Publicado el
La Comisión Europea ha llegado a un acuerdo que refuerza los derechos de los consumidores ante los abusos. Habrá sanciones más duras vinculadas al volumen de negocios anual de las empresas y las autoridades en materia de consumo tendrán el poder suficiente para castigar a los tramposos.

Esta iniciativa llega, en parte, como respuesta a malas prácticas que han tenido un impacto masivo en todo el bloque, tales como el escándalo de las emisiones de automóviles en 2015 (que provocó que la UE endurezca sus normas para unos vehículos más seguros y más limpios), las masivas cancelaciones de vuelos en 2017, y la contaminación de leche para bebés en Francia (que también afectó a otros países), según recuerda la oficina de la Comisión Europea en España. El nuevo acuerdo posibilitará que las entidades cualificadas realicen reclamaciones representativas en nombre de los consumidores y reforzará las facultades sancionadoras de las autoridades de los Estados miembros encargadas de su protección. Además, ampliará la protección de los consumidores cuando estén conectados a Internet y aclarará el modo en que la legislación de la Unión Europea prohíbe las prácticas engañosas.

Vĕra Jourová, comisaria de Justicia, Consumidores e Igualdad de Género, ha señalado que "En un mundo globalizado, donde las grandes empresas tienen una enorme ventaja sobre los consumidores individuales, es preciso igualar las posiciones. Las reclamaciones representativas, de tipo europeo, aportarán una mayor equidad a los consumidores, no mayores negocios para los bufetes de abogados. Y con sanciones más duras vinculadas al volumen de negocios anual de las empresas, las autoridades en materia de consumo tendrán el poder suficiente para castigar a los tramposos. Engañar no debe salir barato".

Y el vicepresidente primero, Frans Timmermans, ha declarado: "El nuevo acuerdo adoptado tiene como objeto lograr un mercado único más justo que beneficie a los consumidores y a las empresas. Hemos establecido un derecho de reclamación colectiva a escala europea para los grupos de consumidores que hayan sufrido un perjuicio, como ha ocurrido recientemente, con salvaguardias apropiadas de modo que quede excluido cualquier uso indebido". Y ha aclarado que los consumidores sabrán a quién están comprando cuando lo hacen online y en qué casos los vendedores han pagado para figurar en los resultados de las búsquedas. "Una mayoría de comerciantes juegan limpio y se les aliviarán las cargas, y los pocos comerciantes que deliberadamente abusen de la confianza de los consumidores europeos serán sancionados con multas más duras", ha sentenciado.

Básicamente, este acuerdo supondrá dos grandes ventajas para el consumidor. Por un lado, habrá mucha más transparencia en las compras por Internet que hará que sean claramente informados de si están comprando productos o servicios a un comerciante o a un particular y que sepan si los que aparecen primero en los resultados de las búsquedas han pagado por ello. Por otro, tendrán los instrumentos necesarios para ejercer sus derechos y obtener una compensación, por ejemplo, presentar reclamaciones colectivas ante los tribunales, una opción que hasta ahora no existe en todos los países de la UE. Y con una ventaja añadida y es que las reclamaciones representativas no estarán abiertas a los bufetes de abogados, sino solo a entidades, como las organizaciones de consumidores, sin ánimo de lucro y que cumplan criterios de elegibilidad estrictos, supervisados por una autoridad pública, de modo que evitan el riesgo de litigios abusivos.

 

¡Comparte este contenido en redes!

Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies