de suministro de agua y de aguas residuales son otras de las infraestructuras que están expuestas al cambio climático. Los sistemas de abastecimiento de agua también pueden experimentar interrupciones de larga duración debido a choques agudos como huracanes e inundaciones. Dos semanas después del huracán Katrina en 2005, el 70% de las instalaciones de agua potable afectadas seguían sin funcionar. Las inundaciones también pueden dar lugar a largos períodos de recuperación. Los efectos son más dramáticos en regiones más vulnerables como puede ser África o Latinoamérica, donde la contaminación del agua potable es común, y el cólera y la E. coli causan frecuentemente brotes generalizados de diarrea después de las inundaciones. Sin embargo, los sistemas de tratamiento del agua, como las plantas de desalinización, podrían utilizarse cada vez más para limitar los efectos de la sequía. Los sistemas de aguas residuales también sufren como resultado de las crisis climáticas. Durante la sequía, las alcantarillas pueden tener un caudal inadecuado, lo que provoca bloqueos y la imposibilidad de procesar los desechos humanos. Los bloqueos llevan a la posibilidad de que los sistemas de alcantarillado se revienten en medio de las zonas urbanas. Pero la mayor amenaza para los sistemas de aguas residuales son las inundaciones, especialmente durante los huracanes.

Luego de analizar estos diferentes casos, los expertos que llevaron a cabo la investigación se cuestionan a cerca de ¿Qué se puede hacer para disminuir el impacto del cambio climático en la infraestructura mundial? En este sentido, concluyen que se prevé que la infraestructura será la más afectada por los costos de adaptación al cambio climático previstos, que se estiman normalmente entre el 60 y el 80% del gasto total en adaptación al cambio climático en todo el mundo, que podría ascender a un promedio de 150.000 a 450.000 millones de dólares anuales en infraestructura en 2050. Sin embargo, la mayoría de las estimaciones del costo de la adaptación en relación con los activos actuales son pequeñas en comparación con la escala de las inversiones en infraestructura. Las estimaciones varían considerablemente, pero el consenso sitúa el gasto de adaptación para los nuevos activos en alrededor del 1 al 2% del gasto total en infraestructura al año.

La adaptación debe adaptarse al peligro específico y a los riesgos de la infraestructura. Sin embargo, existen oportunidades para la adaptación que son relevantes para todos los sectores de la infraestructura. La forma en que evolucione la infraestructura mundial en los próximos 50 años puede ser un factor determinante del impacto del cambio climático en la civilización. Si bien lo principal es trabajar por detener el cambio climático, de manera paralela, será necesario gastar más dinero tanto en la infraestructura como en su apoyo. La falta de adaptación por no tener en cuenta el cambio climático en el diseño, la construcción y el mantenimiento de los activos de la infraestructura no sólo causará costos a los propietarios y operadores, sino que dejará a comunidades enteras expuestas y vulnerables.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top