Chep Brambles es una compañía que se dedica a la optimización de la cadena de suministro y que estará presente en Sustainable Brands Madrid 2019, evento que se celebrará en Madrid del 17 al 18 de octubre, y del que Diario Responsable es medio colaborador. Sandra Pina, socia de Quiero y directora general de Sustainable Brands Madrid, conversa con Juan José Freijó, director global de Sostenibilidad de Brambles desde 2015, quien cuenta la apuesta de esta compañía que ha logrado vincular su negocio a la economía circular. Con anterioridad ha desempeñado el mismo cargo desde 2010 en Chep, compañía de Brambles, aunque lleva vinculado a la misma desde 2005.
Juan José Freijó: “Hay que impulsar más modelos disruptivos que apuesten por la economía circular”

Enhorabuena, porque recientemente Barron’s Magazine, la empresa que edita el Wall Street Journal, os ha reconocido como la segunda empresa más sostenible del mundo.

¡Muchas gracias! La verdad que es un orgullo y sorpresa relativa porque llevamos muchos años trabajando en sostenibilidad, haciendo nuestro modelo de negocio circular aún más circular. Es un reconocimiento a nuestro trabajo, pero más a un modelo de negocio en el que la sostenibilidad no es algo externo sino que está unida al propósito. La verdad que lo hemos recibido con gran satisfacción porque no lo esperábamos y lo hemos celebrado internamente y con nuestros socios y aliados. Lo más importante es que nos legitima para seguir por este camino de la economía circular. 

¿Cuáles son las grandes barreras y los facilitadores para impulsar la economía circular?

Estamos en un periodo absolutamente efervescente en la economía circular. Hace 15 años no se hablaba de ella, aunque algunas empresas ya estábamos en ello. Ahora está presente en el 75% de las grandes compañías del mundo y en la legislación de muchos países. Aunque sigamos hablando de barreras y facilitadores me gusta ser optimista porque tenemos motivos para serlo, aunque este cambio no ha ocurrido de un día para otro.

Por otra parte, la gran barrera que tendríamos es que los sistemas lineales que han estado funcionando desde la revolución industrial, extraigo, fabrico y después tiro han funcionado muy bien a la hora de producir. Es un modelo eficiente y por eso hay una inercia enorme para cambiar los sistemas productivos, industriales y educativos, pero estamos viendo que el sistema no funciona porque la entrada de recursos empieza a ser limitada y la cantidad de residuos que generamos el planeta no puede absorberlos. Se puede decir que la economía circular es muy potente, pero que hay que cambiarlo con urgencia y necesitamos una disrupción.

¿Qué tipo de innovación sostenible necesitamos?

La clave es innovar en todas las eficiencias e impactos positivos que están ocultos en la cadena de valor. Ese sería el objetivo. Cuando hablamos de innovación lo primero que se nos viene a la cabeza es la tecnología y, en particular, las tecnologías de la información, que es cierto, porque la Inteligencia Artificial, el blockchain y la trazabilidad están revolucionando el sector de la logística. Lo importante es no olvidar que la tecnología es una herramienta no el fin de la innovación. La verdadera innovación es trabajar colaborativamente a través de la cadena de valor con socios y aliados diferentes. Al fin y al cabo, es una cuestión de confianza, que es imprescindible, y una vez que ya existe las posibilidades de colaboración y de destapar las eficiencias son enormes cuando la tecnología entra en juego. La tecnología puede destapar estas oportunidades o viceversa.

¿Cuál sería el moonshot de Brambles?

La verdad es que somos gente inquieta y que siempre estamos pensando en lo próximo que tenemos que hacer para estar preparados para el futuro. A nivel de cadena de suministro y logística hay un concepto disruptivo que me encanta y es el de las cadenas de suministro regenerativas, que no significan tener un menor impacto medioambiental sino un impacto que sea netamente positivo. Imagina una cadena de suministro que en vez de consumir recursos naturales, los regenere, que en vez de producir CO2 los absorba o que en vez de producir residuos plásticos los consuma para hacer objetos y bienes de consumo. Eso sería la visión disruptiva y tremendamente ilusionante.

¿Qué papel juega la comunicación en la difusión de la economía circular?

Es muy importante comunicar, darle visibilidad y decirle al mundo y a nosotros mismos como empresa que es posible apostar por la economía circular. En el caso de Brambles apostar por ella nos ha generado un modelo de negocio circular, exitoso, sostenible a todos los niveles, con el medio ambiente, en el tiempo o financieramente. Por eso nos gusta compartir nuestros avances porque puede inspirar a otras empresas y que vayan en la misma dirección. No somos los únicos que tienen un modelo de negocio fascinante, porque hay otros que lo son. Por eso hay que decir más algo que hay que impulsar más modelos disruptivos que apuesten por la economía circular.

¿Cuál sería su moonshot personal?

Estoy intentando poner mucho esfuerzo en que no haya una gran separación entre mi vida profesional y personal. A nivel profesional me creo y apuesto por la economía circular y que hay que ser más eficientes operando en los sistemas industriales, pero esto empieza en casa. Entonces estoy intentando construir una vida más circular, siendo consciente de lo que consumo, lo que compro y que seguramente lo voy a tener que desechar, pero dónde va a ir. Y esto me ha enseñado a escala más pequeña, que aunque uno sea dueño de su día a día y de su consumo existen enormes barreras que hay que superar para ser una persona que no produzca cero desperdicios.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top