A pesar de haber tenido un encuentro con Rajoy, el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont ha vuelto a asegurar que los catalanes irán a las urnas para votar si quieren o no la independencia. Se desconoce qué pasará. Pero Cataluña ya está moviendo sus fichas en Responsabilidad Social
Cataluña tiene un plan para la independencia, y otro para su RSE

La Dirección General de Cooperación al Desarrollo de la Generalitat está desarrollando un plan para la promoción de la política de internacionalización responsable de la empresa catalana. Así lo ha confirmado Raül Romeva, consejero de Asuntos Exteriores de Cataluña, en un reciente encuentro sobre empresas y derechos humanos celebrado el Palacio del Parlamento de Cataluña, cuyo objetivo era abordar el impacto de las empresas sobre los derechos de las personas y del medio ambiente.

Fue en la clausura del acto, cuando Romeva explicó que el objetivo de su departamento es poder tener a punto esta estrategia en julio. Ésta incluirá los trabajos que deben permitir desarrollar el centro de estudio y de evaluación sobre los impactos de las empresas catalanas con inversiones en el exterior. El consejero indicó que dicho documento recogerá un código ético de protección de los derechos humanos, de la igualdad de género y mecanismos concretos para garantizar la protección de los defensores de los derechos humanos. En noviembre de 2016, el Parlamento catalán aprobó la resolución 359 / XI que instaba al Gobierno de la Generalitat a iniciar los trabajos de creación de este centro de estudio en el plazo de 8 meses.

Para poner en marcha esta estrategia Romeva explicó que se contará con la participación de todos los actores implicados: ONG, empresas, departamentos, sindicatos y otros actores que pueden ser claves, como las Cámaras de Comercio. También se creará un grupo de trabajo interno del que formarán parte el departamento de Asuntos Exteriores, a través de la Dirección General de Cooperación, y del departamento Empresa y Conocimiento, y se ha propuesto al Consejo de Cooperación al Desarrollo que el Grupo de Trabajo de Sensibilización a las Empresas del mismo Consejo sea mientras tanto un espacio de consulta del Gobierno en este ámbito.

El seminario abordó el proceso que se está llevando a cabo en Cataluña para analizar el impacto de las empresas catalanas que operan en el exterior con la mesa redonda "Las empresas catalanas como marca de país: el caso catalán". Felipe Daza, miembro del grupo de trabajo catalán sobre Empresas y Derechos Humanos de Lafede.cat y la Mesa Catalana por la Paz y los Derechos Humanos en Colombia, emplazó al gobierno de la Generalitat a " ir al grano " en la creación del centro de estudio y evaluación del impacto de las empresas catalanas en el exterior, que considera una " gran oportunidad para Cataluña para convertirse en un modelo a nivel global ". LaFede.cat propone que este centro debería tener como funciones la inspección a las empresas, el apoyo a las víctimas de violaciones de derechos humanos para acceder a la justicia efectiva y el establecimiento de mecanismos sancionadores. El grupo de trabajo catalán sobre Empresas y Derechos Humanos agrupa 120 organizaciones de la sociedad civil y ha recogido las demandas de comunidades afectadas por violaciones de derechos humanos de diferentes puntos del mundo.

En la misma sesión, el catedrático Antoni Pigrau, director del programa "Conflictos armados: derecho y justicia" del ICIP, presentó la propuesta de creación de un código ético de respeto de los derechos humanos por parte de las empresas catalanas que operan en el exterior - un proyecto encargado por parte de la Agencia Catalana de Cooperación del Desarrollo en la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona-, mientras que la directora de Business and Human Rights, Maria Prandi, explicó el proceso de elaboración de un Plan de Acción Nacional sobre Empresas y Derechos Humanos a nivel español.

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 1

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Síguenos

Top