El director de B Lab Spain destaca cómo la comunidad B Corp "aspira a generar un cambio transformador en nuestra propia concepción de la función social de la empresa". Este movimiento no cesa de crecer en España. Según los datos recogidos en la Memoria 2018, en tan solo 5 años se han unido a la comunidad B Corp casi 60 empresas activas en España de 12 sectores distintos.
Pablo Sánchez: "hacer las cosas bien, ser viables y generar un impacto positivo está al alcance de cualquier empresa"

B Corporation es un movimiento global de personas que utilizan la fuerza de las empresas para resolver los problemas sociales y ambientales del siglo XXI. A diferencia de las empresas que sólo persiguen fines económicos, las empresas con la certificación B Corp cumplen con niveles elevados y verificados de desempeño social y ambiental, transparencia pública, responsabilidad legal y compromiso de impacto positivo.

A la pregunta de ¿por qué es necesario el movimiento B Corp? Pablo Sánchez afirma que la respuesta es simple: "necesitamos un nuevo sistema operativo que evolucione el modelo capitalista actual. La doctrina dominante basada en la primacía de los intereses de los accionistas requiere una reforma para poder dar respuesta a nuestros retos globales y evitar las crisis causadas por la desigualdad creciente y la degradación ambiental, que están creando un riesgo sistémico inaceptable".

Esta es una de las razones spor la que B Lab ha desarrollado una plataforma digital para ayudar a las empresas a medir y gestionar su impacto social y ambiental. La herramienta ya está siendo utilizada por 1.439 compañías españolas. Con ella, las empresas pueden evaluar, comparar y mejorar su desempeño social y ambiental. De entre las empresas españolas que han utilizado la herramienta, sólo un 3% ha logrado superar el estándar necesario para obtener el certificado B Corp. Entre ellas, hay firmas de gran renombre internacional como Patagonia, Ben & Jerry’s, Danone, Veritas o Holaluz. Esta implicación creciente del sector privado en la medición y la gestión del impacto responde a la demanda social de un mundo empresarial más inclusivo y sostenible. De hecho, el 66% de los consumidores pagarán más por productos y servicios sostenibles en los próximos años, según datos de Nielsen.

Compañías B Corp como Ecoalf, Triodos Bank e Impact Hub Madrid han expresado esta mañana en un encuentro empresarial en Madrid su compromiso como actores capaces de mejorar la vida de la personas y el planeta a través de los servicios y productos que ofrecen. Como subraya Antonio González, CEO de Impact Hub Madrid, “el impacto es un elemento central de nuestra actividad, como se refleja en nuestro propio nombre. Buscamos influir positivamente en las personas y en la sociedad a través de la innovación en las formas de trabajo y en la creación de valor social y económico. Somos conscientes del papel transformador que tienen las empresas”. Y lo cierto es que la ciudadanía, cada vez más consciente de que con sus decisiones de compra puede contribuir a crear una economía más humana, está dispuesta a premiar su compromiso: según datos de CircleUp/Helio, las B Corps han triplicado su crecimiento de ventas respecto al promedio de su sector.

Con más de 2.750 B Corps en 60 países y 130 sectores, el movimiento empresarial B Corp no solo responde a estas demandas crecientes de la población, sino que a través de la certificación B Corporation garantiza que este nuevo tipo de empresas generan un cambio positivo en la sociedad y en el planeta a través de su actividad. “En Ecoalf, trabajamos por cambiar el modelo de negocio del sector de la moda, demostrado que es posible hacer moda siendo respetuoso con el planeta, a la vez que animamos a nuestros clientes a ser parte del cambio a través de nuestro mensaje #becausethereisnoplanetB”, constata Carol Blazquez, Directora de Innovación y Sostenibilidad de Ecoalf. Las compañías B Corp están obligadas a cumplir con altos estándares sociales y ambientales y a modificar sus estatutos legales para que los empleados, las comunidades y el planeta sean tan importantes como los accionistas en la toma de sus decisiones.

Sandra Castañeda, directora de desarrollo corporativo de Triodos Bank, primer banco certificado B Corp, explica que “el banco nació en los convulsos años 60 buscando cómo podíamos cambiar la vida de las personas desde el sistema financiero. La rentabilidad para Triodos Bank es necesaria, pero desde el propósito de lograr el impacto social positivo, poniendo el bienestar de las personas en el centro. Ponemos a funcionar el dinero en la misma dirección del interés de las personas para desarrollarse, por eso, desde hace unos años, estamos además dando la mano a otras organizaciones y stakeholders haciendo incidencia para cambiar las finanzas y que éstas estén al servicio de las personas y posibilitar la transición ecológica, como motor que active a los sectores”.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top