Deloitte ha presentado el informe Agenda 2030 de desarrollo sostenible realizado entre diciembre 2019 y enero de este año. Un capítulo especial dentro del número 55 del Barómetro de Empresas. El informe explica como los ODS están en el centro de los objetivos de las grandes empresas, el 68% de los encuestados considera que el Cambio Climático tiene un impacto financiero en su negocio.
El Cambio Climático ya impacta en la remuneración de los directivos de las empresas españolas

Los ODS parecen ser en muchos casos una mera declaración de las empresas para mejorar su reputación o porque también conforman una suerte de moda la época. Sin embargo, hay algunos de los ODS, como es el número 13, que propone tomar medidas urgentes para frenar el del cambio climático, que ya tiene repercusiones económicas fuertes.  Helena Redondo, socia de Sostenibilidad en Deloitte España, remarcó que el 23% de los panelistas de este estudio declararon tener un propósito alineado con la Agenda 2030 relacionado con aspectos ambientales y Cambio Climático.

El monográfico sobre la Agenda 2030 de desarrollo sostenible es el resultado del análisis abordado en el estudio económico Barómetro de Empresas, realizado por Deloitte y que publica el diario El País, dirigido a las principales empresas españolas dentro de cada sector de actividad, a las que se les ha presentado un cuestionario que fue cumplimentado en los meses de diciembre 2019 y enero 2020. El estudio, se ha elaborado a partir de la información arrojada sobre aspectos que aborda la “Agenda 2030 de desarrollo sostenible” en las empresas españolas.

Para hacer posible la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible es necesaria la colaboración de todos los agentes de la sociedad. Sin embargo, la involucración del sector privado, y en especial la de la alta dirección de las empresas, puede marcar la gran diferencia por el impacto de sus decisiones. A través del compromiso de las empresas con los ODS pueden multiplicarse los impactos positivos en aspectos relacionados a la concreción de los mismos.

El informe revela que las empresas están ya integrando en sus modelos de negocio acciones de impacto, como la fijación de objetivos no financieros que influyen en la remuneración variable de la alta dirección y de la plantilla. Con independencia de la existencia de una estrategia ligada a los ODS, el 45% considera que su empresa contribuye mucho o bastante a alcanzarlos, y solo un 2% considera que no influye en absoluto. El sector tecnológico (62%), financiero (60%), energético (54%) y el de Bienes de Consumo (53%) son los que concentran el mayor porcentaje de panelistas que consideran que tienen una alta contribución.

Si bien resulta difícil determinar cuál ODS es más importante o en cuál enfocarse primero, dado que todos apuntan a generar transformaciones trascendentales para la sociedad en su conjunto, sin dudas el cambio climático es uno de los más urgentes. El Cambio Climático se configura como uno de los principales retos identificados por los ODS. Así lo piensa también la Comisión Europea, tal y como ha expresado en el “European Green Deal” presentado en diciembre de 2019, y el Gobierno de España a través de su declaración ante la emergencia climática y ambiental, aprobada en el Consejo de Ministros del 21 de enero del 2020.

El Barómetro también confirma la sensibilidad a este reto, puesto que un 68% de los panelistas admite que el Cambio Climático tiene un impacto financiero en su negocio. Entre ellos destaca el sector de Energía y Recursos Naturales, y el sector de Agricultura, Ganadería, Minería y Pesca, que lo consideran alto o muy alto. Por otro lado, el 94% declara que se han integrado los riesgos ambientales en la gestión de su compañía en mayor o menor medida. De hecho, el 16% de las empresas ya invierte entre un 1% y un 2,5% de su facturación en mitigar los riesgos del Cambio Climático. Para minimizar el impacto ambiental, el 63% de los participantes en la encuesta señala que están llevando a cabo proyectos de eficiencia energética en sus compañías. Le siguen medidas tales como la sensibilización de los empleados (44%) y el desarrollo de productos y servicios respetuosos con el medio ambiente tanto en su producción como en su consumo (39%).

Tras estos resultados, se constata que las empresas son muy conscientes de la importancia de los impactos que puede tener en su negocio la inevitable transición a una economía neutra en carbono. Es tiempo de prepararnos para afrontar con éxito este enorme reto colectivo. Al parecer, ya existe cierta toma de consciencia al respecto, la pregunta ahora es ¿se tomarán las medidas necesarias para realmente afrontar el cambio climático? O ¿serán meras declaraciones?

Síguenos

Top