Más preocupante aún es que seis de cada diez ni tan siquiera son conocedores de que es posible adoptar un enfoque ESG al ahorrar e invertir, según un estudio de Vontobel AM, que pone en evidencia que España aún sigue muy rezagada frente a otros países europeos
Sólo uno de cada tres inversores españoles tiene en cuenta la inversión socialmente responsable

Según afirma el estudio, "sorprenden algunos datos como que los participantes de Noruega y el Reino Unido, que se suponen que están muy a la vanguardia en este aspecto, son los que tienen menos probabilidad de haber invertido siguiendo este enfoque. En concreto, un 75% y un 61%, respectivamente, nunca han oído hablar del tema. En España este porcentaje es del 55%, frente a una media del 59%". "Los datos sugieren que la industria de la inversión no ha respondido al desafío de educar a los inversores y proporcionarles productos adecuados. Los ahorradores e inversores afirmaron que sus asesores simplemente no hablaban de ESG, a pesar de su voluntad de transferir activos hacia productos sostenibles", afirma Head of Vontobel Asset Management.

El estudio demuestra que los inversores están interesados en adoptar un enfoque basado en valores, por otra parte necesitan apoyo y asesoramiento para transformarlo en un proceso de toma de decisiones financieras. En concreto, un 47% de los participantes en el estudio afirman que les gustaría recibir más información de sus intermediarios. Sólo un 17% de los participantes en esta encuesta realizada entre más de 4.600 inversores, ha recibido una propuesta de su asesor con respecto a oportunidades ESG. Este porcentaje se eleva hasta el 20% en nuestro país.

isr vontobel

Desde la gestora explican que ésta es claramente una oportunidad para que los proveedores de productos y los asesores financieros, empiecen a cerrar la brecha de conocimiento y así fomentar la inversión ESG. La necesidad existe y lo muestran algunos resultados alentadores de este informe que revela que los inversores estarían dispuestos a asignar un 47% de una cartera hipotética de 100.000 euros a inversiones que estuvieran alineadas con estos principios.

Carlos Garay, Responsable de ESG en Sabadell Urquijo Gestión, sostiene que "los aspectos ESG son algo habitual, forman parte de nuestra vida cotidiana. Puedes estar en el supermercado escuchando anuncios por megafonía sobre qué productos no contienen aceite de palma, como también pueden estar enseñando a tu hijo en la guardería a plantar árboles. Se trata de una tendencia que ya está ampliamente generalizada en la sociedad y que definitivamente ha venido para quedarse. Los intermediarios y los asesores deben aprovechar esta oportunidad.” Garay afirma que “estamos teniendo reuniones con clientes de 60-70 años de edad que empiezan a incorporar a sus hijos a dichas reuniones. A 10 años vista, esos hijos son los que dirigirán esas reuniones, y no cabe duda que estarán más enfocados a invertir bajo criterios ESG. Nosotros nos solemos enfocar en la G de ESG, y más concretamente en el engagement. Lo que nos suelen demandar nuestros clientes es que tratemos de cambiar las compañías desde dentro.”

Elena Nieto, de Vontobel Asset Management, incide al afirmar que “la vieja idea de que los factores ESG reducen la rentabilidad de las inversiones ha quedado atrás. Invertir en compañías bien gestionadas, sostenibles y respetuosas con la sociedad y el medioambiente nos aporta un grado extra de seguridad en la decisión que toman nuestros gestores”.

El estudio muestra que un 26% de los encuestados españoles consideran que las compañías que se comportan éticamente tendrán una mayor rentabilidad en el largo plazo, frente al 23% de la media. También ofrece datos optimistas como que los inversores que han optado por incorporar criterios ESG han experimentado un amplio abanico de resultados positivos. Entre ellos, los basados en valores, el deseo de tener dinero trabajando por una buena causa o evitar actividades que desaprueban. Es más, en nuestro país, el porcentaje de ahorradores que afirman que abandonarían la inversión en una compañía si no se comporta de forma ética es del 47%, por encima de la media del estudio, un 45%.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top