Más del 70% de las empresas del IBEX 35 incluye un compromiso expreso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) en sus memorias de sostenibilidad. Los más trabajados por las empresas españolas son los relacionados con la igualdad de género (ODS 5), el trabajo decente y el crecimiento económico (ODS 8) y el de salud y bienestar (ODS 3). Pero, ¿qué sucede con el 16? El de paz, justicia e instituciones sólidas
La importancia para las empresas del ODS 16

Las empresas suelen ver éste objetivo como muy utópico, les cuesta encajarlo y tienen dificultadas para encontrarle el potencial de negocio. Sin embargo, es uno de los que más les preocupa. Tanto a ellas como al resto de sociedad. “Tiene una importancia vital, si no se contribuye al objetivo 16 no se conseguirán los otros. Parece idealista, pero no lo es.”, explica Ana María Salazar, asesora de género del Fondo ODS. Un ODS que tiene que ver con la lucha contra la corrupción y la promoción del estado de derecho, asuntos que preocupan mucho a la ciudadanía global. “Las compañias juegan un papel vital en la promoción de la estabilidad en los países donde trabajan, así como en la mejora de las condiciones necesarias para construir instituciones y comunidades más sólidas", subraya Salazar.

Las corporaciones deben crear las condiciones necesarias para la toma de decisiones inclusivas que mejoren el estado de derecho. Así y con la lucha contra la corrupción, tienen un rol fundamental para lograr el ODS 16. Esta es una de las principales conclusiones del informe Empresas y ODS 16: Contribuyendo a sociedades pacíficas, justas e inclusivas. Un documento publicado por el Fondo ODS en colaboración con su Grupo Asesor del Sector Privado, la Facultad de Derecho de la Universidad de Pensilvania y con el apoyo legal especializado de la firma de abogados McDermott Will & Emery. El estudio examina cómo el Objetivo de Desarrollo Sostenible 16 es relevante para el sector privado y analiza el vínculo entre la paz y la Agenda 2030 del Desarrollo Sostenible.

“No es un objetivo alejado de la realidad empresarial. Las compañías tienen una labor muy importante en el lugar en el que operan. Pueden ser capaces de crear escenarios de buenas practicas,”, subraya Lucila García, subdirectora general de la Fundación SERES. Hay empresas que trabajan en países en los que los derechos humanos están limitados, su sola presencia y sus acciones de lobby pueden motivar al cambio. El informe señala que el sector privado tiende a ver el ODS 16 como una competencia de los actores gubernamentales, o como una preocupación relacionada principalmente en áreas de conflicto. Por ello, expone la necesidad de identificar áreas concretas de acción para que las empresas se comprometan a alcanzar el ODS 16, desde medidas anti-corrupción, a políticas inclusivas de contratación, pasando por el fortalecimiento de los servicios de justicia y el Estado de Derecho.

Un ejemplo de actuación del sector privado con este Objetivo de Desarrollo Sostenible es el de la Fundación Microfinanzas BBVA. Tal y como expone el informe, el trabajo de esta Fundación apoyando el proceso de paz en Colombia, donde contribuye a que los desplazados por el conflicto armado puedan empezar de nuevo gracias al acceso a servicios financieros, es una muestra de cómo actuar desde el ámbito empresarial. Las empresas que respaldan el ODS 16 a menudo ponen el foco en prevenir la corrupción y eliminar comportamientos corporativos que puedan influir negativamente en la paz. Pero el sector privado también tiene la responsabilidad de apoyar y habilitar las condiciones que permitan la adopción de decisiones inclusivas, fomentar una oposición abierta a la corrupción y mejorar el apoyo al estado de derecho, detalla el informe. “Los ODS son una oportunidad magnífica para encontrar oportunidades de negocio solucionando retos sociales”, concreta la representante de SERES. Y no lo olvidemos: sin paz y justicia no hay crecimiento.

¿Qué es el Fondo de los ODS?

Parte del Fondo de los Objetivos de Desarrollo del Milenio que lanzó España en el 2007 para alcanzar los ocho objetivos de desarrollo humano propuestos por las Naciones Unidas. Lo anunció Felipe VI en 2014 como un mecanismo permanente de Naciones Unidas para el logro de la Agenda 2030. Una iniciativa del Gobierno de España a la que ya se han sumado más de 20 países y que ha permitido mejorar la vida de más de 3 millones y medio de personas.

El Fondo de los ODS se guía por estas cinco premisas: participación de múltiples agencias de la ONU, fondos de contrapartida, los países lideran su propio desarrollo, máxima transparencia financiera y compromiso del sector privado. Para esto último, el Fondo ODS cuenta cuenta con un Consejo Asesor del Sector Privado, compuesto por empresas líderes de diferentes sectores y todo el mundo. Algunas de estas compañías son Ebro Foods, Ferrovial, Fundación Microfinanzas BBVA y la Fundación Seres. “España debe estar muy orgullosa. Este Fondo de los ODS es uno de los pasos más importantes en cooperación española de los últimos años con resultados muy positivos”, indica Ana María Salazar.

@ignaciocayetan

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Empleo RSE

Top