Publicado el

Si bien la mujer ha ganado espacios con el tiempo[1], la igualdad de la mujer aún en el siglo XXI sigue siendo una utopía; todavía no se ha concretado su completa participación en muchos ámbitos y aún falta mucho por lograr; salarios equiparados, mayores oportunidades y sobre todo ocupar posiciones de poder en las empresas.

Lo anterior expresado, no es más que consecuencia de; por una parte muchas empresas, quizás la mayoría, no tienen políticas internas que incentiven la promoción de mujeres a altos cargos  y por otra, para muchas mujeres, el éxito profesional y la vida familiar resultan irreconciliables por el alto compromiso que ambos exigen, es por esto que a medida que la mujer ocupa cargos más altos afronta mayor el reto de equilibrar vida familiar y laboral.

En el año 2010 y para conmemorar el día de la mujer, la ONU mujeres presento, los 7 principios para el empoderamiento de las mujeres[2], los cuales ofrecen a las empresas y al sector privado orientaciones prácticas sobre cómo empoderar a las mujeres en el lugar de trabajo, los mercados y la comunidad.

Estos principios, fueron elaborados a través de una asociación entre ONU Mujeres y el Pacto Mundial de las Naciones Unidas, y fueron  diseñados para ayudar a las empresas a la hora de examinar las políticas y prácticas que aplican —o a crear otras nuevas— en el ámbito del empoderamiento de las mujeres y se han adaptado de los principios de la Mujer de Calvert[3]. 

Sin embargo, pareciera que estos principios no se han cumplido. Según el último informe de la Organización Internacional del Trabajo, OIT, La mujer en la gestión empresarial Cobrando Impulso ,  “la mujer todavía debe superar obstáculos considerables para ocupar el cargo directivo máximo o integrar las juntas de administración de las empresas. Pese a los progresos que han realizado en la gestión empresarial y al último decenio de activismo encaminado a romper el “techo de cristal”[4] que les impide acceder a los cargos más altos, las mujeres siguen excluidas de la adopción de las principales decisiones económicas”.

Este mismo informe, indica que si bien es cierto que ha aumentado considerablemente el número de mujeres empresarias y en los cargos directivos en los dos últimos decenios, no menos cierto es que “todas las fuentes de datos y análisis apuntan a una constante escasez de mujeres en los puestos de máxima responsabilidad, en calidad de directoras generales o miembros de las juntas directivas.  El  30% de las empresas entrevistadas no había ninguna mujer en sus juntas directivas, mientras que el 65% tenían menos un 30%. El 30 por ciento suele considerarse la masa crítica necesaria para que las opiniones de las mujeres sean tenidas en cuenta. El 13% tenían juntas integradas por un número similar de hombres y mujeres, es decir del 40 al 60%”.

En las regiones en desarrollo,  la encuesta determinó que “el número de mujeres en cargos de directoras generales apenas superaba el 20%. La mayoría de las empresas entrevistadas eran medianas y grandes. Esto refleja que hay más mujeres en las empresas locales pueden llegar a altos cargos en comparación con las grandes empresas que cotizan en bolsa o las empresas internacionales”.

Para la OIT, la situación no es mucho mejor en la política, las mujeres representaban casi el 22% (21,9%) de todas las parlamentarias del mundo en abril de 2014, y en marzo de 2014 solo había 18 mujeres jefes de Estado[5]., lo cual según un estudio de las Naciones Unidas,  solo el 5.9% de los jefes de Estado y el 7.8 de los jefes de gobierno en el mundo serian mujeres.

Cabe destacar que en Latinoamérica tenemos un alto porcentaje, países como Argentina, Brasil, Costa Rica y Chile tienen mujeres Jefes de Estado.  En el tema parlamentario, el 22.2 % del total son mujeres, en los países nórdicos  el 42,1 % seguido de América con 25.2%.

Para la OIT, además, el llamado "techo de cristal", que excluye a las mujeres acceder a los altos cargos, sigue "intacto" y el talento femenino está "subutilizado". "No obstante, están ampliamente demostrados los beneficios que supone para las empresas el aprovechamiento del acervo de competencias que representa la mujer, en particular el hecho de estar en sintonía con un mercado de consumo orientado cada vez más por mujeres, sacar provecho de la innovación y la creatividad propios de la diversidad de género, mejorar la gestión empresarial y, por ende, los resultados de las empresas”

La encuesta Catalyst21 2013  muestra que en los últimos años,  de 44 países analizados, solo en cuatro países (Finlandia, Suecia, Noruega y el Reino Unido),  las mujeres integrantes de juntas directivas representaban más del 20% de los miembros de las juntas, en 13 países, entre el 10 y el 20%, en 14 países, entre el 5 y el 10% y en 13, menos del 5%. Siendo Noruega la nación que tiene mayor porcentaje de mujeres en posiciones de liderazgo con un 35.5%, lo que representa poco más de un tercio de los puestos de dirección, mientras que en Japón el 96.9% de los dirigentes de negocios son hombres.

De acuerdo al informe Global de la brecha de género 2014 del Foro Económico de Davos, “A lo largo de nueve años de medir la brecha de género global, el mundo ha visto sólo una mínima mejoría en la equidad de las mujeres en el lugar de trabajo, la brecha de género en participación y oportunidad económicas es ahora del 60% en todo el mundo, y se ha cerrado sólo en un cuatro por ciento del 56% en que se encontraba en 2006, cuando el Foro comenzó a medirla. En base a esta trayectoria, si todas las otras condiciones continúan siendo las mismas, cerrar por completo la brecha de género le tomará al mundo 81 años”.

Según el Reporte Internacional de negocios (Grant Thornton International Business Report 2014)Las mujeres en los negocios: del aula a la sala de juntas, solo el 24 % de los cargos ejecutivos en el mundo son ejercidos por mujeres, siendo  Rusia, Indonesia, Letonia, Filipinas, Lituania, China y Tailandia  los países con mayor número de CEO mujeres,  en España y Estados Unidos solo un 22% de los cargos directivos son ocupados por mujeres, y un tercio de las empresas no cuenta con ninguna mujer en su directiva.  En América Latina, Perú 35% y Chile con 30%  son los países con mayor porcentaje.

Este estudio,  está basado en datos extraído de 6.700 entrevistas realizadas entre noviembre de 2013 y febrero de 2014 con los directores generales, presidentes y otros responsables de alto nivel de todos los sectores de la industria en las empresas del mercado medio (definidas como empresas con 100 a 499 empleados en el Reino Unido o en aquellos con ingresos anuales de 20 millones de dólares EE.UU. - EE.UU. $ 2 mil millones en los EE.UU.).

Como se puede observar en este estudio, sorprendentemente  los países con el mayor número de ejecutivos femeninos no son los que cabría esperar, como respuesta a este fenómeno, Christine Lagarde, directora del Fondo Monetario Internacional señaló: “Cuando las mujeres están llamadas a la acción en tiempos de turbulencia, es a menudo a causa de su compostura, sentido de responsabilidad y un gran pragmatismo en situaciones delicadas. "

En una entrevistas a 162 ejecutivas de empresas del sector privado en 17 países de Latinoamérica, se evidenció que las mujeres, trabajan tanto como los hombres, con un estilo de liderazgo participativo y efectivo, combinando el trabajo con la ambición de ascender.  Enfatizan la comunicación de una visión y la orientación a los resultados mediante el desarrollo de equipos de trabajo.http://www.americalatinagenera.org/sello/claves-para-el-ascenso-de-las-altas-ejecutivas-en-america-latina/#more-2048

Y por último, según un estudio reciente[6] realizado por las investigadoras del IE Business School Custodia Cabanas, Elena Morales y Silvia Molinero para el Centro de Gobierno Corporativo, formado por el propio IE, Mutua Madrileña, Iberdrola y PwC, de 1.735 directivos de primer nivel de 147 grandes compañías españolas (desde presidente a directores ejecutivos de área), solo 234 son mujeres, lo que supone un 13,4% del total, informa el estudio “Mujeres en la alta dirección en España”. Una de las novedades del informe radica en que los análisis realizados hasta la fecha se centraban en la presencia femenina en consejos de administración, a través de los datos que ofrecía la CNMV, pero no en los puestos de Alta Dirección (presidentes, consejeros delegados, secretaría general, comités de dirección y direcciones ejecutivas de área).

Con todo lo anterior, está comprobado que a pesar de que el tema de la igualdad de mujer ha estado en la agenda de las Naciones Unidas durante muchos años desde la proclamación del día internacional de la mujer el 08 de marzo de 1977, la mujer sigue estando en desventaja, prueba de esto son las posiciones que ocupan mujeres y hombres en cargos en una empresa y los salarios de ambos, o el número de mujeres en cargos gerenciales comparados con hombres.

Artículos consultados:

·         http://www.expoknews.com/los-20-peores-paises-para-mujeres-en-puestos-de-liderazgo/

·         http://money.cnn.com/2015/01/13/news/companies/women-corporate-board-global/index.html?iid=HP_LN

·         http://ht.ly/Hf4K2

·         http://www.un.org/womenwatch/timeline/2014-year-in-review-es.html

·         http://www.diarioresponsable.com/portada/opinion/17342-la-desigualdad-de-la-mujer-sigue-siendo-la-asignatura-pendiente-en-el-siglo-xxi-.html

 
[1] Según cronología: igualdad de género, una mirada a 2014, “Haciendo historia, las mujeres ocupan por primera vez este año más de un tercio de los 15 asientos del Consejo de Seguridad de la ONU con las embajadoras de Argentina, Jordania, Lituania, Luxemburgo, Nigeria y los Estados Unidos. En un avance positivo para el incremento del número de mujeres en puestos de liderazgo en temas de paz y seguridad en la ONU, el General de División noruego, Kristin Lund, es designada Comandante de la Fuerza de las Naciones Unidas para el Mantenimiento de la Paz en Chipre y asume sus funciones en agosto”
[4]  Techo de cristal se refiere a las mujeres desempeñándose en cargos altos pero en áreas especificas como lo son administración, recursos humanos, finanzas, etc.
[5] Esta cifra aumenta tomando en consideración que recientemente fue electa una mujer como Presidenta de Croacia.
En este artículo se habla de:
OpiniónEmpresas

¡Comparte este contenido en redes!

Este sitio utiliza cookies de terceros para medir y mejorar su experiencia.
Tu decides si las aceptas o rechazas:
Más información sobre Cookies