El responsable global del Programa de Voluntarios en Telefónica, Carlos Palacios, ha dado a conocer el informe 'Retrato del voluntario en España' en el que se destacan ocho tendencias, sesenta experiencias innovadoras y cifras de un fenómeno creciente que suele darse en un perfil concreto, mujeres de entre 18 y 29 años, con estudios superiores y un nivel socioeconómico medio-alto. El 94% de la sociedad española considera la figura del voluntario muy importante.
Carlos Palacios: "Queremos convertir el retrato del voluntario español en un relato y poder hacer muchos más. Esto continuará"

Ante una sociedad de permanente cambio, las formas de participación social también experimentan una transformación que está obligando a las entidades sociales a reformular las estrategias y formas de relacionarse con los voluntarios y donantes. El cambio organizativo del voluntariado tiende a un modelo interpersonal, sin intermediario ni grandes instituciones detrás, que genera mayor confianza y transparencia, además de estar abriendo nuevos frentes de acción y conciencia social ligado a los medios de comunicación y las redes sociales. 

El informe 'Retrato del voluntario en España' es una investigación basada en 3.714 entrevistas realizadas a población en general, entidades de voluntariado y otros agentes sociales, así como la valoración de más de 339 iniciativas. Además, ha contado con la participación de 22 expertos de primer nivel compuesto por profesionales promotores de voluntariado en el ámbito social, educativo, empresarial, medios de comunicación, sanitario, de cooperación internacional, y académico.

Desde la Fundación Telefónica, su directora general Carmen Morenés destaca: “Confiamos en que este informe contribuya al reto expresado por el Programa de Voluntarios de las Naciones Unidas de definir y describir el inmenso y diverso conjunto de formas de voluntariado que existe en el mundo”.

Una de las principales conclusiones que se desprenden de este estudio es que existe un crecimiento y una diversificación del fenómeno del voluntariado en nuestro país, que en gran medida tiene que ver con la transformación digital, sobre todo por la irrupción de las redes sociales que han conseguido crear nuevos patrones de voluntariado espontáneos impulsados por movimientos de participación no institucionalizados. Los ámbitos de actuación más importantes y mejor valorados por la sociedad española son la ayuda a personas mayores o en situación de dependencia (25,5%), las acciones en pro de la infancia (20,9%) y las que tienen relación con personas en riesgo de exclusión social (20%).

El objetivo de este trabajo ha sido dar visibilidad al voluntariado imperceptible, obteniendo evidencias de su contribución social y económica, además de aportar las claves de hacia dónde irá el fenómeno en los próximos años, destacando ocho grandes facetas que están dando forma al voluntariado que viene:

En primer lugar, los colegios y las universidades se han convertido en uno de los escenarios más relevantes para iniciarse en la experiencia voluntaria. Por otro lado, los entornos digitales de trabajo colaborativo son una gran herramienta para canalizar el talento de forma eficiente, amoldándose a la disponibilidad de la persona voluntaria y a la necesidad de respuesta. Además, están conectados a la movilización, el binomio tecnología y voluntariado ha generado proyectos que han tenido una doble vertiente, contribuir a reducir la brecha digital y ampliar las posibilidades de acciones voluntarias.

En cuanto al relato para la transformación social, las redes han permitido democratizar el poder de emisión de los grandes relatos para el cambio social y permite la movilización de toda la sociedad en un tiempo reducido. La universalización del voluntariado está permitiendo un tejido comunitario cada vez más fuerte, a través del voluntariado en los barrios, municipios y asociaciones pequeñas. Otras de las grandes tendencias que se están viviendo es el crecimiento del voluntariado “de acompañamiento” que es el que genera el impulso solidario de una mayor parte de la población.

Las últimas tendencias tienen que ver con el tiempo libre, la convergencia entre las aficiones personales y la acción voluntaria se está convirtiendo en una de las fórmulas preferidas y la que produce mayor satisfacción. El voluntariado se valora por ser un escenario privilegiado para el desarrollo de competencias personales y profesionales.

España presenta unos datos significativamente positivos acerca del voluntariado, cuenta con 30.000 entidades activas y con una participación de más de 2 millones de personas, de las cuales el 58% son personas voluntarias. Los principales ámbitos de actuación de estas entidades son el sociosanitario en un 31.9%, la cooperación para el desarrollo en un 26,7% y el educativo en un 23,1%. De las entidades mencionadas, un 65,6% son asociaciones, mientras que el 20,7% son fundaciones.

El estudio refleja que el 68,2% son voluntarios continuos frente al 48,7% que son esporádicos, la edad media se sitúa entre 26 a 35 años con un 24,6% y de 36 a 45 años con un 25,1%. En lo que respecta al perfil mayoritario del voluntario español, este es el de una mujer de entre 18 y 29 años con estudios superiores y un nivel socioeconómico medio-alto. Cabe destacar como un reto, una mayor implicación por parte del voluntariado senior, en gran parte debido a su importante peso sociodemográfico. 

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top