No lo digo yo: lo dice (aquí) María Marta Preziosa, una profesora argentina de la que he leído cosas muy buenas. Como esta. Resumo su argumento, que me parece muy bueno. “Entrenar o enseñar a profesionales del mundo de los negocios a incluir la variable ética en la toma de decisiones, para mí, en primer lugar consiste en hacer surgir en clase cuáles son sus creencias arraigadas y ayudar a someterlas a crítica, fundamentalmente con el objetivo de aumentar el espacio de libertad interna percibida”, dice
No quiero sobrevivir
Photo by Daniil Kuželev on Unsplash
Hace algo más de un mes iba con mi madre en el coche. En nuestras conversaciones sobre el Estado de la Nación me contó que había visto una jubilada en el telediario criticar la subida de las pensiones diciendo que con lo que percibía no podía hacer ningún viaje ni ir a la peluquería.
La fundación lleva el nombre de Vicente Ferrer, pero el de Anna, su presidenta, está inevitablemente también ahí. Hicieron un tándem de visión y estrategia, con un propósito común: acabar con la pobreza. Es una fundación que necesita poca presentación. Por mi parte, conociéndola de cerca y después de haber visto “in situ” lo que hacen, sólo puedo recomendar ir a Anantapur y admirar lo que se ha conseguido.

RSE Telefónica

Movistar, Twitter, Injuve y PantallasAmigas se unen para sensibilizar en el ejercicio responsable de la ciudadanía digital, especialmente entre adolescentes y jóvenes. Una buena forma de celebrar el Día Internacional para la Tolerancia, convocado por Asamblea General de las Naciones Unidas cada 16 de noviembre.
Top