Según el último Eurobarómetro, las personas encuestadas en España tienden a estar más de acuerdo con que la reducción de las importaciones de combustibles fósiles puede aumentar la seguridad energética y beneficiar económicamente a la UE (un 78% frente al 72% de media de la UE).
Nueve de cada diez españoles consideran el cambio climático un problema "muy serio"

Los españoles también tienen una mayor probabilidad de estar de acuerdo con que se debería dar más apoyo económico público a la transición a energías limpias (un 90% frente al 84% de media de la UE) y que la adaptación a los efectos adversos del cambio climático puede tener resultados positivos para los ciudadanos (un 82% frente al 70% de media de la UE).

Los datos indican que una gran mayoría considera importante que su gobierno establezca objetivos para incrementar la cantidad de energía renovable utilizada para 2030 (un 95%, por encima del 92% de media de la UE) y que proporcione ayuda para mejorar la eficiencia energética para 2030 (un 92%, por encima del 89% de media de la UE). Y lo que es más importante, el 95% de los encuestados (por encima del 92% de media de la UE) apoya el objetivo de lograr que la UE no tenga ningún impacto climático para 2050.

Además, la proporción de personas que afirman haber tomado medidas personalmente para luchar contra el cambio climático en los últimos seis meses es considerablemente superior a la media de la UE (un 79% frente al 60% de media de la UE) y se ha incrementado en 17 puntos porcentuales desde 2017. Cuando se ofrecen ejemplos concretos de acciones encaminadas a proteger el clima, la proporción aumenta hasta un 93% (igual a la media de la UE).

El número de españoles que de forma periódica utiliza alternativas ecológicas a su coche particular llega hasta el 31% (frente al 37% de media de la UE), y la proporción de personas que han instalado equipamiento en su hogar para controlar y reducir su consumo de energía es del 18% (en comparación con el 16% de media de la UE).

Respecto a las acciones que más practican, la principal es reducir y reciclar los residuos (un 84% frente al 75% de la media europea), seguida de intentar reducir el uso de artículos desechables como bolsas de plástico o empaquetado excesivo (un 59%). Además, cuando compran un electrodoméstico nuevo, el 38% señala como un factor importante el consumo más bajo de energía. Sin embargo, solo cuatro de cada 100 confiesa haber cambiado de proveedor de energía por otro que ofrezca mayor cantidad de energía procedente de fuentes renovables.

Por último, la mitad de los españoles considera que la actuación contra el cambio climático conducirá a innovaciones que harán que las empresas de la Unión Europea sean más competitivas y un 55% cree que la adaptación a los efectos adversos del cambio climático puede tener resultados positivos para el conjunto de los europeos.

 

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top