Óscar Martín, consejero delegado de Ecoembes, se queja de que, hablando de residuos, “nos encontramos más colillas y papeles que plásticos” y recuerda que “la naturaleza no es nuestro contenedor” y el abandono de residuos “es un problema de civismo”.

Durante su intervención en el encuentro organizado por Ecoembes, Deusto Business School y Madrid Foro Empresarial, señaló tres palancas fundamentales para una verdadera economía circular: colaboración, educación e innovación. Y ha puesto como ejemplo un concepto que está funcionando muy bien, el ecodiseño, una iniciativa que ya cuenta con más de 30.000 medidas. “Gracias al ecodiseño, los envases de plástico pesan ahora un 20% menos y se han ahorrado unas 500.000 toneladas de materias primas”, ha dicho Martín. También recordó que España es pionera, ya que recicla el 77% de los envases que se utilizan, y además, esta economía es “una oportunidad social, ya que ha generado más de 42.000 puestos de trabajo”.

Además de los beneficios que reporta al medio ambiente, el ecodiseño hace que las empresas sean más competitivas, ya que, entre otras cosas, mejora la operatividad y reduce los costes mediante una utilización optimizada de recursos y de control de la contaminación y de gestión de residuos. Y trae consigo un menor riesgo de incumplimiento de regulaciones medioambientales y mejora la imagen y de la relación con los clientes, los proveedores, las autoridades y los empleados.

María García Rodríguez, secretaria de Estado de Medio Ambiente, anunció que la Estrategia Española de Economía Circular va acompañada de un primer Plan de Acción que incluye 70 actuaciones con un presupuesto superior a los 800 millones de euros hasta 2020, una estrategia que confía en que se apruebe este verano, una vez concluida la fase de estudio de las alegaciones y ha dicho que se han recibido más de 1.800 observaciones durante su periodo de exposición pública.

García Rodríguez explicó que los sectores con mayor potencial en un modelo circular son el de la construcción, la agroalimentación, el industrial, el de bienes de consumo y el turismo. En cuanto a los ejes de actuación, se dividen en cinco de carácter más sectorial: la producción y el diseño; el consumo; la gestión de residuos; el mercado de materias primas secundarias; y la reutilización del agua. También hay tres ejes más de carácter transversal: la investigación, innovación y competitividad; la sensibilización y participación; y el empleo y la formación.

“El objetivo es que los productos sean más fáciles de reparar y que sus componentes puedan ser reutilizados de forma sencilla, una vez acabada su vida útil”,  apuntó la secretaria de Estado, que ha hecho hincapié en que el nuevo modelo económico basado en la economía circular “no debe verse como una restricción al consumo, sino como una manera oportuna de crear riqueza y empleo de calidad; supone consumir de forma diferente, utilizar procesos productivos nuevos y más eficientes”.

El consejero delegado de Ecoembes y la secretaria de Estado intervinieron en un coloquio en el que, moderados por Iñaki Ortega, director de Deusto Business School, también estuvo Hilario Alfaro, presidente de Madrid Foro Empresarial

Otro de los invitados fue Borja Lafuente, responsable de Sostenibilidad de Danone, quien dijo que una de las principales razones por las que esta multinacional de alimentación es tan cuidadosa con el medio ambiente es “porque tenemos la suerte de que el máximo creyente es el CEO mundial” y añadió que “además, proteger el planeta está alineado con la misión de la compañía, ya que solo podemos ofrecer alimentos saludables si el entorno es sostenible.”. También afirmó que no se trata de un propósito económico “sino social”.

En su mesa redonda, moderada por Begoña de Benito, directora de relaciones externas de Ecoembes, participaron el director general de Calidad y Evaluación Ambiental y Medio Natural del MAPAMA, Javier Cachón, el director del centro de competencia y medio ambiente de Ferrovial, Vicente Galván, el miembro de la mesa de Medio Ambiente de Madrid Foro Empresarial y Garbiñe Henry, de la Universidad de Deusto.

Todos los asistentes coincidieron en subrayar la imperiosa necesidad de comprometerse con un modelo productivo más limpio y sostenible.

¿Te ha gustado el artículo?

1 No me ha gustado 0

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top