Jornadas de trabajo interminables, raramente se cotiza a la Seguridad Social y en todas las fábricas se practica el “no sindicalismo”. Estas son algunas conclusiones que CCOO apunta después de haber viajado por novena vez a China y visitar los principales proveedores chinos de Tempe, la filial de Inditex
RSE.- Los proveedores chinos de calzado de Inditex incumplen los estándares de trabajo decente

"China 2016, una nueva aproximación sindical”, así se titula el informe realizado por Isidor Boix y Víctor Garrido, coordinadores de IndustriALL Global Union para la aplicación del Acuerdo Marco Global y también miembros de la Secretaría de Internacional de CCOO de Industria. Un documento que muestra el trabajo aún pendiente que tiene el departamento de Responsabilidad Social Empresarial/Corporativa (RSE/RSC) o Sostenibilidad de la gran multinacional española.

CCOO denuncia las condiciones laborales que se permiten en estas fábricas chinas del calzado que trabajan para TEMPE, filial de Inditex: once horas diarias de lunes a sábado, otras ocho los domingos, dos días de descanso al mes y quince días de vacaciones como mucho a cambio de un salario mensual que oscila entre los 350 y los 550 euros mensuales. Los dos sindicalistas pudieron comprobarlo en un viaje a China el pasado mes de junio para visitar cuatro proveedores de calzado que la multinacional española tiene en la región de Guangzhou.

Los coordinadores del Acuerdo Marco Mundial de Inditex, miembros también de la Secretaría de Internacional de CCOO de Industria, detectaron que, aunque las condiciones laborales en China han mejorado sustancialmente durante los últimos años, se produce un “un importante problema de aplicación de los estándares de trabajo decente”. Los sindicalistas españoles comprobaron que las fábricas del calzado visitadas trabajan esencialmente para la exportación, que se ha producido un progresivo aumento de la calidad del producto y que los salarios han mejorado. Sin embargo, Boix y Garrido denuncian que se trabaja a destajo, que solo un 4% de las plantillas consigue tener contrato indefinido, que las jornadas laborales son excesivas y que no es frecuente que se cotice por el trabajador a la Seguridad Social.

En el último tramo del informe se preguntan cómo corregir la dureza de estas condiciones de trabajo cuando es una tónica general y cuando China no tiene sindicatos que representen a la clase trabajadora. Aunque se dice que en las grandes empresas la afiliación es del 100%, los trabajadores desconocen qué es una organización sindical y no tienen constancia de haber participado en ninguna elección. También ignoran qué es la negociación colectiva y el convenio.

Por eso, CCOO de Industria propone que la solución pase por la puesta en marcha de iniciativas que incidan en el conjunto del sector. Sobre todo porque las fábricas que deben tomar la iniciativa trabajan para varias marcas mundiales, por lo que todas, o una parte significativa de ellas, deben implicarse. Mientras, el sindicalismo internacional ha de exigir que controlen a sus filiales, contratistas, subcontratistas y proveedoras para que se respeten los derechos fundamentales. La grave situación que vive el país que se ha convertido en el “taller del mundo” es un serio reto para IndustriALL y para las grandes marcas que fabrican en China, señalan desde CCOO.

 Consulta el informe completo aquí 

¿Te ha gustado el artículo?

0 No me ha gustado 1

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top