La Asamblea General de las Naciones Unidas designó el 12 de agosto como el Día Internacional de la Juventud. Se trata de una celebración anual que busca promover el papel de la juventud en los procesos de cambio y generar conciencia sobre los desafíos y problemas a los que estos se enfrentan. En los últimos años, la juventud ha dado muestra de estar cada vez más comprometida con el medio ambiente y los problemas sociales.
La juventud está cada vez más comprometida con el medioambiente

La juventud de todo el mundo se encuentra cada vez más comprometida para una acción mundial a favor de detener el cambio climático. Numerosos son los ejemplos en todo el mundo de jóvenes que se organizan para luchar por la justicia climática, el cuidado medioambiental y diversas problemáticas sociales. Este año,  bajo el lema "La compromiso de la juventud por la acción mundial", tiene por objeto destacar las maneras en las que el compromiso de los jóvenes a nivel local, nacional y mundial puede enriquecer los procesos y las instituciones nacionales y multilaterales, así como identificar cómo mejorar significativamente su representación y participación en las instituciones políticas oficiales.

Cuando estamos a diez años para que la Agenda 2030 sea una realidad para todos; la confianza en las instituciones públicas se está perdiendo cada vez más. En el plano internacional, con el telón de fondo de un mundo cada vez más polarizado, el sistema internacional de gobernanza atraviesa actualmente una crisis de legitimidad y pertinencia. En particular, esta crisis tiene su origen en la necesidad de fortalecer la capacidad del sistema internacional para actuar de manera conjuntar y encontrar y aplicar soluciones a los problemas y amenazas del momento actual. Nos enfrentamos a algunos de los peores conflictos contemporáneos y emergencias humanitarias, como las de Siria o Myanmar, y a desafíos mundiales, como la pandemia de COVID-19 y el cambio climático.

En este contexto adverso, la participación de los jóvenes en la política formal fomenta la equidad de los procesos políticos al reducir el déficit democrático y contribuye a la creación de políticas mejor formuladas y más sostenibles. Además, puede contribuir en restaurar la confianza en las instituciones políticas, especialmente entre la juventud. Por último, los problemas actuales, como la COVID-19 y el cambio climático, requieren una acción mundial conjunta y la participación y el compromiso de los jóvenes es fundamental para abordalos de manera eficaz.

Este año, el Día se centra en fomentarla el compromiso de  los jóvenes en estas tres vías interrelacionadas:

  • Participación a nivel local o de comunidad.
  • Participación a nivel nacional (formulación de leyes, políticas y de su aplicación).
  • Participación a nivel mundial.

Respuesta de la juventud ante la COVID-19

Además de la lucha contra la emergencia climática, son muchos los jóvenes alrededor del mundo que están colaborando de manera solidaria con diferentes situaciones generadas a raíz de la pandemia. La COVID-19 afecta a todos los segmentos de la población, y los jóvenes desempeñan un papel fundamental en la gestión de esta pandemia y en la recuperación tras esta. En este contexto, hay que garantizar que los jóvenes, así como otros sectores de la comunidad y los pacientes, son tenidos en cuenta en la puesta en marcha de medidas sanitarias y no sanitarias en la  respuesta a la COVID-19.

El papel de los gobiernos, las organizaciones juveniles y los grupos de la comunidad es esencial para garantizar la difusión de información fiable sobre la salud pública. Los propios jóvenes utilizan estos días las nuevas tecnologías para difundir información sobre la salud pública de manera creativa, con vídeos sobre cómo lavarse las manos correctamente o para mostrar cómo el distanciamiento social puede salvar vidas. 

Sin dudas la juventud está movilizada y unida en la lucha por un mundo más justo en todo sentido. Una juventud innovadora está dando respuesta al virus, diversas iniciativas digitales como apps o medios de comunicación digital han ido puestas en marcha durante la pandemia. Se están desarrollando varias iniciativas para fomentar y aprovechar los esfuerzos de los jóvenes por generar y ayudar a las poblaciones en situación de riesgo o afectadas por la pandemia. Aunque la mayoría de estas iniciativas son de carácter voluntario, como las de jóvenes que van a comprar y entregar alimentos a personas mayores o en situación de riesgo, también las hay en forma de empresas sociales. Muchos centros de innovación tecnológica impulsados por jóvenes ofrecen apoyo a empresas emergentes para desarrollar soluciones efectivas para abordar la COVID-19. 

La solidaridad y la esperanza de un mundo mejor mueven a esta juventud que no deja de sorprendernos día a día.

Síguenos

Top