Según un informe, publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences of the United States (PNAS) existen formas de acelerar los esfuerzos para descarbonizar el planeta, en este sentido, construir un modelo de negocios para la energía sostenible podría impulsar la transición.
No es demasiado tarde para detener el cambio climático

Si bien a pesar de los esfuerzos por alcanzar el cero neto de emisiones de carbono para 2050, las emisiones globales siguen aumentando, un nuevo estudio explica que, descarbonizar lo suficientemente rápido como para estabilizar el clima y acelerar el planeta a cero neto depende de que todos cambiemos nuestra forma de pensar y actuar, y lo hagamos rápido. En este sentido, la investigación identifica seis " dinámicas de inflexión ", o intervenciones, que podrían actuar como catalizadores para lograr un rápido cambio social y tecnológico hacia un futuro sostenible.

Uno de los puntos centrales que destaca el estudio, es la importancia de intervenir para hacer que los combustibles fósiles sean menos atractivos desde el punto de vista económico y moral. Un cambio radical de este tipo podría generar puntos de inflexión que desvían la inversión y la demanda de los consumidores de los combustibles fósiles hacia fuentes de energía más sostenibles. Para lograr este propósito, se deberían eliminar los subsidios a los combustibles fósiles y aumentar los incentivos para pasar a sistemas de energía descentralizados y hacer que la producción de energía sea más limpia y los sistemas de almacenamiento sean más competitivos económicamente.

Por otro lado, sería importante alentar a los mercados financieros a desprenderse de los activos vinculados a los combustibles fósiles y a desviar la inversión hacia tecnologías menos contaminantes. De este modo se alentaría a los inversores interesados ​​en evitar la posibilidad de mantener 'activos varados' vinculados a los combustibles fósiles. Otra gran iniciativa es la de construir ciudades sostenibles impulsadas por energías renovables.

La información es otro aspecto de gran importancia a tener en cuenta para impulsar acciones en pos de detener el cambio climático. Divulgar información sobre emisiones de gases de efecto invernadero revelando las "implicaciones morales" de los combustibles fósiles es una estrategia central. Al mismo tiempo que fortalecer la educación climática y el compromiso. Si bien la conciencia sobre la emergencia climática está creciendo, los esfuerzos globales para reducir las emisiones de carbono no se están moviendo lo suficientemente rápido como para evitar daños irreversibles al planeta.

Pasar de los combustibles fósiles que impulsan el calentamiento global a fuentes de energía más limpias, como la energía eólica o solar, es el corazón de los esfuerzos globales para descarbonizar. Sin embargo, las emisiones de la generación de energía continúan aumentando.Una vez que lleguemos a un punto en el que la energía sostenible genere mayores ganancias financieras que el carbón y el petróleo, el mundo debería alcanzar la masa crítica necesaria para detener el aumento de los niveles de emisiones de CO2 y comenzar a revertir la tendencia.

Si bien el informe revela que construir un modelo de negocios rentable para la energía limpia es central, esto es solo una parte del desafío. El estudio también identifica la importancia de cambiar los valores y el comportamiento social. El progreso en la lucha contra el cambio climático se basa en convertir la conciencia del problema en acción. Para que esto suceda, se necesita una nueva visión del mundo que adopte una postura sostenible y respetuosa con el clima, que exija una revisión fundamental de las normas sociales, políticas y económicas existentes. Y esta nueva percepción debe ser contagiosa para que se adopte a nivel mundial.

Los desafíos climáticos que enfrenta el planeta trascienden las fronteras nacionales, lo que requiere una acción urgente por parte de la sociedad en su totalidad: la ciudadanía, los responsables políticos, las empresas y las organizaciones. Aún estamos a tiempo de actuar por el presente y el futuro de nuestra tierra.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 2

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top