El estudio Salesforce Stakeholder Perceptions Report revela que para el 75% de los consultados, el medio ambiente es la principal preocupación. Tres de cada cuatro considera que el acceso a las oportunidades de trabajo no mejora y preocupa la automatización de algunos empleos.
Un nuevo modelo de capitalismo permitiría cambiar las cosas

Salesforce ha presentado el Informe de Percepción del Accionista (Salesforce Stakeholder Perceptions Report), un trabajo de investigación en el que han participado más de 20.000 personas en 10 países, para comprender realmente cómo piensan las personas que, según el estudio, no están satisfechas con el modelo actual de capitalismo y creen que las empresas pueden desempeñar un papel clave en el tratamiento de cuestiones como el medio ambiente y el acceso a nuevas oportunidades de trabajo.

Salesforce, es la compañía líder mundial en, customer relationship management, más conocida por sus siglas CRM, que refiere a un modelo de gestión de toda la organización, basada en la satisfacción del cliente, planteó por primera vez en la reunión del World Economic Forum en Davos, por boca de su CEO Marc Benioff, que otro modelo económico es posible y muy necesario.  El compromiso de las empresas con causas sociales como la sostenibilidad y la igualdad es exponencial. Salesforce cree desde hace tiempo que las organizaciones pueden ser uno de los mayores agentes de cambio para un mundo mejor. La clave es reorientar la idea de capitalismo, que debe preocuparse por la sociedad en general y no solo por los accionistas.

El informe revela que el 73% de los encuestados reconoce que el medio ambiente va por mal camino bajo el capitalismo actual. Cambiar de paradigma es urgente y si no somos capaces de frenar el calentamiento global para el 2030, podríamos pasar un punto de no retorno, según las Naciones Unidas. Muchas personas culpan al sistema capitalista y particularmente a las empresas, especialmente de las que contribuyen al consumo de combustibles fósiles, a la contaminación de los océanos y a la deforestación.

Por otro lado, el 75% de los participantes del estudio considera que las oportunidades de trabajo no mejoran.La investigación desvela inquietud por que los títulos universitarios no se ajustan al mercado laboral y por la falta de oportunidades de formación en el puesto de trabajo. Sin embargo, lo que más preocupa es la automatización/robotización, ya que el 46% de los empleos son vulnerables, según la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). La buena noticia es que el valor humano no desaparece.

Para el director de Innovación de Salesforce, Simon Mulcahy: "La automatización probablemente sustituirá algunas de las tareas que hacemos hoy. No obstante, las nuevas tecnologías traen consigo nuevas necesidades, nuevos empleos y mejores condiciones de trabajo. Se hará aún más hincapié en las habilidades que no se pueden automatizar, como las relaciones humanas, la creatividad y la empatía".

Pensar en un mejor futuro para las generaciones más jóvenes es otra de las grandes preocupaciones que se desprende de la investigación. Sobre este punto, el informe muestra que apenas hay confianza en la contribución que las empresas pueden hacer a la sociedad, queda mucho trabajo por hacer en este ámbito. La buena noticia es que los jóvenes activistas tienen una voz más fuerte que nunca: Greta Thunberg, sobre el cambio climático; Malala Yousafzai, sobre los derechos de la mujer; David Hogg y Emma González, supervivientes de los tiroteos en Parkland, sobre el control de armas, etc. Todos están creando una masa crítica de voces que los líderes políticos y empresariales no pueden ignorar. Su influencia podría ser suficiente para dar la vuelta a la tortilla y hacer que las corporaciones se pongan al frente de un cambio necesario.

Otro aspecto a tener en cuenta es que los millennials más mayores se acercan a los 40 años y su visión del mundo va a influir en la de líderes más veteranos. Dentro de pocos años veremos cambios de cultura corporativa que marcarán puntos de inflexión incluso en las industrias más tradicionales.

Otro dato interesante es que muchos consideran que no es demasiado tarde para reinventar el concepto de capitalismo. Así lo piensa el grueso de los participantes (72%) en este trabajo de investigación. Poco a poco, los directivos están cambiando sus prioridades, tal vez impulsado por un nuevo sentido de urgencia y presión. Por ejemplo, más del 80% de los principales inversores tienen en cuenta ahora la sostenibilidad y la información sobre el impacto social para tomar decisiones, según un estudio de Deloitte.

Existen algunos ejemplos de casos de éxito, como la multinacional española de moda: Zara, que se comprometió a fabricar toda su ropa con tejidos 100% sostenibles para el año 2025. Por otra parte, Starbucks y McDonald's están experimentando con vasos reutilizables. Además, Mastercard y Mattel se encuentran entre los grandes grupos corporativos pioneros en la igualdad de género y en la concienciación sobre derechos LGTBQ.

"Es muy alentador para mí ver que la gente no ha perdido la esperanza de que las empresas seamos catalizadores del cambio. La comunidad empresarial comienza a entender que tiene otras responsabilidades sobre las cuestiones que atañen a la sociedad, como la sostenibilidad y la igualdad”, apunta Mulcahy. “En Salesforce, nos comprometemos porque sabemos que sólo juntos podemos crear un modelo mejor que funcione para todos”.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 1

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top