• Publicar en Linked In
  • Publicar en Google Plus

con-nosotrasDía 8 de Marzo, Día de la Mujer Trabajadora, comienzan a ser destacadas, incluso en primera plana, las noticias  acerca de los informes, estudios, reportajes, discursos y debates que tratan sobre la discriminación y los déficits en igualdad de oportunidades que padecen amplios colectivos de  mujeres en la sociedad, en la familia y el trabajo. Conoceremos, de nuevo y a todo color, las estadísticas y gráficos que describen la realidad de las condiciones de trabajo y la doble carga de esfuerzo y responsabilidades en la que viven muchas mujeres en nuestro país. Volveremos a leer y escuchar los porcentajes de la injusta brecha salarial que padecen las mujeres en relación a los hombres en trabajos de igual valor, en muchas empresas y sectores económicos. Y comprobaremos, otro año más, que las mujeres cargan cada día más con el empleo precario, ahora agravados por los efectos de la crisis económica, como denuncian los índices de contratos a tiempo parcial involuntario de las mujeres, debido a la falta de empleo a tiempo completo y estable, por lo que no tiene nada que ver las comparaciones interesadas con los países del centro y norte de Europa.  

Este 8 de Marzo leeremos páginas enteras de opinión y veremos documentales y reportajes donde se explican y denuncian las inaceptables dificultades, a veces difusas, pero reales e implacables, que padecen muchas mujeres para progresar profesionalmente en sus empresas, donde tienen que soportar la maternidad como un estigma y con una clara e insalvable desventaja a la hora de asignar responsabilidades  y a la hora de acceder a la formación, aunque la igualdad de oportunidades esté escrita en “letras de oro” en las leyes, los convenios colectivos, o en los códigos éticos de las empresas. Seguiremos conociendo cifras y  estadísticas que nos mostrarán la clara desproporción en el reparto de los cargos directivos y ejecutivos entre hombres y mujeres en todos los ámbitos y niveles, algo que, además de injusto, es una permanente rémora para la mejora de la competitividad y eficiencia de nuestra economía y de las empresas.

Pero también vale la pena resaltar que este 8 de Marzo de 2015 nuestros sindicatos defienden con fuerza la potente campaña de movilización mundial ¡CUENTE CON NOSOTRAS! que ha promovido la  Confederación Sindical Internacional (CSI) de la que forman parte los sindicatos españoles. Este año 2015 podría ser muy especial para el avance de  los derechos de igualdad de las mujeres en el trabajo y en la sociedad. ¡CUENTE CON NOSOTRAS es la invitación y el ofrecimiento -pero también la exigencia- de conquistar un mayor protagonismo de las mujeres. Es un grito que confirma la fuerza del lenguaje como primer paso de la acción, y su enorme poder capaz, en tan solo una frase de tres palabras, de recoger con más fuerza el contenido que pueda dar un discurso de 100 páginas.

¡CUENTE CON  NOSOTRAS! Es un grito que debería ser oído en todos los rincones del planeta, una reclamación a todas las estructuras de poder, y al conjunto de la sociedad. Un grito que debería oírse en todos los centros de trabajo, ofreciendo la participación y el compromiso -pero también exigiendo protagonismo- de las mujeres sindicalistas de todo el mundo, dirigido los a gobiernos, a los responsables políticos, a los medios de comunicación, a los empresarios, y dirigido también a sus propias organizaciones. Una reclamación del cambio cultural que empuje a superar esas arraigadas convenciones sociales y creencias y cambiar esos patrones de pensamiento, pero también esos intereses económicos que generan y se sirven del mantenimiento de las desigualdades. Este año nos vuelve a recordar que este 8 Marzo debería impulsar el compromiso de todas las personas, mujeres y hombres en las empresas, para afrontar el reto de atender, remover y mejorar las relaciones laborales, la acción sindical y la negociación colectiva, para superar los conocidos obstáculos laborales, sociales, convencionales y familiares que impiden en tantas ocasiones ir mucho más allá de las buenas palabras y las buenas intenciones cuando se habla de igualdad de oportunidades y de derechos en el trabajo.

Este 8 de marzo  podría ser especial si las organizaciones y las personas responsables de esta valiente e inteligente campaña promovida por el sindicalismo internacional asumen en serio que se trata de algo más que unas  páginas de internet en decenas de idiomas o en miles carteles. Y podría ser especial, si ese grito es traducido en acción, iniciativas y propuestas que de verdad hagan avanzar la igualdad real de derechos.

Joaquim González Muntadas

Director de Ética Organizaciones SL

¿Te ha gustado el artículo?

2 No me ha gustado 0

Si te ha gustado, ¡compártelo!

  • Publicar en Linked In
  • Publicar en Google Plus

Tu opinión es importante... ¡dejanos tus comentarios!

Top