Estos espacios reúnen a trabajadores de la tierra, pastores de ganado o pescadores para aprender cómo moverse hacia prácticas de producción más sostenibles, mediante una mejor comprensión de agro-ecosistemas complejos y una mejora de los servicios ecosistémicos. Esta iniciativa de la FAO está implementada en 90 países y ha beneficiado a cuatro millones de personas.
Escuelas de campo para agricultores: las historias de Arouna, Asma y Christine

Las escuelas de campo para agricultores (ECA) iniciaron su andadura en Asia a finales de los años ochenta. Su enfoque, aprendizaje centrado en las personas con métodos participativos, facilita el empoderamiento de las personas, los hogares y las comunidades. Los participantes aprenden a mejorar sus habilidades observando, analizando y probando nuevas ideas en sus propios campos; de ese modo contribuyen a mejorar la producción y los medios de vida.

Cada ECA incluye al menos tres actividades: análisis de agroecosistemas, una actividad grupal dinámica y un tema del día. La actividad dinámica grupal se centra en la creación de equipos cohesionados (team building) y las habilidades organizativas, mientras que el tema del día incluye por lo general información técnica, normalmente relacionada con la agricultura, pero que puede incluir cualquier otra cuestión que sea de interés para los miembros del grupo. 

La mejor forma de describir sus efectos reales es a través de la experiencia de tres personas que han participado en ellas, cuyos relatos han sido recogidos por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Estas son sus historias.

Asma vive con su familia en Safi, al sur del Mar Muerto en Jordania. Cuando tenía 24 años, ella y su hermano fueron invitados a unirse a un grupo de ECA sobre producción de tomate. Asma era una de las dos mujeres que había en ese grupo. Sus habilidades mejoraron con rapidez, y  descubrió que podía expresar sus opiniones de forma más clara y comunicarse de manera más abierta con otros miembros del grupo, la mayoría de los cuales eran hombres. Tras formar parte de la ECA durante tres años, pasó a ser instructora de la escuela. Otras siete campesinas se iniciaron en la agricultura con su ayuda, que se convirtió en un modelo para ellas. Sus hermanas, Zeinab y Wisal, se unieron también a este grupo de mujeres de la ECA.

Arouna reside en Tambacounda, en el sureste de Senegal, donde dos tercios de la población viven por debajo de la línea de pobreza en comparación con el promedio nacional de menos del 50%. Arouna y su esposa se unieron a la ECA local en 2015. Explica que le está ayudando a comprender lo importante que es conocer a los demás, a comunicarse y buscar consensos: “uno de los principios básicos de la ECA es que una decisión debe tomarse en conjunto”. Este principio de construir comunidades más sólidas es un objetivo prioritario de las ECA. 

Christine vive en la región semiárida de Karamoja, en el noreste de Uganda. Su esposo falleció hace tiempo y ella se ocupa de sus seis hijos. La agricultura siempre ha sido la fuente principal de sus limitados ingresos. "Vivir del campo era difícil. A veces me encontraba sin semillas cuando llegaban las lluvias. Y la gente no estaba muy dispuesta a ayudarme, porque sabían que tendría dificultades para devolverles el dinero", explica. Se unió a su grupo ECA en 2011: “no solo aprendí cómo planificar mejor mis actividades, sino también cómo entender el momento adecuado para la siembra, cómo usar menos semillas para un mismo resultado final y cómo establecer una estrategia de comercialización". Y además resalta que "no solo tenemos nuestro huerto que nos garantiza unos ingresos notables, sino que también usamos un sistema rotatorio en el que todo el grupo trabaja de forma conjunta en el campo de una persona y luego en el de otra". Hoy, Christine es un punto de referencia en su zona. Acuden a ella para pedir consejo y asesoramiento. Y ha conseguido que sus seis hijos estén estudiando en internados en localidades cercanas: "la educación es tan importante. Mis hijos quieren estudiar, por lo tanto, estudian. Cuando tienes formación, siempre encuentras trabajo".

 

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top