Con motivo del Día del Trabajador OBS Business School ha elaborado el informe "Claves para entender la conciliación laboral y familiar en España: la jubilación y la maternidad" que aborda la brecha de género en materia de pensiones de jubilación que está en torno al 40%, un riesgo elevado de que la población femenina retirada viva en pobreza y exclusión social. Bienvenidos al fenómeno de la feminización de la pobreza.
La Comisión Europea alerta sobre el aumento de la feminización de la pobreza para 2055

Nos enfrentamos a dos realidades sociales: el envejecimiento de la población y las nuevas estructuras familiares. Estas dos tendencias están demandando la necesidad de abordar de formas diferentes aspectos como la jubilación, la maternidad y la conciliación de la vida personal y familiar que están estrechamente ligados. En la Unión Europea estas cuestiones siguen siendo una asignatura pendiente, muchos de los países miembros ya están adaptándose al cambio y optando por medidas que ajustan el tiempo de cobro de la pensión a la esperanza de vida como por ejemplo la ampliación de la edad de retiro, el ajuste del periodo de cómputo y la revalorización de las pensiones.

Según el informe "Claves para entender la conciliación laboral y familiar en España: la jubilación y la maternidad", el problema del mercado laboral es la persistente brecha de género que sigue afectando en mayor grado a las mujeres, teniendo repercusiones  en el momento de la jubilación y a la hora del cobro de las pensiones. Este colectivo no ha podido acceder tradicionalmente a las pensiones contributivas, porque los tipos de empleos que han desempeñado pertenecen a sectores de la economía informal, del sector servicios y de cuidados, optando generalmente por pensiones no contributivas. Otro rasgo a tener en cuenta del tipo de empleo, son las jornadas reducidas o las excedencias que las mujeres escogen para llevar a cabo cuidados informales o dedicarse a su vida familiar lo que empeora su acceso a pensiones. 

La previsión de la Comisión Europea es que para el 2055 la brecha de género crezca hasta el 49%. El objetivo principal de la conciliación de la vida laboral, familiar y personal es desarrollar la actividad laboral sin que por ello la persona tenga que dejar de lado aspectos esenciales para su desarrollo individual en las distintas facetas de su vida. Pero también otro objetivo esencial de la conciliación es la reducción de la desigualdad que tradicionalmente ha existido entre hombres y mujeres en el acceso al mercado laboral. Las mujeres se ven más afectadas a la hora de incorporarse y mantener un puesto de trabajo, traduciéndose en una desigualdad estructural que alimenta la precariedad laboral con menores retribuciones y escasas posibilidades de promoción.

Por lo tanto, la conciliación de la vida laboral, familiar y personal no sólo hace referencia a generar normativa y medidas para la igualdad entre géneros, también quiere incidir en una educación encaminada a la modificación de los roles y las representaciones socioculturales de mujeres y hombres en los ámbitos familiares y domésticos, así como en el ámbito laboral. Según el informe, se percibe una tendencia clara, para las mujeres es más importante una buena conciliación laboral (59%) que para los hombres que valoran más un contenido laboral interesante (37%).

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top