La costa Vasca, será el primer territorio español en contar con este tipo de instalación. Este primer prototipo a escala real de una infraestructura eólica conectada a la red, proporcionará electricidad equivalente al consumo de 2.000 hogares.España se suma, por fin, a la implantación de la energía eólica marina. La empresa pública BIMEP (Biscay Marine Energy Platform), dependiente del gobierno vasco, construirá una innovadora plataforma flotante con un aerogenerador marino de 2 MW frente a la costa de Vizcaya.
La primera plataforma eólica marina flotante será en la cota vasca

En esta iniciativa participa el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica, que tiene un 25% de participación en BIMEP.

El prototipo (Proyecto Piloto DemoSATH) se ensamblará en el puerto de Bilbao y, posteriormente, se instalará en la plataforma de ensayos de BIMEP, en un emplazamiento a 85 metros de profundidad a 2 millas (unos 3,5 km) de la costa frente al puerto de Armintza (Vizcaya).Los trabajos de la infraestructura finalizarán el próximo año con la instalación de un aerogenerador flotante. La energía eléctrica generada se trasladará a tierra mediante las infraestructuras eléctricas submarinas y toda la energía será inyectada a la red de distribución.

Una vez en funcionamiento, se prevé que inyecte energía equivalente al consumo de cerca de 2.000 hogares a través de la red eléctrica. Con este fin, se ha firmado un acuerdo con la empresa de ingeniería Saitec Offshore Technologies.Para nosotros es un gran paso adelante llevar a cabo esta demostración a escala real. Este hito quizás se puede considerar como el principal corte entre las distintas tecnologías para acceder a la comercialización”, señaló Luis González-Pinto, director de operaciones de Saitec Offshore Technologies.

“Por si esto fuera poco, hemos podido desarrollar este proyecto en casa gracias a la existencia de una infraestructura como BIMEP, dispuesta para realizar la instalación. El País Vasco cuenta con una industria muy activa en este sector y creemos que este proyecto puede ser la punta de lanza de la Industria eólica flotante vasca”.

Saitec estima que, al menos, el 70% del presupuesto de contratación de DemoSATH recaiga en la industria local. La energía eólica vive un boom en diversas partes del planeta, pero en España no se ha desarrollado apenas; al menos, más allá de la fase de prototipo. DemoSATH es el primer prototipo a escala real de una infraestructura eólica marina flotante conectada a la red en España.

El precedente en Canarias de un prototipo no conectado a la red eléctrica y que se desmontó. Hace un año se instaló en Canarias un aerogenerador (de EnerOsean) a escala 1:6 y estuvo funcionando a prueba desde mayo de 2019 y se desintaló en noviembre de 2019, pero no estuvo conectado a la red.

De la misma manera, Abra del Sardinero, en Cantabria, acogerá durante un año el aerogenerador flotante del proyecto BlueSATH (Saitec).Ésta es una plataforma marina a escala con la que se realizarán pruebas este año antes de proceder a su desmantelamiento.

El aerogenerador, de 2 MW, se situará a 2 millas de la costa vasca y 85 metros de profundidad frente al puerto de Armintza. Con este proyecto a escala real se busca adquirir el conocimiento necesario para aplicar mejoras y optimizar los futuros proyectos comerciales. Se pretende analizar su comportamiento en condiciones operacionales y extremas, así como recopilar datos sobre aspectos como su construcción, operación y mantenimiento durante un período de tres años y medio.

Los primeros 18 meses se dedican al diseño y construcción, y los siguientes dos años a su operación. Este tipo de tecnología flotante permite reducir la cantidad de material utilizado para la implantación de aerogeneradores marinos y en él se emplean técnicas de transporte por mar y montaje con logística marítima convencional.

Además, se prevé que el futuro despliegue de la eólica marina contribuirá a consolidar y potenciar la cadena de valor del tejido industrial asociado (construcción naval, astilleros, ingeniería civil o industrias electrointensivas). El desarrollo de este prototipo ha contado con una ayuda de casi 2 millones de euros de fondos europeos, así como con el apoyo financiero de la Agencia Vasca de Desarrollo Empresarial y del Centro para el Desarrollo Tecnológico Industrial (CDTI), del Ministerio de Ciencia e Innovación.

Los molinos flotantes permiten sortear el problema de la gran profundidad del fondo marino. La madurez de la tecnología eólica flotante ya es tan importante, que se espera que permita a España doblegar los principales inconvenientes técnicos que presentaba esta modalidad; esto es, la gran profundidad de las aguas de los fondos marinos peninsulares (excepto Canarias, zonas de Galicia o Catalunya).

El hecho de que la plataforma marítima continental sea tan estrecha en la mayor parte del litoral hace que los aerogeneradores deban situarse en zonas con aguas a gran profundidad, donde es imposible la cimentación convencional, a no ser que se asuman costes desproporcionados. El 92% de las áreas marinas en España hasta una distancia de 24 millas náuticas se encuentran a profundidades superiores a los 50 metros.

Ahora, en cambio, los molinos flotantes permiten sortear este escollo. El futuro prometedor de esta energía de los planes españoles de descarbonización del modelo energético y de la relevancia que han ido adquiriendo las energías renovables en los últimos años.

“Teniendo en cuenta que la mayoría de las zonas costeras en el mundo cuentan con profundidades mayores de 60 metros, la eólica marina flotante se presenta como la mejor herramienta para aprovechar todo el potencial del viento para generar energía limpia”, señalan fuentes de Saitec. La nueva tecnología eólica flotante permitirá la instalación de aerogeneradores en emplazamientos más alejados de la costa. La tecnología eólica flotante posibilita la instalación de aerogeneradores en emplazamientos más alejados de la costa, algo que antes era técnica y económicamente inviables.

La tecnología SATH (Swinging Around Twin Hull) cuenta con una barcaza de doble casco constituida por dos flotadores cilíndricos de hormigón modular prefabricado arriostrados entre sí y a unas placas sumergidas del mismo material. Cuenta con un único punto de amarre (single point mooring), que le permite alinearse con la dirección del viento para aprovechar al máximo el recurso eólico.

“Esta solución se situará como la novena tecnología instalada a nivel mundial, la quinta a nivel europeo y la tercera testada empleando hormigón en el mundo”, señala una nota informativa de Saitec. El desarrollo de este tipo de tecnologías “puede suponer una gran oportunidad para la recuperación verde de España y de la Unión Europea”, explica, por su parte, el Ministerio para la Transición Ecologica.

Europa ya es líder en potencia eólica marina a nivel mundial con 22 GW instalados a finales de 2019, frente a los 6 GW del resto del mundo. El Pacto Verde Europeo incluye en sus previsiones el objetivo de lograr la neutralidad climática. De ahí la importancia de aumentar la producción de energía eólica marina y el papel crucial que desempeñará en una economía descarbonizada.

De hecho, el pacto prevé la publicación de una “Estrategia en materia de energía eólica marina”. De este modo, se abre el camino a futuros parques eólicos marinos flotantes en España. Además, el Plan Estratégico Europeo en Tecnologías Energéticas (SETPlan) prevé consolidar el liderazgo global de la Unión Europea en energía eólica marina, identificando el desarrollo de la eólica flotante como una de las acciones prioritarias para alcanzar dicha meta.

La tecnología de aerogeneradores flotantes es novedosa a nivel mundial. Existen pocas instalaciones en servicio en el mundo, con alrededor de 65 MW en total, y se encuentran en Noruega, Escocia, Francia, Japón y Portugal. Todos estos factores abrirán camino al desarrollo de futuros parques eólicos marinos flotantes precomerciales y comerciales.

Síguenos

Top