Con motivo del Día Mundial del Ahorro, la Fundación Microfinanzas BBVA plantea el ahorro como un aspecto importante para superar imprevistos que puedan surgir en el futuro pero, sobre todo, para progresar, por ello trabajan para ofrecer a emprendedores con pocos recursos productos de ahorro, además de crédito y seguros, adecuados a sus necesidades. Una de las soluciones que proponen es la banca digital como una aliada para fomentar la cultura del ahorro.
Ahorrar para desarrollarse

Según el último informe 'Ahorrar para desarrollarse: cómo América Latina y el Caribe puede ahorrar más y mejor' del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en esta región se ahorra menos que en las de economías más avanzadas, cerca del 18% de su Producto Interior Bruto (PIB), respecto a un 23%. 

Desde la Fundación Microfinanzas BBVA, su responsable de Productos de Ahorro, Paloma Pérez asegura que “existen dos factores clave que ayudarían a aumentar este bajo porcentaje de ahorro en América Latina: poder hacer transacciones sin coste, y operar desde cualquier lugar; algo que para muchas personas es normal, pero que para millones en el mundo es, además de un desafío, un sueño”. Además, Pérez plantea que la banca digital puede ser una aliada para fomentar el ahorro ya que permite que un emprendedor sepa cuánto dinero tiene en su cuenta para pagar el colegio de los hijos, o realizar el pago a un proveedor sin necesidad de usar dinero en efectivo. Por todo ello, la Fundación ha puesto en marcha una aplicación de banca móvil en Colombia que facilita la gestión del dinero de los emprendedores y evita su desplazamiento hasta la oficina.

Estela Rojas, una emprendedora peruana de la Fundación explica que gracias a la formación que ha recibido, ha aprendido a ahorrar. Según ella, "ahorrar es muy importante, si no lo hacemos ¿con qué dinero vamos a ir al hospital si nos enfermamos y cómo vamos a pagar la educación de nuestros hijos?”. Esta situación se asemeja a las de más de 1.9 millones de personas que tiene una cuenta de ahorro en una de las seis entidades de la Fundación.

El departamento de Medición de Impacto Social y Desarrollo Estratégico (MIDE) de la Fundación expone el reto que supone que estos casi dos millones de clientes utilicen la cuenta de ahorro de forma continuada, eliminándose así los riesgos del efectivo debido a robos o pérdidas y fomentaría el que más personas de su comunidad decidieran ahorrar y reduciría los costes transaccionales.

Para alcanzar este objetivo, desde la Fundación imparten cursos de educación financiera a los emprendedores para que aprendan a ahorrar y puedan mejorar sus vidas. Según datos del Banco Mundial, solo el 13% de la población adulta en la región ahorra en una institución financiera, frente al 27% a nivel mundial, un porcentaje que además se reduce al 10% si hablamos de mujeres (en el mundo, un 24%) y al 11% en el caso de los jóvenes (18% a nivel mundial).

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top