La entidad pública que gestiona el servicio municipal de agua de Valladolid desde el 1 de julio de 2017 acaba de aprobar su plan de RSE en el que también se compromete a reducir al mínimo los efectos de las aguas residuales perjudiciales en el medio ambiente para satisfacer las necesidades actuales sin comprometer las de generaciones futuras.
RSE.- Aquavall se compromete a mantener precios del agua aceptables

El plan de RSE de Aquavall contempla tres objetivos: ser líderes en responsabilidad y sostenibilidad en el sector del agua; integrar la responsabilidad social como modelo de gestión empresarial más allá de la calidad y lograr la consolidación de un modelo basado en una visión a largo plazo que asegure la creación de valor para todos los grupos de interés, teniendo en cuenta criterios ambientales, sociales y reputacionales.

En su documento, recuerda que la nueva Ley de contratos del sector público, que entró en vigor el pasado 9 de marzo, obliga a las empresas licitadoras a cumplir requisitos concretos sobre igualdad de género, condiciones laborales justas, consumo de comercio justo o eficiencia energética; estableciendo como criterios para concursar los que aparecen el cuadro siguiente. Y subraya que “se entiende que si el sector público establece estos criterios, las empresas públicas con más motivo deben implantarlos”.

Su nuevo plan de Responsabilidad Social consta de 4 pilares de actuación. Por un lado, el compromiso de gobierno responsable, lo que implica una conducta ética e íntegra, calidad e innovación, mejores prácticas en gobierno corporativo, transparencia e información a la ciudadanía y relación con los grupos de interés. Respecto a las personas, se compromete al desarrollo profesional de su equipo humano y a hacer que todos los abonados al servicio sean parte de sus proyectos.

En cuanto a la comunidad, el documento señala que el agua debe reconocerse como un derecho humano y un recurso escaso. Además, se compromete con la educación ambiental y con la promoción y el apoyo de actividades culturales relacionadas con el agua. Finalmente, el pilar referido a la sostenibilidad tiene dos aspectos: difundir la relación del agua con los hábitos saludables y defender el agua del grifo ya que, “una botella de plástico tarda 400 años en desaparecer. Reducir el consumo de plástico, por ejemplo en el agua embotellada es una medida que favorece la responsabilidad con el medio ambiente”.

Otra de las cosas que señala es su contribución al desarrollo de una ciudad más sostenible en el que los ciudadanos tienen su protagonismo. Para ello, “nos proponemos que todas nuestras actividades de innovación se basen siempre que sea posible en recursos de conocimiento libre, de manera que puedan contemplar sin trabas la

liberación gratuita de todo el conocimiento generado a la sociedad”, dice.

¡Comparte este contenido en redes!

Síguenos

Síguenos en Twitter Síguenos en Facebook
Top