Fundación SERES ha elaborado un informe en colaboración con empresas y entidades sociales para abordar el reto del envejecimiento de la población desde el ángulo empresarial. Este reto está a punto de convertirse en una de las transformaciones sociales más significativas del siglo XXI, con consecuencias para casi todos los sectores de la sociedad
Envejecimiento de la población, el nuevo reto empresarial

Líderes innovadores y visionarios pertenecientes a empresas de sectores muy diversos junto a la administración pública, las entidades sociales, los políticos y ciudadanos deberían alinearse alrededor de una visión compartida para generar soluciones porque el envejecimiento es un reto para todos. 

La Fundación Seres ha elaborado el informe ​"Envejecimiento de la población. Un reto social y empresarial" que tiene como objetivo anticiparse en el ámbito empresarial de la RSE, recogiendo los retos que va a plantear el envejecimiento de la población a la sociedad y a las actividades que las empresas van a desarrollar. Para la elaboración de este informe, la Fundación ha contado con la colaboración de destacadas empresas y entidades sociales como EY, Ferrovial, Fundación Adecco, Orange, Repsol y Cruz Roja. 

El envejecimiento es beneficioso sí las empresas son capaces de ener en cuenta este colectivo de personas en el desarrollo de sus productos y servicios porque no supondrán un coste económico y no serán fuente de desigualdad. Al contrario, sí las empresas no son capaces de identificar y prevenir a tiempo, este reto puede convertirse en una causa de desigualdad y suponer un coste para la sociedad y para el Estado. Con este trabajo, el objetivo no es abordar el reto que tiene por delante el Estado (atención a la dependencia, renta, pensiones, etc.), lo que se pretende es llamar la atención sobre el reto del envejecimiento que requerirá la colaboración de diferentes actores para encontrar una eficaz respuesta. 

En España, el envejecimiento de la población es una realidad muy palpable, cada día está teniendo más peso en la vida social y económica. Según las previsiones del INE, en cuestión de un par de años, el 20% de los españoles tendrá más de 65 años. En 2030, el porcentaje aumentará al 25% y en 2050 llegará al 35%. España se situará como el segundo país más envejecido del mundo, por detrás de Japón.

Diferentes informes ya han analizado este fenómeno, pero pocas son las empresas que se han detenido a analizar este reto demográfico y su impacto social.​ En este estudio, se muestra los diferentes retos que plantea el envejecimiento de la población y las oportunidades para las empresas que ofrece su gestión, así como las líneas de trabajo que se podrían abordar desde la perspectiva de la RSE.

Los costes del envejecimiento son altos, pero las soluciones que pueden aportar las empresas a este reto son clave: innovación y accesibilidad global como vía de trabajo. Las empresas deben pensar en soluciones holísticas, en un trabajo en red, en una colaboración y una cooperación entre operadores diferentes como la administración, las empresas, las entidades sociales, y los usuarios, teniendo como resultado de esta suma de cada una de las herramientas desarrolladas por estos operadores, un efecto multiplicador.​

El envejecimiento de la población se sentirá en todas las empresas, pero ¿a qué sectores afectará más? Será más evidente en sectores como el sanitario, la banca, aseguradoras y el tecnológico. 

Las empresas del sector sanitario deberán adaptarse a la creciente demanda privada. El sector público deberá buscar nuevas fórmulas para facilitar esta atención a los ciudadanos. Al alargarse la esperanza de vida las personas se enfrantarán a nuevos problemas de salud.​ Se trabajará la prevención de la salud y la mejora de los síntomas o situaciones de discapacidad provocados por el empeoramiento del estado de salud.

En el sector bancario, al alargarse la esperanza de vida los ciudadanos deberán articular nuevas fórmulas para ahorrar y disponer de rentas en la última etapa de su vida. Las personas mayores dispondrán de un periodo de vida en el que gozarán de buena salud, por esta razón también querrán disponer de renta para mantener hábitos y estilo de vida similares a su etapa en la vida activa.

El sector tecnológico será clave en la gestión del envejecimiento, tanto en la salud como en lo social. En el ámbito de la salud, se deberá facilitar la prestación de servicios generando economías de escala que permitan atender a una población cada vez mayor. En lo social, se deberá trabajar por evitar que cada generación se encuentre ante una nueva brecha digital. Se tiene que pensar y desarrollar servicios sociales orientados a cubrir carencias de las personas mayores.​

 

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top