La economía circular es una opción inteligente sin dudas. Economistas Sin Fronteras ha publicado su último dossier a donde desarrollan en profundidad la importancia de la economía circular, un modelo en auge y que ayudaría a revertir los riesgos medioambientales, de salud y calidad de vida de la humanidad derivados del patrón económico de consumo dominante.
Reducir, reusar y reciclar

Esta situación de crisis es un buen momento para repensarnos como sociedad. En esa reflexión nuestro sistema económico y el modo en el que consumimos debe ser repensado. Economistas Sin Fronteras  ha publicado su último dossier a donde nos ayuda a entender bien qué es la economía circular , en qué principios se basa, cuáles son las prioridades, qué barreras hay que superar para avanzar en esta transición de lo lineal a lo circular y qué herramientas y estrategias concretas ya se están desarrollando. En la publicación participan varios autores expertos en la temática desde el ámbito académico, la consultoría o la incidencia social e incluso desde la administración pública.

En el primer artículo, Luis Jiménez Herrero (presidente de la Asociación para la Sostenibilidad y el Progreso de las Sociedades), uno de los mayores referentes en España en materia de sostenibilidad y economía circular propone estrategias de circularidad en el corto, medio y largo plazo, donde entran en juego las diez R’s (rechazar, repensar, reducir, reutilizar, reparar, renovar, remanufacturar, reelaborar,reciclar y revalorizar) que prioricen determinados sectores y materiales críticos, superando las opciones simplistas y tranquilizadoras basadas en el “súper reciclado”.

En el siguiente artículo, Daniel Serón, de la Fundación Ecología y Desarrollo, hace un repaso del origen de la economía circular y describe las posibles estrategias que pueden ponerse en marcha para avanzar en esa transición desde lo lineal a lo circular. Insiste en la idea de que, aunque la mayoría de la gente cree que la mitigación climática sólo requiere cambiar los sistemas de energía, la clave está en los materiales y en el uso de la tierra.

Precisamente sobre esta cuestión ahonda el tercer artículo, escrito por Carmen Valor (Universidad Pontificia de Comillas), quien plantea que circularizar la economía exige que el productor asuma su responsabilidad sobre la fase de uso y retirada del bien. Y sentencia que la tecnología solo puede resolver parte del problema: “El cambio sólo vendrá si cambiamos las lógicas y los hábitos que han causado el problema”.

No basta con políticas públicas. También los actores privados deben actuar en esta transformación y cambio. El Grupo SOGRES de la Universidad Jaume I, autor del siguiente artículo, cree necesario verificar el alcance de dichas afirmaciones y su grado de veracidad. Dentro del proyecto SMART de la UE en el que han participado, han elaborado una Guía de evaluación de la sostenibilidad Saf Smart y realizado diferentes análisis sectoriales, que resumen en su aportación a este dossier.

El último artículo, resultado de un trabajo realizado en la UNED y escrito por Marta de la Cuesta (UNED y Economistas sin Fronteras), Eva Pardo (UNED) y Elena Novillo (Economistas sin Fronteras), está dedicado a analizar el papel de las entidades de economía social en la promoción y puesta en práctica de la economía circular, entidades que han sido pioneras en la implementación de estos modelos económicos, fundamentalmente en aquellos procesos orientados a la gestión de residuos y, en especial, a su reutilización.

El dossier finaliza con una serie de enlaces a informes y documentos de interés recopilados en la sección Para Saber Más, elaborada por Manuel Morales, socio y voluntario de EsF, y recomendando la lectura de un libro recién publicado y con un título muy sugerente, Economía circular-espiral. Transición hacia un metabolismo económico cerrado, que ha sido coordinado por el primer autor de este dossier, Luis Jiménez Herrero, y por Elena Pérez Lagüela.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top